Nacionales

Noticias Nacionales

José Niemetz: «Uno escribe lo que de alguna forma no puede hacer en la vida, lo que no puede vivir»

José NiemetzUno, dos, tres tonos da el teléfono y la voz de José Niemetz se hace presente en la línea que une la Ciudad de Buenos Aires con General Alvear, Mendoza, 898 kilómetros al oeste en línea recta. Luego de un breve intercambio por Facebook para pactar el día y el horario de esta conversación, finalmente ocurre. Lo primero, entre tantos temas que pululan alrededor de su figura, es Tú eres para mí, la novela que ganó el Premio Clarín 2018 y se publicó por el sello Alfaguara. Desde entonces, un mundo nuevo se abrió ante sus ojos y la literatura empezó a tener una connotación. "No me cambió en absoluto la vida", dice y no puede evitar soltar una pequeña carcajada. "Mi vida cotidiana sigue siendo exactamente la misma: sigo laburando, me tengo que romper el traste todos los días como siempre, esto no cambia nada. No hay tanto glamour como por ahí parece. Pero sí entre los cambios profundos, no los cambios cholulos, hay algo que tiene que ver con el vínculo con lo que escribo. Esto quiere decir: tener la perspectiva cierta de ser 'publicable', que los editores te reconozcan y sepan quién sos, hace que uno trabaje con otra disposición, con otro vínculo con lo escrito. Hay algo de seriedad vinculado con el trabajo. Ya no es más 'hoy tengo ganas de escribir' sino 'hoy se escribe' y punto", completa.Diario de una gorda. Así podría definirse Tú eres para mí. La protagonista, Estela, es una mujer obesa, dueña de un vivero. Decide llevar adelante un diario haciendo cruces entre el pasado y el presente: la solitaria infancia, la atormentada adolescencia y la intrascendente adultez. "He logrado vincularme con el mundo a través del más hondo desinterés que experimento sobre él", escribe Estela. La obesidad es la tarjeta que acredita una exclusión permanente de la sociedad. Pero además está la ausencia de su madre, y ella sabe bien lo que eso significa: "Me hizo gorda la falta de mamá". Entonces comía y comía. "Me horrorizaba imaginarme satisfecha".Un día, un pequeño hombrecito de nombre Luis fue al vivero e intentó seducirla. "Te espero hoy a las diez y media. Y por favor, traé champán y chocolates. Ni se te ocurra traer flores", le dijo Estela de inmediato, ahorrándose la burocracia del coqueteo. Luego de la cena, el sexo. De fondo sonaba Estela Raval, intérprete de la canción que da título a la novela. Todo era aburrido y predecible hasta que el hombrecito le pidió ser atado y que ella se ponga un vestido de látex, guantes, látigo. Al verla se empezó a reír y a insultarla. "Harta de oírlo o, mejor, de oírlo intentar tapar la canción, le tapé la boca sentándome sobre ella", escribe Estela. Y más adelante, algunos renglones después: "Creo que cuando eyaculó sobre mis guantes ya había muerto. Fue maravilloso".“Tú eres para mí” de José NiemetzLa vida de José Niemetz está atravesada por la literatura. Es Licenciado en Letras por la Universidad Nacional de Cuyo, da clases de Literatura en la Universidad Champagnat y es dueño de la librería Había una vez, allí, en General Alvear. Sin embargo, Tú eres para mí es su primer libro publicado. ¿Por qué recién ahora, a los 57 años? "Yo no fui el alumno que leía", confiesa. El niño que le daba cuerdas a su imaginación con kilos y kilos de literatura no era él. "Lo único que quería era jugar en la Primera de Gimnasia y Esgrima de Mendoza. Era mi gran sueño. Pero bueno, era un patadura horrible y no tenía ninguna chance de jugar", bromea. —¿Cuándo llega, entonces, la literatura a tu vida?—Yo descubro la literatura en la dictadura. Yo cumplo 14 en el 76, cuando comienza la dictadura. Justamente mi cumpleaños es el 24 de marzo y hay una marca fuerte ahí. En el 76 hubo mucho miedo en mi casa, en mi familia, en mi grupo. Había una represión muy grande en mi escuela. Y siento que me refugié mucho en la lectura. Mi vieja fue una gran lectora, una mina que leyó de una manera impresionante durante años y años. Cuando yo tenía 15, 16 años empecé muy de a poquito a leer. Siempre cuento de manera graciosa que ser lector garpaba con las chicas: agarraba dos o tres versos de Bécquer, por supuesto que me los apropiaba, se los dejaba en la cartuchera a una chica y eso servía. Bueno, y eso habrá tenido alguna marca fuerte porque cuando me llegó el momento de elegir la carrera supe que la única carrera que podía hacer era Letras.—Imagino que desde aquellos tiempos hasta esta novela escribiste bastante.—Tengo bastante escrito, porque escribo desde siempre, pero la mayor parte de lo que tengo escrito no lo publicaría hoy nunca. Por varias razones, pero fundamentalmente porque el paso del tiempo hace que uno se distancie mucho de eso que escribió. Por ejemplo, hace quince años escribí una novela que me maravilló, que estaba seguro que ganaría el Premio Planeta. Era una novela entre lo político y lo histórico, vinculada a Eva Perón. Y me encantaba, la idea era buenísima. Estaba chocho con mi novela. Y hoy no se la muestro ni a mis hijos. Lo que en un momento me pareció que estaba bien… bueno, pasó el tiempo y de ninguna manera lo tengo en cuenta para publicar.José Niemetz, con el Premio Clarín Novela (Foto: Télam)Niemetz solía decir: "alguna vez voy a ganar un premio". En el fondo de su conciencia sabía que la forma de colarse en el mapa rígido de la circulación cultural argentina era a través de un batacazo. Jamás le llevó un libro a un editor. Se mantuvo en silencio hasta que encontró una grieta por la cual infiltrarse. Sabía que tenía un gran texto entre sus manos. "Y al final se dio, y de esta forma. Si bien es cierto que yo no pertenezco a un grupo de escritores donde alguien opere a favor mío cuando me presento en un concurso, siempre fui un bicho raro dentro de esta especie de canon cultural. También hay autores en la historia que se han mantenido en esos lugares, que no han tenido ese marketing", asegura. Y pese a esta victoria personal, sabe que el federalismo es una ilusión: "El Premio Clarín, de las 21 ediciones, la mayoría fueron ganadas por porteños. De alguna manera, si querés no rigurosa, eso insinúa cómo está la cultura distribuida en la Argentina"."Esto de la fama también ha hecho que me convocaron en las elecciones acá en el pueblo. Tiene que ver con el premio también", dice con cierta modestia. Ahora estamos hablando de política. José Niemetz decidió integrar una lista. Hay otro camino es el nombre de la agrupación que va a las PASO por el Partido Justicialista. Es candidato a Concejal de General Alvear.—¿Te ha traído inconvenientes la candidatura? Lo digo teniendo en cuenta que el premio te lo otorgó un grupo que fue un ferviente opositor del peronismo.—No, problemas no me ha traído desde ningún sentido. Al contrario, yo siento mucha gratitud. A mí me recibió el pueblo casi como en El ciudadano ilustre. Faltaba el carro de los bomberos y la reina. He ido a la Intendencia, en una sala de ahí se hizo la presentación del libro. Yo tengo sólo palabras de agradecimiento, y el intendente es radical. Para un alvearense es como un logro para aplaudir. Y también es cierto que gente, no porque yo sea justicialista, sino por el contenido mismo del libro… bueno, el sur de Mendoza es un lugar jodido, ultra conservador, hay mucho Opus Dei, hay un grupo extremadamente reaccionario, hay gente que no me saluda. Han leído la novela o se la han contado y me han quitado el saludo. En la presentación de la Feria del Libro dije algo así y Clarín tituló "En Mendoza hay gente que no me saluda", pero no es así. No es Mendoza, es Alvear, y no es toda la gente, son algunas personas. Yo recibo muchas muestras de afecto. Yo tengo una librería y nunca he vendido tanto un libro como este.—¿Y con la candidatura?—No. Es que mi candidatura no surge de la nada. Yo no tengo militancia partidaria pero sí en los Derechos Humanos, en la educación pública, he hechos clases públicas, he estado siempre en las marchas del 24 de marzo. Todo el mundo sabe quién soy, lo que pienso, entran en Facebook y está.—Mencionabas recién la librería. ¿Cómo surgió esa faceta en tu vida?—La librería fue una especie de conjunción de astros porque cuando cumplía veinte años de docente acá, en el pueblo, cerraron la única librería que había y yo sentí que tenía cierto agotamiento para trabajar con adolescentes en ese momento, entonces miré el chanchito y vi que había un ahorrito que podía aplicar en esto. Y me animé a hacer una pequeña librería. No es mi fuente de ingresos porque para que una librería te sustente tiene que estar en la calle Corrientes. Pero al no vivir de eso, por lo menos, corriendo como un hamster en la rueda, se pueda mover: siempre en el mismo lugar pero gira. Es una especie de pequeño sueño que uno ha tenido. José Niemetz (Foto: Los Andes)Tú eres para mí es una novela que no pasa inadvertida. Los temas que se trenzan allí son todos inquietantes. Cómo construir algo así. Bueno, tal vez lo biográfico tenga algo que ver aquí. No de una forma transparente, sino más bien como pequeños enviones iniciales. "El tema específicamente de la obesidad forma parte de mi historia de una manera fuerte: yo no soy una persona obesa pero vengo de un hogar donde mi viejo padeció la obesidad. Este vínculo me hizo conocer muy de cerca, muy en vivo, lo que se siente en un montón de aspectos, por ejemplo, el cuidado cotidiano o que cualquier hijo de vecino tenga algo para decir de vos. Todos tienen un consejo, todos opinan, desde la forma de vestirse hasta qué comer o incluso la práctica física que tenés que hacer. Gente, seguramente, con buena voluntad, pero en realidad es una situación muy incómoda", dice."Por otro lado —continúa—, está el tema de la discriminación, que lo descubrí cuando yo tenía 15 años y lo descubro actualmente. Hoy, cuando me voy acercando y veo el movimiento gordo y cómo lucha contra la gordofobia, eso lo vinculo muy fuertemente con los aspectos que tienen que ver con esto. Entonces recuerdo a mi compañera gordita, que se sentaba siempre atrás en la escuela y que no le dábamos bola en los cumpleaños y que el profesor de educación física le exigía lo mismo que a todos los demás. Y si todos pueden, vos podés, y esa cosa tan fuerte que hay en la niñez y en la adolescencia: el sufrimiento de lo que significa un cuerpo gordo. Eso por un lado, y por otro yo tenía una historia muy fuerte con el tema de las plantas, que está muy marcado en la novela. Es un pastiche entre estos dos mundos: un vivero atendido por una chica gorda. Yo vivo en una comunidad rural prácticamente. General Alvear es un pequeño pueblo de la provincia de Mendoza. Y viví hasta no hace mucho tiempo en una finca, trabajando con duraznos, con ciruelas, con viñedos. De pronto las plantas dejaron de tener el significado cuando vivía con dos macetas en un departamento".Estela, la protagonista, es una víctima pero no está construida desde la victimización. Por el contrario, ella pasa al frente en la narración de su historia cuando empieza a verse a sí misma como un sujeto activo. La pasividad que la caracterizaba se rompe cuando, con aquel hombrecito de nombre Luis, descubre que el sexo puede ser también una fuente de placer. Y de placer perverso. Como si fuese una viuda negra americana —la araña hembra que se come al macho luego del apareamiento—, empieza a disfrutar el sexo cuando sabe que al final de la noche se vuelve a convertir en asesina y tira los cadáveres en el lombricario. "El horror es nuestro lugar de identidad", escribe Estela. La metamorfosis anímica ya ha ocurrido.Ahora, en este diálogo telefónico, Niemetz lo explica así: "Estela está insensibilizada completamente. Esa insensibilidad la tiene en su vínculo con su mamá. Creo que esta es la línea que más me entusiasma de la novela: la parte ancestral de ella como mujer y de qué manera, al haber carecido completamente del afecto de su madre y haber recibido solamente una frialdad, ni siquiera desprecio, sino prácticamente ausencia, incluso cuando su madre estaba a dos metros de ella, Estela se protege insensibilzándose. Esa insensibilidad la lleva a manejar toda su vida de esa forma: ella no recibe el bullying que le hacen, no sufre la falta de placer sexual cuando es una chica que, como dice ella, 'todos debutaban conmigo, incluso las chicas', y ella no sabe lo que es el placer hasta que de pronto lo descubre. Y ahí empieza la novela.""Esto claramente tiene que ver con mis gustos —continúa Niemetz, con la oreja apoyada en su celular— y en descubrir los placeres y los monstruos que nos habitan. Creo que uno escribe, al menos en mi caso personal, lo que de alguna forma no puede hacer en la vida consciente, en la vida cotidiana, en la vida diurna, y de alguna manera tenemos que soñarlo o lo tenemos que escribir. Supongo que escribo lo que no puedo vivir. Creo que hay algo de esto. El tema de la oscuridad, de lo sombreado, de lo horroroso, de lo siniestro que me atrae profundamente tanto como lector como escritor."José NiemetzLa conversación va llegando a su final y algo en José Niemetz esquiva la etiqueta de escritor. ¿Con qué traje respondió cada una de las preguntas que se le hicieron, con el de profesor de Literatura, el de librero o el de narrador? Tal vez haya una etiqueta que engloba a todas: lector. De hecho, esa es la razón por la cual transformó esta historia en una novela. "Porque es mi género predilecto como lector —sentencia—, porque básicamente soy eso: un lector. Posiblemente sea una forma de actuar lo que de alguna manera siempre he sido como espectador. De pronto, estoy en el escenario y hago lo mismo: novelas". Es un camino que recién empieza. Ya tiene un material nuevo que está en proceso de corrección. "También novela, por supuesto", dice. Desde allá, desde su pueblo, General Alvear, en el corazón de Mendoza, ensaya un nuevo batacazo. Silencioso, hace su tarea, mientras espera que aparezca frente a sus ojos una grieta por la cual infiltrarse.SEGUÍ LEYENDODolores Reyes y la historia de Cometierra, la mujer que tiene el don de saber dónde están los seres queridos que faltanLa vida secreta de un escritor: los diarios de Abelardo Castillo

Leer más »

«La palabra en acción»: el discurso completo que pronunció Oscar Martínez en su ingreso a la Academia Argentina de Letras

Oscar Martínez (Gustavo Gavotti)"Ahora que lo pienso…", decía de manera repetidamente graciosa un personaje al que me tocó interpretar y que apenas recuerdo, "Ahora que lo pienso…", y luego de una deliberada pausa para crear expectativa en sus interlocutores, terminaba diciendo con tono de reflexiva perplejidad, una obviedad sin atenuantes. Decía por ejemplo: "Ahora que lo pienso… hoy es jueves". Parafraseando el latiguillo de aquel jocoso personaje comienzo hoy como él.Ahora que lo pienso… me he pasado la vida, mi vida entera literalmente, representando ficciones. "Realidades imaginarias", como las llamaba mi gran maestro Juan Carlos Gené en sus clases y como me gusta desde entonces llamarlas a mí también:Realidades Imaginarias. Porque esa paradojal denominación expresa como ninguna otra la particular condición de las ficciones escritas para ser representadas.Esa inclinación -probablemente patológica- a encarnar identidades ajenas en historias imaginarias, más tarde concebida pretenciosamente como vocación, comenzó de manera nada original en los juegos de la niñez. En ellos, como todo niño, era capaz de convertirme en un héroe, en un villano,en un fugitivo de la policía, en un intrépido explorador, en Amadeo Carrizo si atajaba un penal o si ahogaba arrojado en el aire un grito de gol ya incipiente en la garganta de mis adversarios; en Marcos Ciani, mi ídolo automovilístico de la década del cincuenta, si participaba en una supuesta carrera de turismo de carretera, lanzando con mano maestra la réplica en miniatura de su auto para que se deslizara a toda velocidad en las pistas que dibujábamos en el asfalto… Y así, inagotablemente, en personajes de profesiones, aventuras y universos apasionantes de toda índole.Como todo niño, dije, aunque tal vez –nunca lo sabré- me involucraba con una intensidad y una convicción mayores a la de los chicos normales, que no se comprometían tan concienzudamente como yo en el juego. De hecho, recuerdo incluso haber efectuado reclamos en ese sentido más de una vez, ante la desconcertada mirada de mis compinches de entonces.Es que para mí, el juego era una cosa seria. Tan seria, que pocos años después de esas andanzas y sin haber abandonado por completo la infancia, a los ¡catorce años!, viviendo una experiencia epifánica y por lo tanto inolvidable, al ver jugando juntos en el escenario a Ernesto Bianco y a Osvaldo Miranda, comprendí con la certeza de una revelación inapelable, que debía dedicar mi vida a la poco honorable actividad que llevaban a cabo esos dos señores. Lo comprendí con el cuerpo, al punto de que mi impulso fue saltar al escenario con ellos. Y de algún modo eso fue lo que hice: inmediatamente me puse a estudiar actuación.(Qué fue, lo que estando de vacaciones con mis padres en Mar del Plata, a los catorce años, me llevó una tarde a comprar dos entradas para asistir a la noche al teatro, solos, con mi hermana de nueve años, sin tener para nada ese hábito, es hasta hoy uno de esos pequeños grandes misterios que me sobrecogen y me confirman lo prodigiosa y mágica que es la vida. No puedo dejar de decir que estar aquí, esta noche, ante ustedes, es para mí, otra demostración de ese tipo).Empecé entonces, decía, mi formación propiamente dicha; la etapa inaugural de mi aprendizaje, que como en toda disciplina artística, no tiene fin. Fueron siete años, muy fértiles por cierto, que me protegieron de las turbulencias y el caos emocional de la adolescencia y que me prepararon para debutar, siendo aún muy joven, en el circuito profesional: tenía entonces veintiún años.Me apresuro a excusarme por esta cronología autorreferencial, aunque los artistas –o los que aspiramos a esa categorización- siempre somos auto referenciales, aún cuando creemos no serlo. (Madame Bovary soy yo, dijo Flaubert, para concluir de manera célebre con este recurrente malentendido).En mi caso, no tengo otra alternativa. No solo porque me he dedicado mayormente a un quehacer como la actuación, en el que se es instrumento e instrumentista al mismo tiempo -lo que hace prácticamente imposible diferenciar entre lo personal y lo meramente instrumental- sino porque la travesía que emprendí sin saberlo siendo casi un niño, como queda dicho, implicaba una aventura inconcebible al embarcarme en ella y es, tal vez, más inabarcable hoy, después de cuarenta y ocho años de profesionalismo. Quiero decir, que todo mi escaso saber es empírico, puramente vivencial y evanescente; ya que proviene de la intención casi alquímica de experimentar por medio de la representación pero con el propio cuerpo, la infinita diversidad y complejidad de la criatura humana, en sus más variadas naturalezas y comportamientos.Leí una vez lo siguiente: "El actor es un atleta del espíritu"; es una plausible definición. Porque debe asumir con la misma convicción las pasiones más nobles y las más miserables, el carácter más jovial y el más taciturno, la inteligencia más refinada y la más mediocre y vulgar, a un Rey y a un mendigo, a un temerario héroe y a un cobarde pusilánime… Y debe hacerlo no solo con la más honda convicción, sino con la destreza necesaria para crear la ilusión de que eso que como espectadores estamos viendo, ocurre por primera y única vez ante nuestros ojos."Ser o no ser… esa es la cuestión", dijo nuestro máximo Profeta. Si algo aprendí, es que en la actuación, ese apotegma es Ley. Porque, a no equivocarse: no se trata de parecer ni de aparentar, sino de ser.El teatro consiste en un mutuo acto de fe en el hecho imaginario entre el espectador y los intérpretes; pero son los intérpretes los responsables de despertar en el espectador ese acto de fe y de velar por él. "El escenario hay que ganárselo", decía mi maestro.Para que esa fe no se fracture, el actor debe hacer suya la pasión del personaje, asumiendo su alteridad como propia. Si él cree, si en lugar de simulacro hay compromiso real, el espectador creerá y la liturgia del fenómeno escénico se habrá cumplido y habrá tenido sentido.Pero no seguiré extendiéndome en el tema del actor, porque no estoy aquí por mi condición actoral. Empecé por él, porque es lo que dio lugar a todo.Si estoy llevando a cabo esta disertación para cumplir con el requisito protocolar que impone mi incorporación a la Academia Argentina de Letras, se debe a la benevolencia de mis colegas académicos para con mi obra escrita; sin la cual -lo dijo el entonces Presidente Doctor José Luis Moure al comunicar mi designación- no me hubiera sido posible tener el honor de ser invitado a integrarme al cuerpo académico.Pero claro, sin el actor, tampoco hubieran sido posible esos textos que, impensadamente, me depositaron aquí.Enumero brevemente: se trata de tres obras teatrales; Ella en mi Cabeza, Días Contados, y Pura Ficción; las tres estrenadas, y con éxito, afortunadamente. Las dos primeras editadas. Y representadas además en diversos países: Uruguay, Chile, Colombia, México, España, Israel…Y a esa pequeña nómina de textos se agrega un libro editado por Planeta, hace dos años, bajo el sello Emecé, cuyo título es: Ensayo General (Apuntes sobre el trabajo del actor). Por lo dicho, todo indica que la palabra que se espera de mí en este acto, es la del dramaturgo, y en todo caso, en menor medida, la del ensayista.Si comencé defraudando esa expectativa y hablando desde el actor, es porque tanto el autor como el modesto ensayista, son desprendimientos de él. Hijos tardíos, podríamos decir, aunque empezaron a gestarse muy tempranamente.Fue promediando mi etapa formativa, a los diecisiete años –lo recuerdo perfectamente- que me enamoré de la palabra escrita; de la narrativa. Y me convertí en un ferviente lector de novela.Estaba viva en mí la pasión por la actuación, pero convivía con mi pasión por la literatura, que me llevó incluso a tener la fantasía de convertirme en novelista. O sea que disfrutaba, sin demasiadas contradicciones, de una suerte de bigamia entre dos disciplinas apasionantes e igualmente atractivas, pero que me demandaban (como todo amor verdadero reclama para sí) entrega incondicional y absoluta.Transcurridos los primeros años en los que sufrí algún que otro tironeo, decidí terciar entre esas dos posesivas amantes, casándome con la musa de la actuación y prometiéndole a la musa literaria que con el tiempo sería también dramaturgo. Eso me permitió seguir conviviendo con ambas.Hoy, finalmente, puedo decir que salí airoso, porque esta noche están las dos aquí conmigo, en paz, y orgullosas de participar de esta ceremonia, en la que cada una conserva su lugar de privilegio.Mi amor por la buena narrativa sigue intacto y me deleito, por citar solo algunos textos que leí recientemente, leyendo a viejos conocidos, como Auster o Murakami, o a nuevos talentos como David James Poissant (a quien por su primer libro de cuentos, ¨El cielo de los animales¨, ya lo comparan con Carver y con Chéjov, nada menos) o nuevos simplemente para mí, como John Williams, descubierto tardíamente después de su muerte, como uno de los más grandes novelistas norteamericanos del siglo XX. (Los creadores de primer agua pueden apelar a la posteridad; los intérpretes no podemos aspirar a tanto). E incluso recomiendo la buena narrativa a los jóvenes actores en formación. En mi libro, Ensayo General, después de privilegiar la línea de acción y de pensamiento como guía primordial para la construcción del personaje, les digo: Se podría argumentar, y con razón, que una persona (o un personaje) no se reduce a su pensamiento voluntario, o a sus actos. Y es cierto. (…) Dice Karl Jung en sus memorias: "Somos nuestros sucesos internos". A sus 83 años, con un pie en el más allá, el viejo sabio nos dice que el repaso de su vida es el recuento de sus vivencias, más que la revisión de las anécdotas o acontecimientos de su existencia. Y que la mayor parte de nuestra vida transcurre dentro de nosotros mismos. (…) Todos tenemos, paralelamente a nuestro accionar, un mundo interno en permanente actividad, compuesto por pensamientos, por sensaciones, por fantasías, que no siempre se manifiestan en la acción.La novela es el género de la narrativa que mejor se ocupa de tratarlo. En ella, muchas veces es más importante la exploración y la exposición de ese mundo interno que los hechos o la narración de esos hechos. Lo que el personaje siente, lo que piensa y no verbaliza, lo que deduce, lo que anhela inconfesadamente, lo que sufre, lo que fantasea, lo que teme. Un instante puede ocupar páginas, y un día entero, dos frases. O sea, prevalecen los "sucesos internos" que define Jung como lo que somos.Fui un fervoroso lector de novela, subyugado creo, por esa peculiaridad del género. Y siempre pensé que esa práctica (que todavía conservo) nutrió en buena medida mi imaginario como actor y hombre de teatro. Y la recomiendo. Pero la literatura dramática es exactamente contraria, como género, a la narrativa. Podría decirse que lo preponderante en el Teatro es la trama, mientras que en la novela es el revés de la trama.Es por eso que el narrador cuenta con un montón de recursos literarios de los que carece el dramaturgo. Quien narre, ya se trate de un narrador omnipresente –el escritor mismo- o de un personaje involucrado en la propia historia que se nos cuenta, puede explicar y describir abundantemente a los personajes, los lugares, las situaciones, el mundo interno, subjetivo de los protagonistas… El por qué de sus decisiones y sus comportamientos. Es decir, puede echar mano a una infinidad de procedimientos mediante los cuales el universo entero de la historia, el central y el periférico, lo medular y lo aleatorio de esa trama -dependiendo, claro está, del talento del creador- pueden ser profusamente explicados y descriptos.Todas cosas que un dramaturgo no puede hacer. Él cuenta solo con la palabra en acción, es decir, únicamente con la palabra escrita no para ser leída, sino para ser dicha por los personajes desplegados en el tiempo y en el espacio, y obviamente, con la acción misma, con las vicisitudes de los conflictos que esos personajes deben atravesar. Nada de comentarios, ni explicaciones, ni narradores omnipresentes. Los personajes. Con sus balbuceos, sus contradicciones y con lo que ignoran de sí mismos; arrojados a su propia problemática y sin que nadie nos aclare nada. Con sus palabras, pero también con sus omisiones; con sus silencios, que muchas veces dicen más que lo que son capaces de verbalizar.El trabajo del dramaturgo, en suma, es plasmar en su obra "el horror de vivir en lo sucesivo", como tan magistralmente describió el inefable Borges la experiencia de la vida humana. En ello estriba su alcance, su condicionamiento a la hora de encarar la escritura de una pieza, y su peculiaridad específica.Por eso, si bien no faltan narradores que incursionaron con éxito en la dramaturgia, muchos grandes escritores fracasaron escribiendo para el teatro o para el cine. Un ejemplo paradigmático es el de William Faulkner. Escuchemos sus propias palabras:"Si yo no tomara, o pensara que soy incapaz de tomar, el trabajo cinematográfico en serio, no lo habría intentado por simple honradez con el cine y conmigo mismo. Pero ahora sé que jamás seré un buen escritor de cine, así que ese trabajo nunca tendrá para mí la urgencia que tiene mi propio medio de expresión".Esta declaración es una manera implícita de reconocer dos cosas: su fracaso como guionista y que su modo de expresión, su oficio, aunque literario, es otro; diferente, a pesar de que en ambos se trabaje con la palabra escrita. Según su propio testimonio: otro medio de expresión; otro lenguaje.Para hablar del placer y de la dificultad de escribir para el Teatro y de las diferencias entre el drama y la narrativa, voy a citar a dos escritores más autorizados que yo para hacerlo y que sí tuvieron éxito en ambas disciplinas: Thornton Wilder y Arthur Miller. Wilder fue de la narrativa a la dramaturgia y Miller hizo el recorrido inverso. Dice Wilder:"Un dramaturgo es alguien que cree que el puro suceso, una acción que implica seres humanos, es más fascinante que cualquier comentario que pueda hacerse al respecto. En el escenario siempre es ahora; los personajes están colocados en ese filo de la navaja entre el pasado y el futuro que es el carácter esencial del ser consciente; las palabras llegan a sus labios con inmediata espontaneidad. Una novela, en cambio, es lo que aconteció; ningún alejamiento voluntario por parte del narrador puede ocultar el hecho de que escuchamos su voz contando, recordando sucesos que son pretéritos y que él ha seleccionado –entre innumerables otros- para exponerlos antenosotros presididos por su inteligencia".Y agrega luego: "Yo considero al Teatro como la más grande de todas las formas artísticas, el medio más inmediato por el que un ser humano puede compartir con otro el sentido de lo que significa ser un ser humano. Esta supremacía del teatro se deriva del hecho de que en la escena siempre es ahora. (…) Vivimos en lo que es, pero encontramos mil maneras de no hacerle frente. El gran teatro fortalece nuestra facultad de hacerle frente a lo que es".Y en relación a la dificultad que implica escribir dramaturgia y a la importancia de ser un conocedor de la experiencia escénica, (algo en lo que estoy absolutamente de acuerdo) y no un dramaturgo de "escritorio", dice Wilder, habiendo sido también novelista:"Si un escritor joven quiere ser dramaturgo, me parece que estaría metiéndole el hombro a uno de los oficios más difíciles, mucho más difícil que el de la novela. Toda excelencia es igualmente difícil, pero considerando el puro oficio, yo siempre le aconsejaría a cualquier joven escritor teatral que hiciera de todo: adaptar obras, traducirlas, hacer vida de teatro, pintar decorados y hasta hacerse actor, si fuera posible. Escribir para la televisión o el cine es parte de ello. La manera de aprender a narrar una historia imaginada para los espectadores es un pozo sin fondo".Y por otro lado, Arthur Miller, que también despuntó el vicio de la narrativa, pero que hizo historia por ser, sin duda, uno de los más grandes dramaturgos del siglo XX, si no el más grande, a secas, expresó lo siguiente:"Solo rara vez siento, en el caso de un relato, que estoy en la cumbre de algo, como siento cuando escribo para el teatro. Entonces siempre me encuentro en un sitio de visión última… no puedo retroceder más. Todo es inevitable, hasta la última coma. En un relato, o en cualquier clase de prosa, no puedo evitar la sensación de cierta cualidad arbitraria. Los errores pasan, la gente los disculpa más que los errores en el teatro. Tal vez esto sea una ilusión mía. Pero hay otra cosa, todo el asunto de mi propio rol en mi propia mente. Para mí lo grande es escribir una buena pieza teatral, y cuando estoy escribiendo un relato es como si me dijera a mí mismo: -Qué estoy haciendo? Bien, estoy haciendo esto solo porque en este momento no estoy escribiendo una pieza teatral. Hay algo de culpa relacionada con eso. Naturalmente me gusta escribir un relato, es una forma bastante estricta. Pero creo que reservo para las piezas teatrales todas las cosas que exigen un esfuerzo tremendo. Lo que sale más fácil va a un relato".Ahora sí, precedido por estos dos grandes maestros de incuestionable legitimidad, quiero referirme para concluir, a otros aspectos que diferencian de manera contrapuesta a la dramaturgia y la narrativa.Decíamos que el dramaturgo cuenta solo con la palabra en boca de los personajes y con la acción. Ahora bien: salvo que se trate de personajes de refinada locuacidad, pocas veces pueden expresar verbalmente todo lo que piensan; y mucho menos aún, todo lo que sienten. Y debe tenerse en cuenta, además, no solo que no todos hablan con el mismo léxico, sino que puede tratarse muchas veces de personajes con escasos recursos lingüísticos. El narrador puede intervenir con su propia voz en el relato para paliar esas limitaciones; el dramaturgo debe utilizar esas limitaciones como parte de su lenguaje expresivo, como inherente a su obra. Un ejemplo extraordinario para ilustrar lo que acabo de exponer es "Esperando a Godot" la obra máxima de Samuel Beckett. Dos vagabundos, dos hombres elementales, mediante los cuales, sin embargo, Beckett construye la obra más emblemática del teatro moderno; de una hondura metafísica, una universalidad y una siempre renovada vigencia, que ya la han convertido –prácticamente desde su estreno, en 1953- en un clásico ineludible. Se dice que, desde aquella primera puesta en escena hasta nuestros días, no ha habido año en que, en algún lugar de nuestro planeta, no se haya representado Esperando a Godot.El concepto de estructura, es también, si no contrapuesto, al menos divergente, entre dramaturgia y narrativa. En la dramaturgia la estructura se basa en la organización de módulos de acción dramática tendientes a fortalecer el conflicto central para la construcción del necesario crescendo antes del desenlace y la resolución final. De lo que se trata es de "tensar la cuerda" para que no decrezca el interés del espectador. Es una ley mayúscula de la estructura dramática. Se dice que lo que no sea útil a esos fines, no debe estar, no debe formar parte de la obra. Una conversación entre dos personajes, por ejemplo, una charla "amena" en la que no se esté dirimiendo nada, puede ser un pasaje afable para el lector de una novela, pero en un texto de la dramaturgia necesariamente debe haber algo en juego para que no decaiga la atención del espectador. Se debe estar dirimiendo algo.Lo que se considera acción dramática, no es acción por la acción misma. Imaginemos en medio del escenario a un hombre sentado a un escritorio, pelando una manzana minuciosamente, concentrado obsesivamente en eso: carece absolutamente de interés. Está llevando a cabo una acción, pero es anodina en términos de lo que llamamos acción dramática. Pero si frente a él, escritorio de por medio, hay una persona desesperada que acaba de declarar por haber sido imputada por un crimen que no cometió, esperando ser condenada o absuelta, y este señor abre un cajón del escritorio, saca una manzana, extrae un cortaplumas de un bolsillo y en lugar de pronunciar su veredicto se pone a pelar una manzana con una parsimonia exasperante, la acción de pelar una manzana se vuelve en sí misma acción dramática. Es un ejemplo burdo, pero rotundo, para ejemplificar la diferencia entre "acción" y lo que consideramos acción dramática.En cualquier tipo de dramaturgia, el personaje que es motor de la acción dramática, siempre tiene un propósito, un objetivo, que incide de manera directa en la realidad existente hasta ese momento. Acción, en términos dramáticos, es modificación de la realidad.No es así en la narrativa.Y por último, otra diferencia esencial: entre la obra de un narrador y sus destinatarios, los lectores, no hay intermediación alguna. El dramaturgo, en cambio, escribe un texto que debe esperar a ser interpretado por un director, por unos actores, por un escenógrafo, por un diseñador de luces… El teatro o el cine, son tareas grupales, creaciones colectivas, en las que si bien el texto escrito, la obra o el guión, son su fundamento, se re significan, y se enriquecen o se empobrecen, por la intervención de diversos creadores.En general, los novelistas, cuando sus obras son trasladadas al cine o al teatro, terminan manifestando insatisfacción o disgusto. En la mayoría de los casos sienten que la versión, sea escénica o cinematográfica, ha traicionado el espíritu de su obra, a la que no reconocen en esas nuevas expresiones.Me ha pasado como espectador, que rara vez una novela llevada al cine, haya satisfecho mis expectativas previas como lector. Son obras literarias. Uno ya se ha hecho su propia película al leerlas. Difícilmente el énfasis de los climas y las imágenes forjados en la lectura coincidan con lo que postreramente vemos en la pantalla.El dramaturgo, a diferencia del narrador, sabe de antemano que su obra no es tal, hasta no ser representada. Acepta resignadamente esta fatalidad de escribir una literatura que no fue hecha para ser leída, sino re interpretada y representada por otros. Aún conociendo esa condición ineludible, y asumiendo el riesgo que supone para la posterior consideración de su obra, la dramaturgia es su elección. Por suerte, para aquellos que necesitamos de sus creaciones.Voy a concluir aquí.Como dije al comienzo, me he pasado la vida representando ficciones, realidades imaginarias, de modo que mi vida ha sido gobernada por una axioma al que no puedo renunciar: NO ABURRIR AL PÚBLICO.Espero no haberlo traicionado. Muchas gracias.SIGA LEYENDOOscar Martínez: "Nunca recibí ninguna clase de felicitación de la Asociación Argentina de Actores por mis premios"

Leer más »

Marcos Peña: «Michetti puede ser la candidata a vice dado el contexto de continuidad»

A días del cierre de alianzas, cuando en el seno del Gobierno nacional se debate la apertura hacia el peronismo no K y la posibilidad de que el radicalismo complete la fórmula presidencial, el jefe de Gabinete Marcos Peña manifestó que Gabriela Michetti puede reelegir como vicepresidenta: "Puede ser una de las personas dado el contexto de continuidad", expresó."Cambiemos está ordenado en términos de liderazgo e identidad", expresó Peña ratificando -una vez más- que Mauricio Macri será el candidato a presidente del oficialismo. "La decisión la toma él", dijo en diálogo con TN sobre la elección del candidato a vice. "Tenemos tiempo para resolver quién acompaña a Macri en la fórmula".Sin embargo, mientras se barajan dirigentes radicales como Alfredo Cornejo, Ernesto Sanz, Martín Lousteau y Mario Negri, y hasta se mencionó a referentes del peronismo no kirchnerista para ocupar ese cargo, el jefe de Gabinete reivindicó la posibilidad de que Gabriela Michetti acompañe nuevamente a Macri.Peña manifestó que Gabriela Michetti puede ser nuevamente candidata a vicepresidente de Mauricio Macri. (Photo by Gabriel Rossi/LatinContent/Getty Images)"Tenemos una excelente vicepresidenta", declaró y agregó que "puede ser una de las personas dado el contexto de continuidad". De todas maneras Peña pidió "ser respetuosos con las personas y evitar situaciones de manoseos" con respecto a los nombres que se barajan para completar la lista de Cambiemos. "Llegado el momento, cuando Mauricio tome la decisión luego de escuchar a todos y ver todas las posibilidades va a poder elegir. Por suerte tenemos dirigentes muy valiosos".También se refirió al plan de llevar a María Eugenia Vidal en listas colectoras en territorio bonaerense. "Han habido hipótesis de acuerdos provinciales, si eso existiese se analizaría".El jefe de Gabinete vinculó las indefiniciones con la situación económica del país. "Mientras tengamos el riesgo político electoral se hace más difícil la recuperación de la economía". Con respecto a los niveles de imagen del Presidente, Peña declaró que "la inestabilidad del dólar genera emociones y situaciones de incógnita".(Nicolás Aboaf)Consultado por la fórmula Fernández-Fernández dijo: "Vamos a enfrentar a Cristina Kirchner, es la líder. Es tan evidente que ella anunció a su candidato a presidente". "Ella representa el liderazgo de una visión que le hizo mucho daño a la Argentina. Nuestra tarea tiene que ver con enfrentar la resignación, la falta de esperanza, el kirchnerismo no es capaz de generar ninguna ilusión ni esperanza".SEGUÍ LEYENDO:Sergio Massa quedó más cerca de cerrar un acuerdo electoral con el PJ y Unidad Ciudadana

Leer más »

José Osuna se disfrazó de «El Chapulín Colorado» y opacó a personajes de X-Men y Power Rangers

El Chapulín Colorado apareció junto a otros superhéroes gracias al beisbolista (Foto: Twitter)El personaje de "El Chapulín Colorado" es uno de los que mejor representa la cultura mexicana en el mundo. Para muestra, el reciente viaje del equipo de béisbol de Grandes Ligas, Pittsburgh Pirates, cuando el pelotero venezolano José Osuna se disfrazó como este personaje.El primera base de los bucaneros aprovechó que los jugadores de la novena se pusieron de acuerdo para realizar el vuelo disfrazados y sorprendió al vestirse del personaje que encarnó Roberto Gómez Bolaños.Osuna se divirtió con su disfraz mexicano (Foto: Twitter)Fue así que el beisbolista de 26 años rindió un homenaje al superhéroe mexicano que desde la década de los años 70 se convirtió en ídolo de varias generaciones en México y en diversas partes del mundo. Osuna hizo que de esta manera, "El Chapulín Colorado" tuviera presencia con otros superhéroes como Spiderman, Wolverine, Batman, las Tortugas Ninja, Power Rangers, Deadpool y hasta Jesucristo.Y es que el campocorto dominicano Erik González se disfrazó de Jesús para posar junto al resto de personajes, en su mayoría salidos de los comics, todos mundialmente famosos, aunque quizás un poco menos el de José Osuna, pues aunque el Chapulín Colorado es conocido en distintos rincones del planeta, no fue un personaje con mucha penetración en territorio estadounidense, donde ya existían miles de superhéroes.(Foto: Captura de pantalla de Twitter)El personaje mexicano apareció en el viaje que realizaron los Pittsburgh Pirates cuando volaron a Milwaukee para enfrentar a los Brewers, en su Themed Flight (viaje temático). José Osuna, en su mano derecha, sostenía el famoso Chipote Chillón, que lo tenía sobre la cabeza de Spiderman.El equipo de la Liga Nacional viajó inspirado a Milwaukee, toda vez que recién sacudió a la novena de los Atlanta Braves en su casa, el PNC Park. Es así que mañana comenzará la serie de tres juegos de visita en el campo cervecero, ante un rival de su misma división, la Central, y que está en segundo lugar con marca de 35-28 en el beisbol estadounidense.(Foto: Captura de pantalla de Twitter)Pero la aparición del personaje creador de la frase "no contaban con mi astucia", no es novedad, pues tan solo en la más reciente temporada de la serie de anime "One Punch Man" cuyo protagonista es Saitama, se hace una referencia a la popular serie mexicana, con un noble cameo al Chapulín Colorado.En el episodio 5 de la más reciente entrega aparece un personaje enfundado en los colores y forma, pero por temas legales, se hicieron ligeras modificaciones al aspecto y nombre del héroe, aunque su arma es una versión mejorada del Chipote Chillón.

Leer más »

El cáncer anal de Marcia Cross, actriz de «Desperate Housewives», está relacionado con el VPH de su esposo

Marcia Cross enfrentó el cáncer y ahora quiere alzar la voz (Foto: Captura de pantalla)Una visita rutinaria al ginecólogo hace año y medio resultó en el diagnóstico de cáncer en el ano para la actriz Marcia Cross, quien se consagró como 'Bree Van De Kamp' en la multipremiada serie "Desperate Housewives".Después de dos semanas de quimioterapia y cinco más de radiación, la pelirroja se encuentra en remisión y se siente feliz de estar viva. Es por eso decidió hablar sobre su situación para la cadena CBS y derribar algunos tabúes alrededor de la enfermedad que le tocó enfrentar."Sé que hay personas que se avergüenzan, ¡tienes cáncer! ¿debes sentirte avergonzado? ¿Como si hubieras hecho algo malo porque se asentó en tu ano?", vamos, no hay nada de malo", dijo en entrevista con el Dr. Jon LaPook para el programa CBS this morning. View this post on Instagram So grateful and happy to be alive but sad that my hair fell out and is about 1 inch long now and looks cra cra. Anyone else have #hairloss due to #cancer? Talk to me. I feel you. Xxoo m❤️❤️❤️ A post shared by reallymarcia (@reallymarcia) on Sep 15, 2018 at 11:40am PDT Su esposo, Tom Mahoney, fue diagnosticado de cáncer en la garganta en 2009, justo cuando las gemelas que procrearon apenas tenían dos años. Él inició tratamiento y, para Marcia, fue una etapa muy agitada.Mahoney entró en remisión, pero Marcia Cross nunca imaginó que el Virus de Papiloma Humano (VPH) que probablemente desencadenó el cáncer de su marido, también puede provocar cáncer de ano con el que ella batalló.De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el VPH causa más del 90% de los cánceres de ano. También puede provocar cáncer en el cuello uterino, los genitales y la garganta. Se puede propagar de una persona a otra a través del sexo o simplemente por contacto de piel a piel.Sin embargo, los tipos de VPH que más comúnmente causan cáncer pueden prevenirse con una vacuna. Marcia no ha escatimado en prevención, por lo que sus hijas iniciarán con su primera inyección para quedar inmunes.Decidió hablar para visibilizar la enfermedad y derrumbar tabúes (Foto: CBS)Marcia agradece que una visita oportuna al médico salvó su vida, y ahora se siente "normal", aunque nunca más lo dará por hecho. "Ahora soy la chica que va al baño y celebra lo que mi cuerpo puede hacer, estoy muy agradecida".En 2019, se calcula que aproximadamente 8.300 personas serán diagnosticadas con cáncer anal. Entre los síntomas están hemorragia rectal, sensación de un bulto en el ano, comezón recurrente o cambio en los hábitos de defecación.Cuando se le preguntó cómo habría reaccionado su personaje de "Bree Van De Kamp" de "Desperate Housewives" si hubiera sido diagnosticada de la misma enfermedad, Marcia dijo que seguramente no se lo hubiera dicho a nadie, como muchas personas lo hacen, "y eso rompe mi corazón".

Leer más »

Estudio reveló que cada año se descubren más de 370 millones de nuevas infecciones sexuales

Un estudio de la OMS alertó sobre la falta de conciencia y educación sexual a nivel mundial (Foto: Archivo)De acuerdo con el estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reveló que anualmente se detectan más de 370 millones de nuevas infecciones de transición sexual a nivel mundial.Melanie Taylor, autora principal del estudio aseguró que "cada año, más de un millón de relaciones sexuales terminan con uno de los implicados infectando a otro con gonorrea, sífilis, clamidia o tricomoniasis. Son las cuatro principales enfermedades de transmisión sexual tratables y curables. Forman una epidemia oculta, silenciosa y peligrosa".Representado en números significaría que, cada 25 personas en el mundo, de entre los 15 y 49 años, desconocen que son portadores de alguna de éstas enfermedades.Sin embargo, la verdadera alarma ante el problema de sanidad mundial es que, los números fueron comparados con los de 2016, que a su vez son prácticamente idénticos a las de 2012, dejando claro que no existe un nivel de conciencia en los temas de enfermedades de transmisión sexual.Cada 25 personas en el mundo, de entre los 15 y 49 años, desconocen que son portadores de alguna enfermedad sexual (Foto: Archivo)"No observamos una caída en cuatro años y esto es síntoma de que no ha habido suficiente educación. Son infecciones que están asociadas con el estigma y la vergüenza. Además, están silenciadas, porque muchas personas que las portan no tienen síntomas y contagian a sus parejas. Es una epidemia persistente y dañina para todos", mencionó Taylor.En el documento, la OMS alertó que de no ser tratados estas enfermedades pueden llegar a provocar gran impacto en la sociedad, que desencadenen efectos crónicos en la salud de personas afectadas.Asimismo puntualizaron que la falta de tratamiento influye de manera directa en el desarrollo de enfermedades neurológicas y cardio basculares, además de una mayor exposición a contraer enfermedades incurables como el VIH.De acuerdo con las cifras mostradas por el estudio de los 156 millones de nuevos casos registrados, 127 de clamidia, 87 de gonorrea y 6,3 de sífilis. El estudio no incluye las infecciones de transmisión sexual (ITS) víricas incurables: hepatitis B, virus del herpes simple (HSV), VIH y virus del papiloma humano (VPH).156 millones de nuevos casos registrados, 127 de clamidia, 87 de gonorrea y 6,3 de sífilis (Foto: Archivo)Cabe señalar que, aunque el rango de infección entre hombres y mujeres es similar, la supervivencia de las ITS mencionadas anteriormente, tienen una mayor supervivencia en los órganos sexuales femeninos.Además de que las mujeres embarazadas que desconocen que son portadoras pueden transmitir a sus hijos estas infecciones, que pueden ser las responsables de provocar deformaciones e incluso alumbramientos prematuros."Las ITS están por todos lados. Son más comunes de lo que pensamos, pero no les hemos prestado suficiente atención y continuamos estigmatizando quienes las padecen", aseguró Teodora Wi desde Suiza, del departamento de Salud Reproductiva de la OMS.De acuerdo con la encargada del departamento, estos temas se debe de hablar claro sobre dichas enfermedades y que no se deben de tratar de forma diferentes de las otras como si no existieran.

Leer más »

Michelle y Barack Obama producirán podcasts para Spotify

La compañía productora del ex presidente de Estados Unidos Barack Obama y su esposa Michelle Obama, Higher Ground, firmó un acuerdo con Spotify por el que creará una serie de podcasts para ese servicio de streaming de música, que tiene la intención de diversificar sus contenidos."Estamos entusiasmados (…) porque los podcasts ofrecen una oportunidad extraordinaria de fomentar el diálogo productivo, hacer que la gente sonría y hacer que la gente piense, y, con suerte, lograr acercarnos entre todos un poco más", dijo Obama en un comunicado emitido por Spotify y Higher Ground.La ex primera dama dijo además que estaba encantada por "la oportunidad de amplificar voces que muy a menudo son ignoradas o completamente silenciadas".En el último año, Spotify -más conocido por el monumental catálogo de su servicio de streaming musical y sus cuidados "playlists"- se ha ido inclinando hacia el negocio de los podcasts. En febrero, pagó 230 millones de dólares por la prestigiosa casa productora Gimlet Media, fundada en Nueva York en 2014.En el último año, Spotify se ha ido inclinando hacia el negocio de los podcasts (Foto: Archivo)Varios actores de peso de la industria están procurando cambiar el modelo imperante de producción de podcasts, en el que los programas se pueden escuchar de forma gratuita y los productores obtienen ganancias de la publicidad, para migrar hacia un sistema en el que los usuarios pagan por el contenido.Luminary, una start-up que obtuvo 100 millones de dólares de inversionistas, abrió al público su plataforma en abril con una suscripción de 7,99 dólares al mes.El martes, el servicio de origen francés Majelan salió al mercado con un precio mensual de 4,99 euros (5,63 dólares), y está ya disponible en 50 países.La compañía de los Obama se creó en 2018 y también consiguió firmar un contrato exclusivo con Netflix para producir películas, series de televisión y documentales para esa plataforma de streaming.Michelle Obama aseguró que éste nuevo espacio será una oportunidad de amplificar voces que a menudo son ignoradas (Foto: Archivo)Los Obama están produciendo para la plataforma de streaming una adaptación del libro de Michael Lewis "El quinto riesgo", que critica el ascenso de Donald Trump al poder.La plataforma de videos on demand anunció hace un año que la ex pareja presidencial había sellado un contrato multianual. Esta vez, reveló los proyectos iniciales de su alianza con la productora de Obama.Entre dichos proyectos se encuentra la adaptación del libro de no ficción de Lewis, indicó Netflix en un comunicado."The Fifth Risk", su último trabajo publicado el año pasado, describe la maquinaria interna del gobierno estadounidense al mismo tiempo que aporta una imagen muy crítica del presidente Trump y de su equipo.Con información de AFP

Leer más »

Cómo es la esperada quinta temporada de «Black Mirror»

El tráiler de la quinta temporada de Black Mirror (Video: Netflix)A primera hora de este miércoles llegó a todo el mundo la quinta temporada de Black Mirror a través de la plataforma Netflix.La nueva entrega de la elogiada serie que hace una crítica a la tecnología y a los usos que le dan las personas cuenta con tres capítulos, a diferencia de los cinco, en promedio, de las temporadas anteriores.Después del éxito que tuvo la película interactiva Black Mirror: Bandersnatchse había levantado una gran expectativa por este estreno.Estos tres capítulos se mantienen como historias independientes con ligeros guiños entre unos y otros. Los títulos son: "Striking Vipers", "Smithereens" y "Rachel, Jack y Ashley Too". En días pasados se dio a conocer la participación de la cantante estadounidense Miley Cyrus como protagonista de uno de ellos.Anthony Mackie participó en Marvel como Falcon (Foto: Netflix)"Striking Vipers" (calificación: 7,8)*El primer capítulo de esta temporada muestra a dos amigos universitarios que se encontrarán en una situación inesperada al verse inmersos en la realidad virtual de su videojuego favorito."Smithereens" (calificación: 8,8)*El segundo capítulo trata de un conductor londinense que desata un conflicto internacional al secuestrar a un empleado de una empresa especializada en redes sociales.La actriz y cantante Miley Cyrus protagoniza uno de los capítulos de la quinta temporada de “Black Mirror” (Foto: Netflix)"Rachel, Jack y Ashley Too" (calificación 7,6)*El último capítulo contará la historia de una adolescente solitaria que se obsesiona con una muñeca robótica inspirada en la estrella pop Ashley O."No hemos hecho nada parecido hasta ahora, porque rompe con el tono actual, puede sorprender a la audiencia e incluso irritar a más de uno", mencionó Charlie Brooker -creador de la serie junto con Annabel Jones- sobre el último capítulo.Andrew Scott ha participado en la serie de Sherlock (Foto: Netflix)Anthony Mackie protagoniza el primer episodio de esta temporada. Se lo reconoce por su participación como Falcon en el universo cinematográfico de Marvel y la saga de Avengers.Andrew Scott, quien es más conocido por su papel como Moriarty en Sherlock o como el cura de la serie Fleabag, estelariza el capítulo dos.En el último capítulo – una sátira de la industria musical – aparece la cantante Miley Cyrus. "Miley es muy subversiva, anárquica, y tiene un gran sentido del absurdo", sintetizaron Brooker y Jones.La serie empezó hace ocho años en el canal británico Channel 4, y en 2016 fue llevada a Netflix. Su incorporación a la plataforma de streaming le ha permitido experimentar diferentes formatos que la televisión no hubiera podido ofrecer.* Calificación promedio otorgada por los usuarios del sitio IMDB.

Leer más »

Viajan en autobús escolar y solo cobran 100 dólares semanales: así entrenan los futbolistas de Nicaragua que enfrentarán a Argentina

El entrenamientos de la seleccion de futbol previo al partido contra argentina. Detrás, un cartel con el matrimonio de Daniel Ortega y Rosario Murillo, presidente y vice de Nicaragua (Roberto Fonseca/ LA PRENSA)* Desde ManaguaDe un autobús, de esos que en Estados Unidos se utilizan para transporte escolar, bajan los miembros de la selección de fútbol de Nicaragua. De este vehículo, que en lugar de amarillo está pintado a rayas rojas y blancas, salen los 16 jugadores disponibles en esta ocasión, los demás aún están disputando partidos con sus clubes.Los jugadores ya tienen sus uniformes puestos y solo cargan en pequeños bolsos sus botines. No puede ser de otra forma, pues en el estadio olímpico del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), donde se entrenaron el viernes 30 de mayo, no hay vestidores apropiados.Esta vez, al menos, los seleccionados están reconcentrados en un hotel de Managua y no en la Escuela de Talentos de la Fenifut, descartada por las malas condiciones de su campos y las carencias de comodidades para los jugadores, esos que este viernes 7 de junio enfrentarán a la Argentina de Lionel Messi en un amistoso visto como histórico en Nicaragua.¿Qué se puede esperar de una selección cuya federación no recibe millones en patrocinios o contratos televisivos? Una federación que apenas puede dar a sus jugadores viáticos de 3.500 córdobas (106 dólares) semanales cuando les toca entrenar, que entregó bonos de 1.000 dólares a cada jugador por los cinco partidos de la Copa Centroamericana de 2017, más otros 500 por clasificar a la Copa Oro, por ejemplo.El costarricense Henry Duarte dirige a la selección de Nicaragua desde 2015.Pero ahí están los seleccionados, riendo, haciendo una que otra broma entre ellos y algunos hasta ayudando a bajar un termo, las pelotas y otros equipamientos. Se les ve entusiasmados y es que en pronto se les viene un partido que ellos mismos tildan de especial.De una vez en la vida"Será una experiencia increíble jugar contra Argentina, por la oportunidad de enfrentar a grandes jugadores. Sabemos que es una selección muy buena, será de mucho provecho para nosotros este partido", ha dicho el capitán de la selección pinolera Juan Barrera a medios locales en días pasados.Un enfrentamiento entre la selección que ocupa el puesto 11 del ranking mundial de la FIFA frente a la 129. Un amistoso previo a la participación de Argentina en la Copa América y de Nicaragua en la Copa Oro."Creo que esa oportunidad (de jugar un amistoso contra Argentina) solo pasa una vez en la vida, hay que aprovecharla y tratar de dar un buen juego", ha comentado, por su parte, el delantero Byron Bonilla, reciente adquisición del Saprissa costarricense, uno de los equipos más importantes de su país y de Centroamérica.Byron Bonilla, reciente incorporación del Saprissa de Costa Rica; es el primer nicaragüense que milita en uno de los equipos más emblemáticos del fútbol centroamericano (Foto: Roberto Fonseca/ LA PRENSA)Una veintena de personas, entre padres de familia, compañeros de salón y hermanos menores, han llegado para ver a los muchachos de la Universidad Americana, una institución privada, jugar contra la Azul y Blanco, aguantar los embates de Carlos Chavarría, ser burlados por la agilidad de Daniel Cadenas y caer ante la fortaleza física de Luis Fernando Copete.Así, el ambiente de la jornada de preparación del equipo nacional se torna inusual, pues a sus entrenamientos no suelen llegar aficionados y no porque existan estrictas normas que lo impidan, sino porque en Nicaragua la hinchada no suele ser tan efusiva como en el resto del continente y más ahora que los nicaragüenses ocupan más su tiempo ideando nuevas formas de protestas para esquivar la represión del régimen de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo.Han perdido terrenoYa había ganado un gran terreno el fútbol en Nicaragua, especialmente la selección con sus triunfos a nivel internacional, como el 3-2 con el que venció a Jamaica en septiembre de 2015 en las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018 (eliminado por el 0-2 en la vuelta en Nicaragua) o la victoria 3-0 (triplete del capitán Juan Barrera) ante Haití en julio de 2017, que le dio la clasificación a la Copa Oro de ese mismo año.Ya se había logrado superar el triunfo de un combinado nacional con marcador de 2-1 ante el argentino Estudiantes de la Plata, en un amistoso realizado en Managua en enero de 1966. Un resultado realmente insignificante en el ambiente futbolístico mundial, pero que en Nicaragua era celebrado año con año como un hito del balompié local, que incluso le mereció a ese equipo un lugar en el Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense.Pero el furor perdió impulso, en gran parte por culpa (como casi todos los males que hoy aquejan a los nicaragüenses) de la crisis sociopolítica que se vive en el país desde 2018. De hecho, hubo una afectación directa, pues el amistoso que Nicaragua jugará ante Argentina este viernes 7 de junio en San Juan debió realizarse el año pasado.Fue en marzo de 2018 que la noticia surgió en suelo argentino. La Albiceleste enfrentaría a Nicaragua en un partido de despedida ante su hinchada, previo a su viaje hacia el Mundial de Rusia 2018 y empezó el revuelo, entre la incredulidad y la ilusión de los amantes del fútbol en el país beisbolero.Sin olor a fútbolPrimero fue la negación, tanto en redes sociales como en algunos medios de comunicación, se decía que no era posible. Después llegaron los primeros anuncios de parte de la Federación Nicaragüense de Fútbol (Fenifut), que hablaba de negociaciones, a la vez que culpaba al periodismo local de entorpecer las mismas por llamar a la AFA en busca de una confirmación de su parte. En fin, el entusiasmo era grande, incluso entre los seleccionados nacionales, que ya se imaginaban enfrentando a Messi, Di María, el Kun Agüero.Pero a partir del 18 de abril todo se detuvo en Nicaragua, ante el despertar del pueblo nicaragüense frente a los desmanes del régimen gobernante. Las protestas primero de los jubilados por el venidero recorte a sus pensiones y después del resto de la población por los atropellos a la institucionalidad del país, encontraron como respuesta la represión y muerte, servida por policías y fuerzas parapoliciales.Los seleccionados recibieron 3.500 córdobas -aproximadamente 106 dólares- por cada semana de entrenamiento (Foto: Roberto Fonseca/ LA PRENSA)La AFA desistió entonces del partido. Ahora el juego es un hecho. Nicaragua enfrentará a la selección de Argentina, incluyendo al súper astro Messi, pero esta vez no hay aquel revuelo. Sí la ilusión de los futbolistas que gambetean ante las carencias y de todo un pueblo futbolero.MÁS SOBRE ESTE TEMA:Un asado diferente para la Selección: almorzó en la chacra de Adolfo Cambiasso y Messi "jugó" al poloLa polémica lista de los 10 mejores goles de la Champions League

Leer más »

La deuda bonaerense se redujo más de USD 1.500 millones en un año

La gobernadora Vidal, junto al ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza.Al 31 de marzo de 2019 la deuda pública estimada de Provincia de Buenos Aires fue de USD 11.959,2 millones, informó el Ministerio de Economía bonaerense.Ello se compara con un stock de USD 12.584,1 millones al 31 de diciembre de 2018 y con USD 13.472,5 millones al 31 de marzo del 2018. De esta forma, el stock de deuda pública se redujo en USD 624,9 millones con respecto a diciembre 2018 y en USD 1.513,3 millones respecto a marzo 2018.La mayor parte de los vencimientos de la deuda se concentran en el mediano plazo (54,0%), seguidos por los vencimientos a largo plazo (28,3%) y a corto plazo (17,7%), indicó la cartera provincial.El balance fue elaborado por la Dirección Provincial de Deuda y Crédito Público bonaerense.El lunes, el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, respondió a cuestionamientos del precandidato a gobernador provincial por Unidad Ciudadana, Áxel Kicillof, y aclaró que la deuda que contrajo el Ejecutivo bonaerense tuvo como finalidad la realización de obras públicas."¿La deuda va a financiar gastos corrientes? No. Porque desde 2017 la Provincia tiene superávit corriente. Si no hubiera obra, no habría déficit. Si no hubiera déficit, no habría deuda. Entonces, la deuda es para hacer obras", detalló Lacunza a traves de su cuenta de Twitter."La deuda bonaerense es el 9,3% del Producto Bruto. ¿Es mucho? ¿Es poco? Es menos que el 10,5% promedio del período 2003-2015. Y este año baja al 8,5%", precisó el funcionario provincial.Seguí leyendo:José Luis Espert: "La gente está podrida de pagar impuestos para mantener vagos"Nueva demanda por USD 500 millones contra la Argentina por la estatización de una AFJP

Leer más »