admin

VIRGO

Amor: Entre ustedes hay mucha química y pasión, son una pareja envidiable. Pero prepárate, porque pronto llegarán los problemas.Riqueza: solo el trabajo constante y a conciencia te dejará el sabor de las cosas bien hechas. Disfruta de este momento, lo mereces.Bienestar: Tu hogar necesita un poco de armonía luego de los recientes sucesos. Lo mejor es realizar una limpieza y prender algunos sahumerios.

Leer más »

LIBRA

Amor: No utilices al sexo como un medio para conseguir tus caprichos en la pareja. Soluciona esto mediante el dialogo.Riqueza: Deberás esforzarte al máximo si pretendes terminar con éxito ese proyecto clave para tu carrera. Pon todo tu corazón en el.Bienestar: No siempre es posible vivir de aquellas actividades que uno disfruta. Utiliza esto como plataforma para alcanzar tus metas personales.

Leer más »

ESCORPIO

Amor: La jornada se verá complicada a nivel sentimental durante casi todo el día. Evita caer en discusiones sin sentido.Riqueza: Conocerás una persona de tu ambiente laboral que compartirá contigo muchos intereses. Surgirá una amistad clave.Bienestar: No permitas que la creatividad te abandone. Procura encontrar la inspiración en cada cosa que te rodee. Mantén tu mente receptiva.

Leer más »

SAGITARIO

Amor: No busques en tu mente la solución a las interrogantes del corazón. Aprende a aceptar tus sentimientos.Riqueza: No permitas que tu exceso de confianza y arrogancia den una mala imagen en tu recién adquirido puesto laboral.Bienestar: No importa cuan negro se presente todo para ti, siempre existirá un amanecer que te permitirá alejarte de ese mundo de sombras. No desesperes.

Leer más »

La cocina del éxito: la historia detrás de “El libro de Doña Petrona”

“Más de 1000 recetas culinarias” (Planeta, 2018)Cuando Editorial Planeta vio en sus manos la responsabilidad de editar El Libro de Doña Petrona supo que tenía la oportunidad histórica de ponerlo en valor. La edición 103, el número mismo, señala un largo recorrido iniciado en 1933, un pasado glorioso en los hogares argentinos y la instalación de un nombre que ya es leyenda. Porque el peso de este libro no se mide por la cantidad de páginas sino por el sentido que fue adquiriendo en relación a nuestra cultura; un libro que trascendió el originario ámbito de la gastronomía para ser de interés antropológico e histórico, reflejo del comportamiento social y la vida doméstica de casi todo un siglo, de los avatares políticos y económicos de un país que se modernizaba con gasoductos, electrodomésticos, leyes laborales y reposicionamiento de la mujer como ama de casa, como esposa y como trabajadora. La mujer perfecta, dueña del ámbito hogareño, impecable ella, su casa y su mesa, siempre peinada y vestida a la hora de recibir a su marido fue el ideal de una clase media creciente en los años 30 y 40. Un personaje, podríamos decir, que Petrona C. de Gandulfo construía con mucho esfuerzo desde otro lugar. Esto no significa que Petrona no creyera en ese ideal. Creía, sí. Pero ella no estaba en casa esperando a su marido, ella ya se parecía a ese modelo de mujer que vendría después de la Segunda Guerra, que salía a trabajar y a defender sus derechos. Petrona cocinaba para promocionar las nuevas cocinas a gas, experimentaba en su laboratorio de Olivos y en la fábrica de Barracas, daba clases, escribía, negociaba con la imprenta, peleaba el porcentaje de ganancia de las librerías y hasta interpeló, en 1975, al ministro de Economía por el desabastecimiento reinante. Al personaje de la mujer ideal lo construía una mujer real.El Libro de Doña Petrona fue un éxito editorial y comercial. Sigue siéndolo. Pero, paradójico o no, es a la vez objeto de culto. Está en las vidrieras de las librerías de hoy, en la biblioteca de nuestros padres y abuelos, y en la memoria de todos. "Yo me acuerdo, en casa estaba…" Hay foros en Internet que cotejan ediciones como añejas de un vino. Hay gente que las colecciona, hay trabajos de investigación en el CONICET; actrices que interpretaron a Petrona en el teatro y artistas que fabricaron tortas gigantes de cerámica para una performance con lectura de sus recetas. Hay un museo donde la gente va a ver y tocar su delantal, sus artefactos… y a medir la evolución darwiniana del libro, su transformación en el tiempo. Entre otras cosas, se pueden ver las ediciones rústicas, en papel áspero, el único que podía conseguir en los años de la guerra. El libro fue traducido a ocho idiomas y la autora tuvo el honor de ver una edición falsificada en México, en 1949, por editorial Diana, con una tirada de 5.000 ejemplares, del que conservó uno como souvenir de esa "mexicaneada". Todo esto y mucho más encierra este recetario. Encierra la receta del éxito.Doña PetronaTreinta años antes de que esta santiagueña apareciera en las tapas de Radiolandia y Antena, cuando su nombre circulaba de boca en boca, cuando las jóvenes amas de casa asistían a sus demostraciones en la puerta del Bazar Dos Mundos, teatros y escuelas, su femenino público le pedía un libro. Corría el año 1933 y así como su cocina se alimentaba a gas, Petrona se alimentaba a papel. Escribía con letra grande y enérgica, pilas y pilas de hojas que aún se conservan, muchas con el membrete de alguna empresa, que gentilmente le donaba. Cuenta ella cuánto le costó llegar a la idea de un libro, requería un aprendizaje más que debía sumar a todos los adquiridos en esos últimos años. Finalmente, emprendió la tarea. Todas las tareas. Porque además de escribir gestionó su propio marketing y el financiamiento. Llegó a imprimir un volante que pegó uno por uno en el interior de los mini recetarios que se entregaban en sus clases de cocina. El volante anunciaba la próxima aparición de un libro con 400 recetas… ¡que terminaron siendo 1.000! Iba a llamarse El arte del buen comer, pero le sugirieron El libro de Doña Petrona. Aceptó con incomodidad ese "doña" que la avejentaba y del que no se iba a desprender en toda su vida. No sólo quedaba bautizado el libro, la señora Petrona C. de Gandulfo sería definitivamente "Doña Petrona".Gigante esa mujer de 35 años que, sin recursos económicos, salió a pedir dinero prestado y consiguió que la Compañía General Fabril Financiera le financiara el 50 por ciento del costo de impresión. ¿Cómo iba a recuperar los $4.000 invertidos? ¿A cuánto podía vender el ejemplar? Cinco pesos, la asesoraron, "pero habrá que ver si la gente lo compra a ese precio". Y hay que dejarle un 40% a las librerías, le dijeron. ¡No! La autora iba a vender esa colección de mil recetas ilustradas a $7 y no contaría con las librerías. Ella estaba en contacto con su público y sabía que ya tenía colocados los 3.000 ejemplares que ordenó imprimir. Poco después había una cola que se iniciaba en la puerta de su departamento del segundo piso de la calle Viamonte 1342, bajaba por la escalera y llegaba hasta la esquina. Vendió los 3.000, pagó la deuda y encargó la segunda edición: 5.000 más que ahora llegarían a librerías de todo el país. Pero ella pagaría a los libreros el 25%, no el 40. Las reseñas que en 1934 publicaron el diario La Nación, la revista El Hogar, Caras y Caretas, La Voz del Interior, La Razón y otros medios habían aumentado la demanda. Y así siguió autogestionando su libro. Siempre imprimiendo en la Fabril Financiera, salvo dos ediciones, impresas una en los talleres gráficos de Atlántida (la 26) y otra en los de Amorrortu (la 75).“El libro de Doña Petrona”, edición número 50El Libro de Doña Petrona es uno y muchos a la vez. Entraban y salían recetas de acuerdo a su gusto y a la percepción del deseo de las señoras. Había publicado el teléfono de su casa y atendía diariamente preguntas y pedidos. La revista El Hogar, que publicaba una página de recetas, empezó a poner la firma de Petrona C. de Gandulfo. Tuvo programas en radio Argentina, Excelsior y El Mundo. Se hacía cada vez más popular. El libro tenía más de una edición por año, varias de 40.000 ejemplares. Era el regalo obligado para la novia en toda boda. Se dice que llegó a vender más ejemplares que el Martín Fierro y que la Biblia en la Argentina. Se dice que es el libro más robado de la Biblioteca Nacional. Cuál es el valor de verdad de las cosas que se dicen no se sabe, pero que todo esto se dijese ayudó a construir la leyenda que este libro lleva como aura y aumenta su peso.Las primeras 10 ediciones salieron con tapa dura, tipo telada, grabada en dorado, con los cantos pintados de oro y con caja contenedora. El diseño de la tapa se mantuvo hasta la edición 49, variando sólo los colores. En 1957 Petrona festejó el número 50 cambiando el estilo clásico por tapa dura ilustrada: la foto de la torta "bodas de oro", cuya receta ingresaba al repertorio. Y de allí en adelante, la langosta Thermidor, la torta Mundial 78, etc, iban datando y dando identidad a cada edición. El número 75 se festejó con el libro más voluminoso. Las apenas más de 400 páginas originales treparon a 912. Ella la llamó Edición de Platino y eligió para la tapa un inmenso 75 impreso en color plata, pero rezongó bastante por el marrón que Amorrortu le había dado al fondo. Petrona odiaba el marrón, salvo que fuera en cuero. Amaba el bordó. El diseño de página y la tipografía del interior no cambiaron hasta esta oportunidad. Pero el libro nunca fue igual a sí mismo. Crecía con ella. Cuando en los años 60 llegó la televisión a la Argentina, allí estuvo ella en blanco y negro. Y allí permaneció hasta los 85 años; se retiró en 1983 a todo color. Compartió pantalla con Pipo Mancera, con Roberto Galán, con Rolando Rivas y con el modernísimo Música en Libertad. La televisión fue la vidriera diaria, pero efímera, para su cocina. Era el libro lo que quería la gente para cocinar en su casa. Fue la época en que el capítulo Tortas creció desmesuradamente. Y hay que decirlo: la cocinera era arquitecta a la hora de construir y decorar. Tortas que sin ver el modelo nadie iba a poder armar. Hacía cálculos de resistencia de materiales para levantar "Capillita de mi pueblo". De allí la importancia que tuvo el genial ilustrador del libro, con un estilo tan realista que podría confundirse con fotografía coloreada, esas imágenes que antes de la llegada del color se sacaban en blanco y negro y luego se pintaban. Pero no, eran dibujos excelentes, que salían de la mano de alguien que nunca tuvo su crédito en el libro. Pero que nos hace pensar, por su trazo, que era uno de los que ilustraban las recetas que la autora publicaba por esos años en El Hogar: Dino P. Mazza.Los años de la televisión dejaron otra marca en el libro. Las ilustraciones empezaron a alternarse con fotografías. Cuando Petrona preparaba para la pantalla espectaculares fuentes de puchero, áspics o monumentales tortas, todo eso iba a parar al estudio fotográfico Mignone-Izquierdo, de la calle Agüero 1735, donde la cocinera armaba la producción con vajilla de su casa y sometía a los artistas de la imagen a su propio deseo: foto cenital sobre fondo plano de color. Mucho tiempo después pudieron convencerla de incluir algún pimentero o una cabeza de ajo difuminada tras el plato, como se veía en las revistas modernas. Doña Petrona y una de las primeras ediciones del libroTambién los prólogos son uno y muchos. Breve el primero, contenía una dedicatoria a la dueña de casa amante del arte culinario y una serie de consejos de cocina. Más didáctica, algunos años después sumó la sección Temas de interés para el hogar, que incluye el capítulo "El comedor y la mesa puesta para diversas situaciones", un verdadero compendio de conductas de la vida cotidiana en los 40, de arquitectura de la época, de análisis de mercado y mucho más. Explica a las jóvenes cómo organizarse para cumplir con sus tareas sin resignar el cuidado de su cabello y las uñas, por qué adelantar el horario de las comidas de los niños en aras del placer de comer a solas con su marido, la importancia de escuchar la radio para informarse mientras tiende la cama… Tiempos de guerra, claro. Hay nostalgia por los comedores perdidos en los nuevos y estrechos departamentos que sintetizaron los espacios en un living-comedor. Circulan por allí texturas, colores y olores de época: damasco blanco para los manteles, celofán azul para guardarlos, el "azul" para el lavado, almidón para el planchado, individuales de espejo y cristalería tallada de color para la mesa formal, humo de habano emanado por los caballeros y de cigarrillo por las mujeres, flores en el centro de mesa, bahiuts con cajones forrados de felpa verde para el guardado. Pero también hule y floreados para la mesa diaria, color pastel para cortinas y manteles, y, en lo posible, el delantal de la mucama haciendo juego. Escenografía que hoy parece de película.El prólogo de los años 40 auspicia una lectura social y política en su lamento por la reducción del servicio doméstico, que ha sido catalogado como trabajo y la ley ahora impone una remuneración difícil de solventar para la clase media. Hoy, jovencitas, hay que apechugar, arremangarse y lavar los platos. Pero a no quejarse, que la modernidad nos ayuda a encender la luz con sólo apretar un botón, girar una perilla para encender una hornalla, abrir una canilla para tener agua caliente, escuchar la radio… mientras nuestras madres transpiraban para encender la leña del fogón y lavaban las ollas en fuentones con agua fría. Años después el tema del servicio doméstico, ya asumido, fue reemplazado por temas gourmets (el servicio del vino), prácticos (cómo reciclar sobrantes de comida), saludables (control de calorías y grasas) o relacionados con la belleza (alimentos que mejoran la piel, el cabello, las uñas). Para esta edición elegimos el prólogo de 1949, rica expresión de esos tiempos.La industria editorial argentina venía creciendo de la mano de españoles llegados después de la Guerra Civil. Pero Petrona seguía siendo su propio sello editor. En 1982 se crea la Cámara Argentina del Libro y con ella el registro ISBN, algo así como el documento de identidad de todo título publicado. Ese año El libro de Doña Petrona se inscribe a cargo de la señora de Gandulfo, era la Edición de Platino, N°75. Lo mismo sucedió en 1986 y 87. Pero 1989 arroja un dato frío en los registros pero dramático para la autora: Petrona cede los derechos por primera vez a una editorial, era Sainte Claire Editora. Hubo lágrimas. Ninguna receta se volvió a tocar. En 2014 lo registra Distal.Doña PetronaEste libro, con ese peso, es el que Planeta decidió editar, prestándole a Doña Petrona un servicio que nunca tuvo y seguramente hubiera deseado tener, el de un editor profesional que lea atentamente, detecte errores, pula, ordene. Eso hicimos.El trabajo partió de una lectura minuciosa y continua, de principio a fin, cual si fuera Moby Dick, que nos permitió conocer sus entrañas y registrar diferentes voces narrativas. Recetas con alto grado de oralidad porque seguramente fueron desgrabadas de sus programas de TV, dato que nos permite además ubicarlas en el tiempo. La secretaria que tipeaba en la Remington usando la segunda persona (ponga, saque, pele); otra con manifiesta adicción a los adverbios terminados en "mente" y otra con cierta preferencia por la voz pasiva. Algunas voces apelaban al más elegante infinitivo. Una autora, muchas narradoras (todas sus secretarias fueron mujeres). Parte del trabajo fue devolverle su espíritu de recetario práctico para quien quiera cocinar: ordenar las recetas y eliminar marcas que había dejado su derrotero en el tiempo, como las referencias a páginas con ilustraciones que ya no existían. También reconstruir en palabras aquello que quedaba sin explicar porque se suponía que una imagen completaba la comprensión. Cosas que habían ido pasando con los años terminaron despeinando el valioso espíritu inicial. Restaurar, poner en valor ese espíritu, fue el gran desafío de esta edición 103, la definitiva._______SEGUÍ LEYENDOUn "museo" para Doña Petrona, la reina de las cocinas argentinasEl abrazo más grande del mundo en la cocina de una escuela

Leer más »

Trump, un elefante en un bazar

Lo acontecido en estos días alrededor del hombre más poderoso del mundo, Donald Trump, parece regido por la Ley de Murphy: todo lo malo que pueda suceder, sucederá. Desde luego, no me refiero a la revelación de que el Presidente preferido de los puritanos mantuviera un picante affaire con una modelito de Play-Boy y le pagara —o al menos, discutió cómo pagarle con su abogado— para que el hecho no fuera divulgado, ni a que exigiera a la Liga Profesional de Fútbol Americano que expulsara a los jugadores que se arrodillen durante el himno nacional como protesta contra los actos de violencia policial racial, sino a eventos de magnitud internacional. No, tampoco hablo de que el inefable Donald siga insistiendo en el famoso muro anti-inmigrantes con México mientras la tasa de desempleo cae por debajo del 4% y la falta de mano de obra se transforma en el principal límite al crecimiento económico estadounidense; ni a los miles de niños separados de sus padres gracias a la vergonzosa aplicación de métodos contrarios a toda humanidad; ni a que siga promoviendo una guerra comercial contra el mundo que solo puede tener consecuencias económicas negativas para todos.Hablo de la semana pasada en la que, en pocas horas, Trump puso en duda el deber de mutua defensa de los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y dejó temblando a media Europa, descartó cualquier acuerdo comercial entre Estados Unidos y el Reino Unido y humilló a la premier Theresa May diciendo que él habría negociado el Brexit de una manera diferente ("De hecho, le dije a May cómo tenía que hacerlo pero no me escuchó", afirmó), le sugirió luego que abandonara las negociaciones y demandara a la Unión Europea, y terminó su semanita mágica desmintiendo públicamente a los principales servicios de inteligencia americanos al afirmar, delante del mismísimo Vladimir Putin, que no creía en los informes de la CIA y el FBI acerca de la influencia decisiva de la injerencia rusa en el proceso eleccionario que lo llevó a la Presidencia. "Me dijeron que fue Rusia pero el presidente Putin me acaba de decir que no fue Rusia. Diré esto: no veo ninguna razón por la que debería serlo", declaró en la conferencia de prensa después de cuatro horas de reunión con el nuevo zar imperial.Míster Trump es un elefante en un bazar y, como todo elefante en un bazar, destruye todo lo que tiene alrededor. Internamente, atacando lo que ha hecho prósperos y poderosos a los Estados Unidos con el habitual método populista de erosionar a las instituciones gracias al aprovechamiento de un festival de economía recalentada, con efectos finales previsibles y que los argentinos conocemos perfectamente. Externamente, acometiendo contra la arquitectura que ha hecho estable el mundo de posguerra mediante los acuerdos internacionales, el multilateralismo y la construcción de instituciones internacionales como las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Organización Mundial del Comercio. Pero la importancia y el significado de las acciones de Trump exceden inmensamente la figura de ese pequeño hombre que es Trump y adquieren un significado universal y global, ya que individuos excepcionales como él —en el peor sentido del término— solo logran acceder al poder en tiempos excepcionales. En el peor sentido del término, también.Y bien, ¿qué significa la nueva era que se está abriendo después de la promesa incumplida de que la globalización tecno-económica sin globalización de la democracia nos llevaría al paraíso terrenal? ¿Qué nos dice sobre el presente y el futuro del mundo este resurgir del viejo y querido nacionalismo populista que posee entusiastas adeptos en todo el planeta, a Derecha e Izquierda, desde Nicolás Maduro y Podemos hasta Vladimir Putin y el nuevo gobierno italiano de la Lega y el Movimento Cinque-Stelle? Yo creo que nos dice tres cosas: que el nacionalismo está dejando definitivamente atrás todo contenido progresista, que el escenario internacional vuelve a reconfigurarse siguiendo el patrón que en el pasado anticipó devastadores conflictos y que, a inicios de este siglo, la humanidad comienza a afrontar el mismo dilema que enfrentó Europa a inicios del siglo pasado: el de optar entre alguna forma de unidad política supranacional o resignarse a alguna forma de autodestrucción. Vamos de a uno.Por siglos, desde la aparición de las primeras manufacturas hasta el desarrollo de la segunda revolución industrial, la organización en Estados nacionales y el nacionalismo, su ideología intrínseca, constituyeron el paradigma ineludible bajo el cual organizar una sociedad. Las democracias nacionales basadas en la unidad del poder político y la igualdad de derechos por encima de las diferencias religiosas, étnicas y culturales, fueron las organizadoras del progreso material, intelectual y moral de la humanidad. Es cierto que las más grandes atrocidades de la Historia fueron llevadas a cabo, también, por Estados nacionales. Pero en el balance final, los Estados nacionales y el nacionalismo, y su producto superior: las democracias nacionales, constituyeron un paradigma insuperable. Las guerras mundiales anticiparon el inicio de su crisis, y los recientes sucesos anuncian el comienzo de su final.No estoy diciendo, claro, que los Estados nacionales desaparecerán, ni que los países deban dejar de defender sus intereses , ni que las personas deban abandonar toda relación afectiva preferencial con la tierra en la que nacieron o en la que viven, ni con sus conciudadanos. Digo que las ideas de poner por encima de todo los intereses nacionales y de perseguirlos mediante métodos nacionalistas que ayer ejemplificaba el "Deutschland über alles" alemán y hoy encarna el "Make America great again" trumpiano se han hecho ideas zombies que provocan resultados contrarios a los buscados. En una era crecientemente global, el nacionalismo es incapaz, siquiera, de ser exitoso en su propio terreno: el de la autonomía y el poderío nacionales. Y si no lo creen, miren los resultados del Brexit y del trumpismo. El Reino Unido, que abandonó la Unión Europea en supuesta defensa de su autonomía y su poder, debió recurrir a la única vía para no quedar aislado e impotente: una alianza con los Estados Unidos. ¿Resultado? Acaba de ser humillado por su propio aliado, rechazado como posible partner comercial, se enfrenta a la alternativa entre un Brexit que ha perdido apoyo popular y tener que volver humillado a solicitar refugio en la Unión Europea frente a la perspectiva —bien concreta— de dejar por el camino a millones de jóvenes y hasta el de perder alguno de sus miembros, como Escocia, más interesados en el intercambio con Europa que en los delirios autonomistas de los ingleses de mediana edad.A Estados Unidos no le va mejor, tampoco. Ni siquiera en términos de independencia y poderío nacional. Los agentes más dinámicos y poderosos de la economía estadounidense no son ya estadounidenses, sino globales. Todos ellos están en contra de las políticas de Trump y tienen poderosas razones para estarlo, ya que una guerra comercial cuyo único objetivo es recuperar las componentes industriales y atrasadas de la economía solo puede traerles inconvenientes. Y todos ellos podrían, también, mudarse de California a cualquier otro punto favorable del mundo con costos bajos, dejando a la economía estadounidense reducida a una colección de dinosaurios industriales.De "Make America great again" y reconstrucción del rol internacional que supieron tener los Estados Unidos, ni hablar. Gracias al trumpismo, Estados Unidos está perdiendo sus aliados occidentales y empieza a enfrentarse al segundo país más poderoso del planeta, China. Y lo hace en beneficio de una alianza con Rusia que es inexplicable en términos económicos y políticos, y que solo se hace comprensible apelando a teorías conspirativas: Trump fue puesto en el cargo por Putin a través de la escandalosa intervención en las elecciones que la CIA y el FBI denuncian y Trump y Putin niegan; Putin tiene su puño a Trump no solo por el simple conocimiento de este hecho sino por otros varios secretos, y el poderoso Donald que iba a reconstruir la hegemonía estadounidense se parece más bien al Pato Donald; un pobre títere obligado a humillarse públicamente ante el dueño del circo. Cierta o no, esta interpretación es perfectamente verosímil. He allí el brillante resultado del nacionalismo y del "America first".Segundo efecto demostrativo de la semanita de Trump: el escenario internacional vuelve a reconfigurarse siguiendo el patrón que en el pasado anticipó conflictos devastadores. No ya la división entre Derecha e Izquierda que caracterizó a las democracias nacionales de posguerra ni, siquiera, la distinción entre democracias liberales y regímenes comunistas que diseñó el escenario internacional durante la Guerra Fría. Empieza a dibujarse nuevamente hoy el esquema al que llevó a la primera y la segunda guerras mundiales. La potencia hegemónica del siglo anterior (Inglaterra, entonces, Estados Unidos, ahora) declina, y los oponentes que aparecen (Alemania y Japón, entonces; Rusia y China, hoy) no son exactamente un modelo de democracia interna y entendimiento internacional. El sistema no lleva al esperado multilateralismo cooperativo sino a un multipolarismo competitivo en el que varios actores se juegan la hegemonía. El resultado: baja del comercio internacional, auge de las guerras comerciales, conflictos localizados, aumento de los refugiados y los migrantes, alza del racismo y la xenofobia, terrorismo internacional (anarquista entonces, religioso, hoy), desocupación creciente y aparición de partidos nacionalistas autoritarios. La mesa está servida. No parece 1939, pero 1914, sí.Y la polaridad que organiza el tablero de juego mundial es, precisamente, la división entre quienes quieren responder a los desafíos de la globalización con más globalización —el partido de los globalizantes y los cosmopolitas— y quienes creen que los desequilibrios provocados por la globalización tecno-económica sin globalización política se resuelven renacionalizando las economías y compitiendo por el predominio internacional al grito de "Deutschland über alles" o de "Make America great again". Es esta la línea divisoria anunciada por Altiero Spinelli en 1941, que deja en todos los países atrás la antinomia Derecha-Izquierda y separa a las fuerzas políticas entre republicanos cosmopolitas y nacionalistas populistas; y es esta también la divisoria de aguas entre los dos bloques mundiales que parecen asomar: por un lado, Estados Unidos y Rusia (con aliados menores como Irán) y, por el otro, China y la Unión Europea (con Canadá y Japón como aliados).Finalmente, el mundo se enfrenta a la alternativa entre alcanzar alguna forma de unidad política supranacional o caer en alguna forma de la autodestrucción. Como Europa hace un siglo, o peor. Ninguno de los grandes temas sobre los que se juega el futuro de la humanidad puede resolverse a nivel nacional ni mediante meros acuerdos internacionales. Ni el recalentamiento global, ni el cambio climático, ni el crecimiento exponencial de los flujos financieros y sus correspondientes crisis cíclicas, ni las grandes migraciones, ni la proliferación de armas de destrucción masiva, ni el terrorismo fundamentalista, ni la aparición de tecnologías de consecuencias disruptivas como la automatización y la ingeniería genética, tienen solución a escala nacional. Aumentar el nivel de conflicto y pasar un escenario de disputas internacionales en el que hasta los modestos resultados de la cooperación internacional y el multilateralismo se hagan imposibles solo puede empeorar las cosas.Que las instituciones internacionales surgidas desde la posguerra (la ONU y sus agencias, la Unión Europea, la OMC, el FMI y el Banco Mundial, el G7 y el G20, etcétera) hayan fracasado en resolver las crisis globales era previsible. Las crisis globales necesitan soluciones globales y no internacionales. Pero esa no es una buena razón para destruir las instituciones internacionales que, aún en su impotencia, son vitales para impedir lo peor. Por el contrario, se hace necesario reformarlas y hacerlas más activas e influyentes. Por el contrario, se hace cada vez más necesario elevar los dos principios sobre los que se basa la mejor tradición política de los Estados Unidos, la democracia y el federalismo, a la cada vez más decisiva escala mundial.Pero eso no es algo que pueda comprender un elefante en un bazar.

Leer más »

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de los Estados Unidos, arremetió contra el régimen de Maduro: “No hay razón para que el pueblo venezolano viva así”

Steven Mnuchin (Gustavo Gavotti)El secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, está en Buenos Aires para asistir a la tercera reunión de ministros del G20 que se desarrolla este 21 y 22 de julio. En un encuentro cerrado con algunos periodistas entre los que se encontraba Infobae, confirmó que su Gobierno "monitorea muy de cerca la crisis venezolana y está en constante diálogo con sus aliados"."La de Venezuela es una situación muy difícil. La pobreza es completamente inaceptable. Este país tenía una economía muy sana, con recursos naturales y no hay razón para que el pueblo sufra y viva así", disparó.La de Venezuela es una situación muy difícil. La pobreza es completamente inaceptableEl funcionario norteamericano, además, respaldó las medidas de su gobierno contra Nicolás Maduro: "Tenemos sanciones selectivas para alentar el buen comportamiento, son directas a los políticos y no al pueblo. Otro tema es la inmigración para la región, que también hay que tener en cuenta".(Gustavo Gavotti)Desde el año pasado, Washington viene dictando una serie de sanciones contra altos funcionarios del régimen venezolano que preside Nicolás Maduro. Entre los penalizados está toda la cúpula chavista: el propio Nicolás Maduro; el número dos del PSUV, Diosdado Cabello y los vicepresidentes Delcy Rodríguez y Tareck El Aissami. A todos se los investiga por nexos con el narcotráfico, el terrorismo y hechos de corrupción.Sobre la brutal represión en Nicaragua, Mnuchin no descartó nuevas sanciones: "Como política, no hablamos de futuras sanciones, pero obviamente seguimos el tema".A principios de julio, el Tesoro de los EEUU también anunció sanciones individualizadas para tres funcionarios nicaragüenses, del círculo íntimo del presidente Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo: Francisco Díaz, el director de la Policía y consuegro de Ortega; principal ejecutor de la brutal represión que ya cumplió tres meses y asesinó a más de 300 personas. A Fidel Moreno, un funcionario municipal señalado como principal nexo con las turbas, las fuerzas de choque del régimen. Y Francisco López Centeno, principal operador financiero de los Ortega y Tesorero del Partido Sandinista.Mnuchin respondió preguntas de los periodistas (Gustavo Gavotti)Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos confirmó que en estos tres meses, fueron asesinadas 277 personas.Las sanciones individualizadas son uno de los principales reclamos de los opositores tanto en Venezuela como en Nicaragua. Penalizar con nombre y apellido permite congelar activos en el exterior, golpear financieramente a los funcionarios y prohibirles la entrada en el territorio del país que sancione. Cuantos más países se sumen, más aislados quedaría y, además, los pueblos no sufren consecuencias como sí sucede, por ejemplo, con los embargos.Además de EEUU, la Unión Europea y Canadá ya impusieron sanciones a funcionarios chavistas. En cambio los jefes sandinistas, por ahora, sólo están en la mira norteamericana.MÁS SOBRE ESTE TEMA:La dictadura de Maduro se ofreció para "defender la soberanía" del régimen de Daniel OrtegaComicios municipales: referentes de la oposición se reunieron para evaluar los pasos a seguir

Leer más »

El G20 de empresario busca medidas contra la corrupción público-privada

El Task Force de Integridad y Cumplimiento de Normas del Business 20 se reunió en Buenos Aires este viernes 20 de julio"La corrupción es una de las mayores barreras para la prosperidad e igualdad", según el presidente del B20, el argentino Daniel Funes De Rioja.Cerca de 150 empresarios y contables acudieron al encuentro, la segunda toma de contacto antes de la cumbre del B20, que tendrá lugar en Argentina, que preside del G20 en 2018. "Estamos en una región que ha adquirido relevancia por litigios sobre corrupción gubernamental y muy importantes sobre corrupción gubernamental con empresas privadas que pueden afectar al país", recalcó Funes De Rioja a EFE después de participar en uno de los paneles del evento anticorrupción del B20.Junto a él hablaron la presidenta de la Federación Internacional de Contables (IFAC, por su sigla en inglés), la australiana Rachel Grimes, y la jefa de la Oficina Anticorrupción argentina, Laura Alonso.En sus intervenciones, ambas apuntaron hacia la "digitalización" de las empresas para ayudar a mejorar la transparencia y a "saber dónde va el dinero y cómo rastrearlo", apuntó Grimes. La dirigente de IFAC argumentó que la conformación de una "ética global" ayudará a "invertir en otro lado" muchos millones de dólares.Por su parte, Alonso recordó que las empresas "pierden credibilidad" cuando son corruptas,por lo que una de las claves es enseñarles que la transparencia profesional les otorga unos "beneficios" a los que no podrían llegar con las malas prácticas.Junto a la transparencia en la contabilidad y las buenas prácticas público-privadas, el otro objetivo prioritario de los responsables del B20 en Argentina, con Funes De Rioja a la cabeza, es la integración de las pequeñas empresas en el entorno del B20.Respecto a los pequeños negocios, Funes destacó que deben ser "parte de las grandes cadenas de producción" y sacó pecho de que esta edición del B20, que comenzó en 2010, tiene "números récord" en participación con el 34 % de pymes entre los "1.200 miembros titulares y 1.000 empresas" que forman el foro.El B20 argentino, al cual le quedan tres meses para alcanzar conclusiones hasta su reunión definitiva, pretende emular a algunos de sus predecesores en la presidencia de turno para conseguir una agenda "tangible y concreta" con recomendaciones "implementables" que puedan convertirse en realidad."La acción conjunta de gobiernos, empresas y la sociedad civil es y será fundamental para fortalecer la cultura de integridad", aseguró por su parte Jorge Mandelbaum,presidente del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC).Estas reuniones y conferencias del B20 se celebraron de manera paralela a la celebración en la capital argentina este fin de semana de la tercera reunión del año de los ministros de finanzas de los países del G20, uno de los múltiples encuentros que preparan el terreno para la cumbre de líderes mundiales de dicho organismo, que se celebrará el 30 de noviembre y el 1 de diciembre.Seguí leyendo:En medio de la tensión comercial global y con presencia de Lagarde, comienza la reunión de Ministros de Finanzas del G20

Leer más »

El secretario del Tesoro de EEUU: “Las criptomonedas necesitan reglas similares a los bancos”

Steven Mnuchin en el Hotel Alvear de Buenos Aires durante la tercera reunión de ministros del G20 el sábado 21 de julio de 2018. (Gustavo Gavotti)El secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, está en Buenos Aires para asistir a la tercera reunión de ministros del G20 que se desarrolla este 21 y 22 de julio. En un encuentro cerrado en el Hotel Alvear con algunos periodistas entre los que se encontraba Cripto247, se refirió a la regulación del naciente mercado de criptoactivos, que hoy acumula una capitalización de mercado de USD 280 mil millones."Hay que asegurar que el G20 tenga reglas y regulaciones para que no sean una fuente de negocios ilegales", lanzó el funcionario estadounidense."Necesita reglas similares a los bancos y debemos continuar en ese sentido".En consonancia con declaraciones emitidas recientemente por el nuevo presidente de la Fed, Jerome Powell, y el Consejo de Estabilidad Financiera, Mnuchin dijo en febrero que las criptomonedas actualmente no presentan una amenaza a la estabilidad financiera global, aunque le preocupa el uso de dichos activos para el lavado de dinero, la evasión impositiva y otras actividades ilīcitas. "Hay que asegurarse que no sea una fuente de negocios ilegales", reiteró.Pese a la insistencia a favor de regular las criptomonedas como a los bancos, resta saber cómo las autoridades pretenden controlar un activo que no es emitido por una autoridad central y que nadie controla. En la última ruenión de ex ministros de finanzas del G20 en marzo, el entonces presidente del Banco Central de la República Argentina, Federico Sturzenegger, dijo que la cumbre del G20 este fin de semana debía servir como fecha límite para presentar datos confiables que midan el impacto del sector en el sistema financiero global."En julio tenemos que ofrecer recomendaciones muy concretas, muy específicas, no sobre 'qué regulamos', sino sobre 'qué datos necesitamos'", dijo Sturzenegger.Con este propósito, el Consejo de Estabilidad Financiera anticipó el miércoles que presentará formalmente una propuesta para regular los criptoactivos ante los ministros de finanzas del G20 durante la cumbre en Buenos Aires.LEA MÁS:5 frases clave del nuevo presidente de la Fed sobre las criptomonedasEl Consejo de Estabilidad Financiera presentará nuevas regulaciones de criptoactivos ante el G20

Leer más »

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de los Estados Unidos: “El préstamo del FMI es más que suficiente para la Argentina”

El funcionario de la administración Trump contestó preguntas de los periodistas"Hay oportunidades tremendas aquí. La reformas del gobierno, y la combinación de cómo se manejan esas reformas y el programa del FMI es alentador", aseguró Mnuchin.El secretario del Tesoro de los Estados Unidos está en Buenos Aires para asistir a la tercera reunión de ministros del G20 que se desarrolla este 21 y 22 de julio. En un encuentro cerrado con algunos periodistas entre los que se encontraba Infobae, confirmó que no ve "razón" para que Argentina reciba ayuda del Tesoro de los los EEUU: "El prestamos FMI es más que suficiente".Locuaz y de buen humor, Mnuchin contestó todas las preguntas de un grupo exclusivo de periodistas que llegaron temprano al hotel Alvear. El secretario del Tesoro, habló sobre la actual tensión entre la Reserva Federal y Trump, la guerra comercial entre China, Europa y EEUU, y las actuales relaciones diplomáticas entre Corea del Norte y La Casa Blanca."Si la UE está dispuesta a un tratado libre comercio nosotros también. Una tratado libre, sin aranceles. Nuestro mensaje es claro: comercio libre, justo y recíproco comercio"."Desde mi primer G20, el comercio está en mi agenda. No soy nuevo en estos temas economicos, trabajo con el presidente sobre este tema desde la campaña. Nuestro objetivo es asegurar que tengamos comercio libre, justo y recíproco", insistió varias veces durante la conversación.Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de los Estados UnidosSobre China, aseguró que la Administración Trump tiene objetivos claros: "Tuvimos muchas reuniones privadas y ambos países necesitan una relación comercial más balanceada. Compartimos el deseos y para nosotros el objetivo es vender más bienes. Seguiremos negociando. La única restricción es por temas de seguridad pero tenemos un mercado muy, muy abierto. Esperemos que China avance a un comercio más balanceado".Además, el secretario del Tesoro explicitó la decisión de EEUU de debatir el riesgo de las criptomonedas para evitar que se transformen en una fuente de lavado de dinero y financiación del terrorismo.Por otra parte, se mostró preocupado por la situación institucional y humanitaria en Venezuela, y no descartó nuevas sanciones contra funcionarios de Nicaragua por la brutal represión del régimen de Daniel Ortega.Mnuchin descartó que sea necesaria una ayuda extra de La Casa Blanca para superar la actual crisis de la Economía nacional (fotos: Gustavo Gavotti)También, remarcó que aún cuando el diálogo con Corea del Norte "es muy positivo", aprovechará la reunión para conversar con los aliados sobre las sanciones a Kim Jong-un: "No se quitarán las sanciones hasta que haya progresos".Además de participar en la reunión del G20, el secretario del Tesoro estadounidense culminará su agenda en BuenosAires con una reunión bilateral con el presidente Mauricio Macri, el domingo a las 15:30.Segui leyendo:Lagarde elogió al Gobierno por los resultados fiscales y cenó con Macri y AwadaCumbre de ministros del G20: el mapa de cortes de calle y cambios en el transporte públicoSherpas, Troika y Canales: el glosario ilustrado para entender qué es y cómo funciona el G20Reunión de ministros de Finanzas del G20: para el Gobierno, el "contexto global complejo hace que este encuentro sea más relevante"

Leer más »