admin

Ariel Coremberg: “Hay que derogar la reelección para solucionar la macroeconomía”

“Lo académico está muy lejos de las políticas públicas”La Argentina experimenta salidas y atajos para quebrar con una inercia de ciclos cortos de reactivación, crecimiento, recesión y depresión por múltiples causas, pero una parece dominar la escena: el déficit fiscal y sus derivados: inflación, endeudamiento del Estado; atraso cambiario.Y visto a la distancia, el factor también predominante es del debilitamiento de las instituciones, fenómeno que se manifiesta en el dominio de la política sobre la economía, cuando debieran complementarse en busca de un objetivo siempre declarado pero rara vez cumplido de mejorar la calidad de vida del conjunto de la sociedad.Pareciera que siempre falta algo o aparecen fenómenos imprevistos, como ocurre actualmente en la Argentina, con las inundaciones que limitaron las cosechas del 2016 y 2017; luego vino la sequía; y en simultáneo cambió la política monetaria en los EEUU; y el presidente Donald Trump inicia una guerra comercial con China; y además Brasil atraviesa un escenario político incierto. Y como si eso no fuera suficiente, aparecen "los cuadernos" de la corrupción, y se desmorona lo que el Gobierno creía que era "el inicio de un ciclo largo de crecimiento sostenido, con siete trimestres ininterrumpidos de aumento del PBI".Ariel Coremberg, economista investigador del Conicet, director del Centro de Estudios de la Productividad de la Universidad de Buenos Aires, donde junto con otros investigadores argentinos participa del proyecto Arklems+Land, que analiza y compara internacionalmente la inversión, capitalización, capital humano, el efecto de los términos del intercambio internacional, el progreso tecnológico, la productividad por sector y otras fuentes de crecimiento, dio su visión de por qué la Argentina parece tropezar siempre con la misma piedra."La fragilidad de la economía argentina llegó en el presente ciclo a un punto máximo: la necesidad de divisas es cubierta exclusivamente por el sector agropecuario, dependiente del clima y sujeto al fin del superciclo de los precios de las materias primas. El fin de los vientos de cola: caída de la cotización de la soja en Chicago; suba de tasa de interés de la Reserva Federal de los EEUU; y consecuente apreciación del dólar, se sienten por lo menos desde el 2012, por lo cual si a este diagnóstico se le suma la situación de reservas netas de divisas casi nulas de comienzo de gestión, el gradualismo financiado con deuda pública externa resultó completamente errado", destaca a modo de introducción de la entrevista.– ¿Cómo ve la realidad económica de la Argentina?– Lo primero que observo es que lo académico está muy lejos de las políticas públicas. Nos pasamos haciendo documentos y trabajos de investigación (papers), discutimos entre los investigadores, pero a las políticas públicas no le llega todo eso. Incluso, mucho viene por iniciativa de los propios Ministerios, Organismos Internacionales, Institutos de Investigación, sobre cómo debería ser una política de vivienda; cómo aumentar la competitividad de la Argentina; o estudios más específicos; pero a la hora de tomar decisiones, por lo menos en la Argentina, siento que esos trabajos no se toman en consideración.– ¿A qué atribuye ese rechazo, cree que se ve demasiado lejos el largo plazo?– No lo vemos directamente…– ¿Por eso los máximos dirigentes y gestores se concentran en el corto plazo, porque creen que al final del día el largo plazo es la suma de los cortos?– Sin duda, en la Argentina el largo plazo se entiende como la sumatoria del corto plazo.En la Argentina el largo plazo se entiende como la sumatoria del corto plazo– Ese es un concepto antiguo…– Pero sigue persistiendo. En la Argentina, en los últimos 100 años nunca creció más de 7 años seguidos. Si mira una serie larga, ¿usted sabe cuántos ministros de Economía tuvimos en un siglo?– Diría más de 70…– En los últimos 100 años tuvimos 100 ministros de Economía, Alfonso Prat-Gay confirmó el número 100, con el inicio del actual Gobierno.– ¿Eso cómo lo explica, responde a defectos de la política, o defectos del ministro de Economía que cuando asume no tiene el carácter para decirle al presidente que lo convoca que el técnico es él y que la política debe acompañar su plan para alcanzar el objetivo de quebrar los ciclos de crisis que se repiten cada vez más rápido?– Creo que incluso hasta en épocas donde primó la "tecnocracia", como en la década del 90, el ministro de Economía estaba sujeto a las decisiones políticas. La experiencia de las gestiones desde el comienzo de la actual etapa democrática hasta el presente, es que los ministros de Economía se subordinan al enfoque político del Presidente que, al igual que el resto de la sociedad, y sin instituciones de chequeo y control, privilegia el presente y la reelección por sobre el futuro conspirando con la mejora sostenible del bienestar de los argentinos.Eso lo quiero llevar fuera de la economía, para dar otros ejemplos. Me parece que las decisiones políticas, buenas y malas, generalmente malas, se toman en el ámbito de la "gran política". Mientras que en una sociedad normal de un país desarrollado, e incluso serio en vías de desarrollo, como hay varios casos en el vecindario; las políticas de Estado no se tocan en términos de implementación. Es decir, hay decisiones en la microeconomía, e incluso en los canales intermedios, que son implementadas, no en la gran política, sino a nivel técnico-burocrático.– ¿Me puede precisar un ejemplo?– Diversos municipios en España, por ejemplo, donde la ejecución de la obra pública, desde la elección de qué proyecto hasta su terminación, la decisión la toma el presidente e integrantes de la comisión de obras públicas de la comuna, ninguno es político; son todos cargos por concurso; con jurados donde no hay ninguna intervención política, y el intendente ni siquiera puede intervenir. El resultado es un nivel de corrupción bajísimo. Eso es lo que no veo en la Argentina.Resulta necesario que los integrantes del Consejo de la Magistratura, SIGEN, AGN sean nombrados por criterios exclusivamente técnicos y no como parte de una negociación de cargos entre partidos políticos. Las decisiones incluso de financiamiento y gasto deberían estar sujetas a un eforcement mucho más fuerte sujeto a decisiones profesionales independientes de los partidos políticos, como ser el caso de la administración del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, que resulta una tesorería paralela similar al Banco Central, sin criterios profesionales de inversión con una cartera totalmente volcada a títulos públicos, y al borde la quiebra. Cualquier fondo privado de inversión hubiera despedido al gerente después de semejante pérdida de valor del FGS.“Se pasó de un ritmo de 25% de inflación, hasta abril, y mi temor es que pasemos a un rango de 40 por ciento”– ¿Por qué, no estamos preparados para eso?– Primero porque no solucionamos temas básicos de la macroeconomía, como la inflación y el desempleo, que son temas recurrentes que vuelven a aparecer cada tanto. Los aspirantes a la presidencia deben disponer de un gabinete en las sombras, donde la consistencia macroeconómica sea la prioridad número uno de cualquier gestión, dada la característica del atraso y fragilidad de nuestra economía. Las buenas intenciones de Políticas de Desarrollo Productivo resultan dinero perdido si se subestiman los problemas macroeconómicos argentinos. Y esto sucede desde la gestión de Raú Alfonsín hasta el presente.– Qué tiene su origen en el déficit fiscal. ¿Cuál es su lectura?– ¿De la inflación? Es fiscal y cómo se financia. También hay que tomar en cuenta en la Argentina el proceso de la inflación, del que por ahora casi nadie lo plantea, que es la aceleración de la suba de los precios al consumidor. Se pasó de un ritmo de 25% anual y mi temor es que pasemos a un rango de más de 40%; que puede desembocar en una dinámica inestable: o se profundiza la recesión, o se atrasa el dólar o se acelera aún más la dolarización de los ahorros.En una economía donde se está generalizando la inercia inflacionaria y la indexación, estabilizar va a significar readecuar contratos y eso generará aún más tensiones sociales. Resulta necesario ya una política de estabilización y crecimiento global y creíble.Hay que tomar en cuenta en la Argentina el proceso de la inflación, del que por ahora casi nadie lo plantea, que es la aceleración de la suba de los precios al consumidor– Ya se está en esa dinámica, según el consenso del mercado que informa sus pronósticos al Banco Central…– Y en algún momento eso se puede transformar en una espiral ascendente. ¿Por qué? porque hay mecanismos "heterodoxos" sobre cómo se transmite esa inflación. Hoy los contratos, los convenios colectivos, están sujetos a las tensiones de una aceleración del conflicto distributivo para evitar mayor pérdida de poder adquisitivo. Es decir no se respetan las proyecciones de inflación, sencillamente porque no se cumplieron. Y a su vez, ítems enteros del gasto público están con indexación respecto de la inflación pasada; cuestión que va a dificultar estabilizar la economía en algún momento, porque no hay plan de estabilización. Eso va más allá, incluso, del nivel del déficit fiscal.– Sin embargo, algunos economistas dicen que "como no hay antecedentes de estabilizar los precios en un contexto de tipo cambio flexible, el ajuste se origina en las cantidades: cae el salario real, en pesos y en dólares, pero la tasa de desempleo no disminuye tanto como se tenía tipo de cambio fijo y aparecía una crisis externa, como la del Tequila en 1994…– En teoría el tipo de cambio flotante amortigua el efecto de la crisis en las cantidades de actividad y empleo, pero no en nuestro país. Igual creo que vamos a ver un ajuste tanto en precios como en cantidades, porque la recesión va a ser más profunda, y la suba de los precios también. Además, la duración es clave, ya van varios meses en recesión. Y cuánto más se extienda peor va ser el efecto social.De todas maneras, el esquema de tipo de cambio flotante nunca funcionó en la Argentina. Más aún, en los momentos en que se aplicó fueron precedente de momentos de alta inflación, no como la actual, sino de dos dígitos mensuales, como el proceso inflacionario de la década de 1980. Por eso advierto ¡cuidado! con esto. Se necesita generar un ancla nominal de la economía más allá de los salarios, dentro de un programa de estabilización y crecimiento con un ministro de economía fuerte que tenga en sus manos las decisiones de gasto y financiamiento, evitando que los costos políticos recaigan en el Presidente.Se necesita generar un ancla nominal de la economía más allá de los salarios, dentro de un programa de estabilización y crecimiento con un ministro de economía fuerte que tenga en sus manos las decisiones de gasto y financiamiento, evitando que los costos políticos recaigan en el Presidente– En su análisis, que le permitió detectar que en 100 años hubieron 100 ministros de Economía, advirtió también un predominio de los sistemas de tipo de cambio fijo. Entonces, ¿el régimen de tipo de cambio flotante que puede prenunciar un problema disruptivo posterior, es producto de que nunca se lo dejó madurar?– No, creo que es producto del desequilibrio fundamental de la Argentina que es la macroeconomía inconsistente, sostenibilidad fiscal y externa: nivel de gasto público adecuado a nuestros recursos como nación, oferta exportable para resolver los cuellos de botella del crecimiento e inversión y ganancias de productividad que potencien nuestras ventajas competitivas.– Es decir, es urgente equilibrar las finanzas públicas…– Sí, lamentablemente no hay más remedio.“El desequilibrio fundamental de la Argentina que es la macroeconomía inconsistente, empezando por el déficit fiscal”– Y también trabajar en la mejora de la productividad del sector pública. ¿Usted que es un estudioso de las productividades comparadas en el mundo, cómo cree que debiera ser esa secuencia: que el sector público mejore su rendimiento, y le exija lo propio al sector privado, o viceversa, en que la sociedad, sin caer en situación de rebelión fiscal, le diga al gobierno y a los legisladores que llegó a un punto límite, y que no puede crecer con la carga tributaria actual en los tres niveles de gobierno?– Se trata de una pregunta que exige una respuesta sobre lo que se viene, si se estabiliza la economía. La clave de por la cual no somos como Australia, que en los últimos 100 años creció a una tasa del doble de la de Argentina, es porque no generó ganancia de productividad en el largo plazo; se tuvo al mismo tiempo una volatilidad de precios y actividad impresionantes. Por lo cual nunca se logró crecer más de 7 años seguidos.Lo que quiero mencionarle, luego de hacer los números, es que si salimos de una tasa de inflación del 25% anual hasta abril,y vamos hacia una proyección de más del 40% a diciembre próximo, hablar de ganancias de productividad en el sector público no tiene sentido, aunque sea mi tema.La clave de por la cual no somos como Australia, que en los últimos 100 años creció a una tasa del doble de la de Argentina, es porque no generó ganancia de productividad en el largo plazoCon una tasa de inflación de dos dígitos al año no hay ganancia de productividad que pueda compensar eso. Por tanto, por un lado le digo es clave ganar ganancia de productividad en la economía, pero será muy difícil de lograrlo sino se arregla primero la macroeconomía, no solo para el momento actual sino para siempre.– Dados los desequilibrios generados en más de 10 años, en materia cambiaria, tarifaria, arrastre de un default parcial de la deuda pública que alejó a la Argentina de los mercados financieros internacionales, y consecuentemente de alto déficit fiscal y de divisas, ¿cómo cree que se debe reordenar la macroeconomía, para poder estabilizar los precios, y comenzar a pensar en el largo plazo, cuando hay resistencias a pasar por ese proceso?– En primer lugar, observo que ese punto de giro no pasa por la economía, por cuestiones técnicas, como está sucediendo ahora. Para no volver a tener crisis recurrentes enseguida, me parece, se habla mucho de un pacto de precios y salarios, muy chiquito me suena eso. Porque creo que la clave está en cambiar instituciones. Se hizo una reforma constitucional en 1994 que no se la toma en cuenta. Es más creo que está fallida. Siento que desde la crisis de fines de 2001 no nos dimos pie para darnos nuevas instituciones para un nuevo país, que sin duda lo tenemos que hacer.Se hizo una reforma constitucional en 1994 que no se la toma en cuenta. Es más creo que está fallida. Siento que desde la crisis de fines de 2001 no nos dimos pie para darnos nuevas instituciones para un nuevo país, que sin duda lo tenemos que hacerEl viejo bipartidismo no existe, eso fue antes del 2001. Y para este nuevo país que tenemos casi sin partidos políticos no tengo en claro qué tipo de instituciones tiene que haber, pero no están funcionando. Por ejemplo, la reelección en un país con instituciones débiles tiene mucho que ver con la economía. La Argentina en 30 años hizo 8 default o reestructuraciones de deudas, y confiscación de depósitos graves. Eso afuera se conoce. En 100 años la moneda perdió 13 ceros. ¿Esa inestabilidad institucional, da para pensar en un país normal y que tenga una reelección, o revalidación cada 2 años? Creo que hay que derogar la reelección para solucionar la macroeconomía.Reflexionemos como la crisis se desencadena una vez que se tiene confianza de que la reelección no solo es posible sino "que está cantada". Pensemos inclusive en los intentos de rereelección de Menem y CFK, como terminaron de polarizar la sociedad e inclusive casi extorsionar al partido de oposición, arrancando la reforma constitucional de 1994 exclusivamente para "compensar" con instituciones inoperantes la reelección del entonces presidente Menem. Es con esa Constitución que hoy se rigen nuestras instituciones.“En 100 años la moneda perdió 13 ceros. ¿Esa inestabilidad institucional, da para pensar en un país normal y que tenga una reelección, o revalidación cada 2 años?”– Claramente, porque la política aprendió de los mercados que hay que anticiparse, por eso se adelanta y la campaña empieza un año antes. ¿Entonces?– Está estudiado, y esto no es por la Argentina, sino también en los EEUU, ¿Ronald Reagan por qué aumentaba el gasto público? porque buscaba la reelección, es lo que se llama "ciclo económico electoral". Ahí también genera estas cuestiones, por supuesto mucho más moderadas, porque hay instituciones de chequeo, control y balance que impiden, primero, caer en situaciones de ineficiencia del gasto público; es decir ayudan a que sea eficiente. Y segundo, impiden que la corrupción alcance una magnitud macroeconómica que, según los cálculos que hice con Martín Grandes, nos sorprendió, porque nunca imaginé que podría ser muy importante: USD 36.000 millones, sólo en la obra pública, por cuestiones éticas y aún de eficiencia microeconómica. No se la atribuyo exclusivamente al kirchnerismo, porque fue aumentando en el tiempo.Nos sorprendió que La corrupción alcance una magnitud macroeconómica, según los cálculos que hice con Martín Grandes, se llevó USD 36.000 millones, sólo en la obra pública, por cuestiones éticas y aún de eficiencia microeconómica– No me respondió concretamente sobre qué prioridad hay que asignarle a la productividad en el sector público…– Por supuesto que es fundamental, para poderle dar aire, o rentabilidad social al gasto público que tenemos, que aumente la productividad del Estado.– ¿Ve al Gobierno haciendo algo en este punto; es decir los institutos de investigación en los que usted trabaja, como el Conicet; Estudios de la Productividad de la UBA, son consultados por los Ministerios?– Creo que en muchos estamentos intermedios para aunar un discurso sí; pero para hacer políticas públicas, en principio, llevados por la emergencia, debo decir que no. Y no hay tiempo para la reflexión, porque la frecuencia de crisis que hay en la Argentina es un ida y vuelta: causa y efecto, hace que se trate de usar más la intuición y la rapidez del corto plazo, generando todos los errores de política económica de la presente gestión y los horrores de política económica de la anterior gestión autoritaria.No hay tiempo para la reflexión, porque la frecuencia de crisis que hay en la Argentina es un ida y vuelta: causa y efecto, hace que se trate de usar más la intuición y la rapidez del corto plazoNo hay tiempo para la reflexión, porque la frecuencia de crisis que hay en la Argentina, es un ida y vuelta: causa y efecto, hace que se trate de usar más la intuición y la rapidez del corto plazo. Creo que para solucionar la macroeconomía argentina se necesitan reflexión y un poco de tiempo Pero si el Gobierno se deja llevar más por la urgencia que por la reflexión va a cometer cada vez más errores.– ¿Cómo cree que se debería encarar ese proceso?– Juan Carlos de Pablo lo dice siempre: "hay que tener la caja de herramientas a mano para usarla en el momento adecuado, con el poder apropiado". Y la verdad es que no veo un ministro de Economía; y además un plan, aunque eso tampoco le garantiza la normalización de la macroeconomía, pero es un paso relevante.La verdad es que no veo un ministro de Economía; y además un plan, aunque eso tampoco le garantiza la normalización de la macroeconomía– ¿Se puede pensar en un plan cuando la urgencia es tender a la estabilización de los precios y el tipo de cambio; y mientras tanto ya se corrigió el 70% del desfase tarifario; prácticamente ya no se habla de atraso cambiario; y se dice que en breve se habrá superado el déficit energético?– Eso que usted dice me gustaría escucharlo del ministro de Economía. Hasta ahora no lo escuché como parte de un discurso integral de un ministro de Economía que este implementando un plan . Cuando debiera decir, corregimos todo eso, ahora viene este paso. Es cierto las dificultades que dejó el kirchnerismo, pero también que el Gobierno las subestimó, las despreció. Como el caso de las Lebac, porque hubo una herencia que fue que las operaciones de dólar a futuro de la última etapa de la presidencia de Cristina Kirchner se pagaron con deuda del Banco Central, fueron USD 10.000 millones de un día para el otro, y a 7 días de plazo.– No había otra herramienta, ¿o sí?– En tren de ser heterodoxos, creo que las deudas hay que pagarlas. Aún Rusia, en medio de su crisis en 1997/98 tuvo que salir al mercado de capitales y pagar el último bono, no hay default eternos. Aún cuando digo que hay que pagar, que igual se paga en el "durante", con sobretasas para la nueva deuda, me pregunto ¿hubo que pagarlo a 7 días, tan urgente era? ¿Hubiese sido tan mala señal haber emitido bonos largos? Sobre eso se montaron luego los errores de política macroeconómica; el financiamiento con deuda pública en dólares que presionó a la baja el tipo de cambio; le quedó como único instrumento la tasa de interés, y para esterilizar tuvo que emitir más Lebac, y así se armó la bola de nieve.“El financiamiento con deuda pública en dólares que presionó a la baja el tipo de cambio; le quedó como único instrumento la tasa de interés, y para esterilizar tuvo que emitir más Lebac, y así se armó la bola de nieve”– De sus análisis comparado, ¿qué conclusiones extrae para recomendar el inicio del camino de superación de las crisis recurrentes que afectan a la economía argentina?– En primer lugar, el ajuste del gasto público. Se sabe que no será fácil. Mi experiencia en el Estado, donde estuve en el Indec en la época de Guillermo Moreno, y antes en la Dirección de Cuentas Nacionales y cálculo del PBI, en la época de Domingo Cavallo y luego de Roque Fernández, ingresé en 1995. Y ¿qué veo ahora? que se implementó el mismo tipo de gasto, de ajuste, que en algunos casos pueden haber buenas ideas, que las denomino horizontales, de eso se habla poco. Todo tiene costo.Pero mi propuesta es un ajuste de tipo vertical, es decir por programa. No 10, 15 o 20% a todo el mundo, porque de esa forma se gana enemigos en todo el sector público. ¿Por qué mejor no ganarse enemigos sólo con algunos? Esto que pasó en Télam, el ex Ministerio de Agroindustria, con despidos masivos, tampoco sirve. En cambio, creo que el ajuste hay que hacerlo más gradual.– ¿Cómo sería?– Primero califico la herencia del anterior gobierno, no como que fue socialdemócrata europeo, sino que dejó deteriorada la estructura del sector público en la gestión. Por eso tenemos impuestos al estilo Suecia con provisión de servicios públicos de bajísima calidad. Por eso la clase media que paga impuestos lo hace dos veces, al Estado y al servicio privado de educación, salud e incluso seguridad física.Y cuando baja el ingreso a quien vuelve a usar al hospital público, que por suerte existe, porque es donde se forma el profesional quien luego nos atiende en la prepaga. No tenemos presente que hay una doble imposición. Entonces me parece, si bien el ideal que fija el manual de Finanzas Públicas es el Presupuesto Base Cero, porque los presupuestos se organizan y se plantean en base al anterior, y a veces es muy difícil corregir un renglón.Por eso alguna vez tenemos que dar la discusión qué país queremos, y qué queremos hacer. Y establecer los cargos por concurso, por meritocracia, con incluso suba de salarios en parte del sector público, de manera de aumentar la productividad en el sector público. Eso va a permitir un ajuste del gasto de modo más eficiente, que congelarlo con una inflación del 40%, porque es imbancable socialmente; y peor que el ajuste del 10% que propuso Ricardo López Murphy a comienzos de 2001, con deflación.Por tanto, no veo en el Gobierno un discurso hacia la mejora de la productividad del gasto, aún en tiempo de ajuste. Que es lo que se necesita y que un ministro de Economía nos hable del costo y cómo luego vamos a crecer, aunque después no le salga. Hoy estamos en una economía antigua, con alta inflación, una de los pocas en el mundo, con Venezuela, Sudán e Irán. Hay que pensar en solucionar eso, antes de en la robotización. No es el momento de concentrar Ministerios y gestión pública en eso.– Lo que no hizo el Gobierno, lo hizo el mercado, como la devaluación, ¿cree que el Gobierno va a aprovechar que ahora existe un tipo de cambio competitivo lo va a sostener, para alentar las exportaciones, necesaria para revertir el fuerte déficit de divisas, y también las inversiones asociadas; o como dejó deslizar en el Presupuesto, anclarlo, como estrategia para desacelerar la inflación?– Veo que ahora se va a venir el conflicto distributivo. Usted me preguntaba antes sobre el origen de la inflación: causa y efecto; porque todos van a querer abrir las paritarias, no creo que nadie se quede contento con el 15% original, o el 25% que lograron después algunos gremios; en particular en el sector público. Y lo que veo también, tanto en el Gobierno como en la oposición, primero faltan ideas, se subestimó realmente la herencia y le explotó a la actual gestión.– ¿Qué pasos cree que se deberían dar para normalizar la economía, sin volver a pisar la misma piedra que llevó al país a repetir crisis sistémicas?– Ahora se agregó un desafío enorme, porque se sumó el efecto de los cuadernos sobre la obra pública, porque exigirá una renovación de la clase empresarial, al menos en ese rubro, que creo que aún se está subestimando. Le diría 2 o 3 cosas económicas y 1 institucional.En lo institucional creo que hay que impulsar oficinas de chequeo y control para que la magnitud de la corrupción no sea macroeconómicamente relevante. Eso requiere que estén integrados el Consejo de la Magistratura; AGN (Auditoría General de la Nación); SIGEN (Sindicatura General de la Nación); IGJ (Inspección General de Justicia), por técnicos en la materia, hasta inclusive el presidente de cada institución, y que con la designación de los jueces no sean parte de una negociación política.Hay que impulsar oficinas de chequeo y control para que la magnitud de la corrupción no sea macroeconómicamente relevante. Eso requiere que estén integrados el Consejo de la Magistratura; AGN (Auditoría General de la Nación); SIGEN (Sindicatura General de la Nación); IGJ (Inspección General de Justicia), por técnicos en la materiaSegundo, antes de haber caído en esta crisis macroeconómica se subestimaba el desafío para la Argentina, que es crecer en el largo plazo. El Gobierno tomó como modelo Australia, más allá de que está más cerca de China que nosotros, porque hay un costo del transporte que no hay que subestimar, y para peor, peleados con Brasil. ¿Queremos abrirnos al área del Asia-Pacífico, o no?Hay un desafío enorme que no tenemos en cuenta los argentinos, que es que necesitamos tener solvencia externa; repagar el endeudamiento; y darle sustentabilidad a la situación fiscal, con baja de la presión tributaria al sector privado, eso requiere sustentabilidad externa. La única manera para no recurrir a devaluaciones del mercado, hay que aumentar la productividad del sector transable, y que al mismo tiempo mejore la productividad del sector público, para dejarle al sector privado un margen de rentabilidad suficiente como para ahorrar costos, sin despedir personal.– Perfecto, pero enfrente también están los sindicatos que no quieren aceptar la flexibilización laboral. ¿Cree que se puede en el mundo moderno aumentar la productividad del sector transable sin la flexibilidad laboral?– No.– ¿Ahí la responsabilidad del estancamiento de quién depende, del sector público, del sector privado?– De ambos, de los sindicatos también. Ese es el modelo más difícil de cambiar. Hay que pensarlo en el futuro. En el corto plazo con una tasa de inflación del 40% la prioridad es otra, lamentablemente. Tiene que cambiar el modelo productivo urgente. ¿Por qué es importante? Porque la Argentina necesita generar divisas, más allá de pedir prestado para cubrir las necesidades de financiamiento. Y para generar divisas e importar las necesidades de bienes de consumo y de insumos para el proceso productivo, que también es necesaria, se requiere del agro, pero también de la industria para generar empleos; y otro sector que genere innovación.Ahora, la productividad del sector agropecuario, y de la bioeconomía en general, es decir el procesamiento del producto primario, tiene que aumentar de forma fenomenal, con más inversión y más eficiencia. Eso no se logra por el sector mismo solamente. Sino con ganancias de productividad en todos los sectores y un sector público que no solo facilite la gestión en el sector privado sino brinde consistencia macroeconómica para que los esfuerzos de inversión, exportación y productividad no sean desperdiciados con otra crisis.Fotos: Lihue Althabe

Leer más »

En defensa de Juan Grabois

Días pasados me encontré en un programa donde acusaban al Santo Padre de su afecto por Juan Grabois, un joven de admirable militancia con los que sufren, más allá de cómo juzguemos sus propuestas políticas. Me resultaba una convocatoria a la ignorancia que periodistas de carrera olviden que las religiones abarcan todo el espectro de las convicciones políticas. El Papa habló con la gobernadora de Buenos Aires o con la ministra Carolina Stanley de la misma forma que lo hizo conmigo. Grabois es solidario con los caídos, asusta que no respeten ni siquiera ese acercamiento con el dolor. Que les molesten el Santo Padre y el peronismo nos daña en exceso por el parecido con los gorilas del 55, solo cambia que hoy, por suerte, la Iglesia está del otro lado.¿Cómo definir el presente sin ser pesimista? Es complicado, estamos divididos en dos grandes fuerzas, los que apuestan a la confrontación tanto en el Gobierno como en la oposición y los otros, los que intentamos un encuentro, una síntesis superadora. Como siempre y en todos los planos de la vida, es más fácil odiar que pensar y proponer. La historia nos muestra que las sociedades solo mejoraron su nivel de vida cuando fueron capaces de integrar sus conflictos y resolverlos. Muchos se dedican a deformar el pasado para continuar una confrontación que oculte, disimule, las reales razones de nuestra caída. Los daños están a la vista, las causas son según la conveniencia del expositor.Los halcones del Gobierno y de la oposición se enrostran el fracaso y sueñan con derrotar al enemigo sabiendo que no es posible, pero no les da para más. En el medio habitamos los que asumimos errores propios y estamos dispuestos a admitir aciertos ajenos, los que no tenemos el fanatismo como escudo para defender nuestras certezas, los que aprendimos a dudar. Se suele hablar de los tres tercios, imagen que reduce a la cordura a una situación minoritaria. Se habla, por otro lado, del crecimiento de la pobreza, ahí sí existe un tercio que crece más allá de sus adhesiones políticas.Los que se fueron fracasaron en su sueño de imponer sus odios desde el Gobierno, pero ahora resulta patético verlos imaginar revoluciones como opositores. La corrupción puede explicar más algunas decisiones que la pretendida justicia social, los detenidos desnudan como nadie la pobreza espiritual es ese fanatismo. Y desde el Gobierno, el Presidente fue seducido por una idealización de "lo nuevo" asentada en la absurda idea que imagina a la política más arraigada en los manejos de las redes que en el dolor de la realidad. Hay muchos que siguen culpando al pasado, la mayoría asume que además vivimos el duro fracaso del presente, odios fuertes y amores débiles. El presente no suele dar para más.Asombran los que desean ver al jefe enemigo en la cárcel, los muchos que nos interrogan sobre si "Cristina irá presa" y los que, del otro lado, responden con duras acusaciones al Gobierno en el poder. Solo con observar la televisión de ambos bandos uno queda azorado de cómo transitamos la convocatoria al enfrentamiento sin medir siquiera las consecuencias de nuestros actos.Si en lugar de regar sus odios se ocuparan de intentar aciertos, si tomaran conciencia de que al pasado tan solo lo superan los logros del presente, si pudieran entender que culpar no sirve para evitar el fracaso, que la ausencia de talento no se combate convocando al odio, si dejaran de "ser lo nuevo", quizás podrían aprender del ayer las duras lecciones que los errores marcan en la piel sensible de nuestro pueblo.No son setenta años: hace cuarenta teníamos el 3% de pobreza. No hagan trampa, el dato importante es la pobreza y no el idolatrado "déficit fiscal". Y para mí lo más importante es que la ideología no sirve para sustituir al talento. Tuvimos peronistas, radicales y hasta liberales que fueron brillantes y hoy tenemos mediocres, corruptos e inútiles de todas las tendencias. Necesitamos que el talento ocupe el lugar de la belicosidad, que el desafío de recuperar el sueño de ser una patria digna de ser vivida se imponga a la turba de asesores y opinadores.Cierro con dos citas que reitero hasta el cansancio. Camus diciendo: "Debería existir el partido de los que no están seguros de tener razón, sería el mío" y el Maestro Marechal: "La Patria es un dolor que aún no tuvo bautismo".

Leer más »

La intensa vida de Pablo Neruda, entre el relámpago de sus versos y las dudas sobre su muerte

Pablo NerudaSu último cumpleaños, el número 68, Neruda lo festejó en Normandía. Estuvieron allí Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa. Fue el 12 de julio de 1972. Se encontraba muy mal de salud, tenía cáncer de próstata y dos semanas antes había estado internado. Cuando lo vieron llegar en la fiesta, hacer su gran aparición, aplaudieron. También soltaron algunas carcajadas. Neruda era un hombre gracioso, incluso en sus peores momentos. Por aquel entonces era Embajador en Francia de la Chile socialista de Salvador Allende, pero tuvo que renunciar y al poco tiempo volvió a su país. Y aunque el gobierno no pasaba buenos momentos, ahí estaba él, batallando contra su malestar físico, sosteniendo su ideario comunista.Pero todo se desmoronó de pronto. Un Golpe de Estado liderado por el Comandante del Ejército Augusto Pinochet —quien gobernaría de facto durante 17 años—, con el apoyo del gobierno de Estados Unidos conducido por el presidente Richard Nixon, arrancó con el bombardeo del Palacio de La Moneda, la casa de gobierno chilena, y allí, abrumado y sin salida, Allende se suicidó. Fue el 11 de septiembre del 73: el fin del sueño socialista y el comienzo de una cruenta dictadura que se propagó por toda Latinoamérica.Para ese entonces, Neruda estaba convaleciente y, ocho días después del golpe, lo internan en la Clínica Santa María. El día 23 de septiembre a las 22:30 de la noche, hace exactamente 45 años, muere. ¿Realmente fue el cáncer de próstata? ¿O se trata, como han denunciado en varias ocasiones, incluso como aseguró en 2017 un equipo internacional de peritos, de otra cosa? Las versiones sobre su envenenamiento siguen vivas y no se han disipado en la bruma del presente. “Neruda, el llamado del poeta” (HarperCollins Español, 2018) de Mark EisnerNeruda despierta fascinación. A muchos les pasa. Leer sus versos y sentir como te parte el relámpago de la más romántica poesía. "Puedo escribir los versos más tristes esta noche. / Escribir, por ejemplo: La noche está estrellada, / y tiritan, azules, los astros, a lo lejos". Así comienza el "Poema XX" de su libro más famoso, Veinte poemas de amor y una canción desesperada, publicado en 1924. Con este género pasa eso: te conmueve o no.Ese relámpago lo sintió el norteamericano Mark Eisner en 1998. Había terminado la universidad, estaba recorriendo Chile como mochilero y se enamoró de la poesía de Neruda. Aprendió un poco de español y se quedó dos años a vivir en el país trasandino. Luego volvió a Estados Unidos, continuó su vida académica, pero la voz de Neruda no se le fue nunca de la cabeza. Hoy, tras quince años de estudios, publicó Neruda, el llamado del poeta, una biografía editada por HarperCollins que supera las 600 páginas. Allí el foco está puesto en todos los aspectos de su vida, incluso en los literarios. Y se anima a las contradicciones, esas que oscilan entre el "poeta del pueblo" y el "comunista de champán". "Hay un Neruda para cada cual —escribe Eisner en la introducción—. Su legado puede entenderse de formas diferentes, pero se comprende mejor en el contexto de los sorprendentes acontecimientos históricos en que participó".Salvador Allende y Pablo NerudaHubo un tiempo en que la poesía y la política eran elementos indisociables. La sensibilidad estética se nutría de la militancia, de la calle, y viceversa, pero también de la lectura teórica. Todo era un compendio que llamaban formación. Los políticos, así como los artistas, estaban formados. Más que una obligación, era una responsabilidad. Se lo debían a sus seguidores, a su público, al mundo. Pablo Neruda lo estaba. Y desde ese lugar, actuaba.Su vida comienza en la ciudad de Parral en 1904, y rápidamente una tragedia lo marcó. Su madre —maestra de escuela— muere de tuberculosis cuando Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto —ese era su nombre de nacimiento— tenía apenas un mes. Entonces su padre, que era obrero ferroviario, decide irse de Parral junto a la familia y empezar de nuevo. Se instalan en Temuco, al sur de Santiago, en el centro de Chile, un lugar hermoso lleno de bosques, ríos y montañas que influenciarán la poética de Neruda.Desde aquel entonces hasta su muerte, un día como hoy pero de 1973, pasaron muchas cosas. Muchísimas. Su primer libro, Crepusculario, lo publicó a los 19 años, mientras estudiaba pedagogía francesa, y siguió aferrado a la pluma. Disfrutó brevemente su fama de poeta en los pequeños círculos literarios hasta que dio inicio a su larga carrera diplomática. Primero, como cónsul en Rangún, Birmania, luego Sri Lanka, Java, Singapur, Buenos Aires, Barcelona y Madrid. En esas estadías nutrió su poesía, su lectura teórica y se frecuentó con varios artistas, entre ellos Federico García Lorca y Pablo Picasso. Continuó su formación.Pablo Neruda y Nicanor ParraVolvió a Chile en 1943 para meterse de lleno en la política, aunque jamás abandonó la poesía —de hecho en el 45 recibió el Premio Nacional de Literatura, y más tarde, en el 71, el Premio Nobel —, y fue electo senador. Pero cuando se unió al Partido Comunista, sintió una profunda decepción: en las elecciones presidenciales de 1946, el PC integró la Alianza Democrática, una coalición comandada por Gabriel González Videla que, al llegar al poder, reprimió brutalmente a los trabajadores mineros que estaban en huelga. Neruda puso el grito en el cielo, pero le duró poco: tuvo que exiliarse cuando el gobierno, bajo la Ley de Defensa Permanente de la Democracia, desató la persecución a los opositores. De nuevo a los viajes.Ese fue su último exilio porque el próximo sería voluntario, para ser Embajador en Francia. Ese fue el papel que desempeñó cuando Chile se volvió socialista. Para 1969 su fama de escritor estaba en un pico de altura. Quizás por eso le ofrecieron ser precandidato a Presidente por el Partido Comunista, pero decidió negarse. Sabía que su rol era otro. Entonces Salvador Allende tomó la posta y llevó a la la Unidad Popular —así se llamaba el frente— al triunfo definitivo. En abril del 72, en Londres, dio un discurso en el Royal Festival Hall. Lo cuenta Eisner en el libro. "Después de cien años de luchas de humillados, de los destrozados y de la clase obrera, tuvimos una gran victoria". Fue eso, ni más ni menos, una gran victoria, que unos cuantos meses después terminaría en la peor dictadura del país, además de su muerte.Pablo Neruda (Getty)Manuel Araya Osorio, asistente del poeta, siempre lo dijo: a Neruda lo mataron con una inyección letal. La Fundación Pablo Neruda lo desmiente. En 2013, una investigación se activó y los exámenes toxicológicos realizados en Estados Unidos y España dijeron que la causa de la muerte fue cáncer de próstata. Sin embargo, Rodolfo Reyes, su sobrino, insistió. Dijo que había "terceras personas involucradas", entonces en 2015 el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior chileno avaló una nueva investigación. Un grupo de especialistas españoles encontraron en el cuerpo el estafilococo dorado,​ una bacteria ajena a los tratamientos del cáncer y muy tóxica.Dos laboratorios, uno en Canadá y otro en Dinamarca, iniciaron nuevos estudios en 2016 y, al año siguiente, el juez a cargo, Mario Carroza, señaló que "tiene relación con una nueva toxina, que a su vez requiere de otros estudios que nos permitirán tener una conclusión definitiva". Todo sigue su cauce mientras el cuerpo de Neruda volvió a su célebre casa de Isla Negra. ¿Realmente lo asesinaron? ¿Qué hubiera pasado si su vida hubiese continuado? ¿El cáncer de próstata lo habría vencido de todos modos?"Tal vez el aspecto más irónico de este drama —asegura Mark Eisner al final del libro— es que, aún si Neruda hubiera sido asesinado con el fin de silenciarlo, su muerte tuvo el efecto contrario". Hoy su figura trasciende fronteras e idearios. Hoy, leer a Neruda, es abrir la cabeza a un mundo imponente, y verlo ahí, enorme, invencible.______SIGA LEYENDOPor qué leer a Pablo NerudaLa poesía indócil de María Emilia Cornejo, "la muchacha mala de la historia"

Leer más »

Cuadernos sin gloria

Propongo reflexionar sobre la llamada "causa de los cuadernos". Intento hacerlo con el máximo rigor tratando de dejar de lado cualquier contaminación mediática. También, seguro de que en nada pueden ayudar en este ejercicio reflexivo, me propongo tomar distancia de la locura imperante.Empecemos por decir que en la llamada "causa de los cuadernos" nunca se encontraron los cuadernos. Solo se cuenta con fotocopias de sus páginas que dicen haberse obtenido irregularmente. ¿Por qué irregularmente? Porque quienes hicieron las fotocopias y la digitalización de los cuadernos dicen haberlo hecho sin el consentimiento de quien presuntamente era su dueño y los escribió.Como los cuadernos no existen, nunca podremos saber si ellos fueron escritos en el momento que se dice que han sido escritos. ¿Por qué esa observación? Es simple. Si contáramos con los originales y un perito pudiera analizar la antigüedad de la tinta, podríamos establecer si estamos ante un hecho genuino ocurrido en el tiempo y el modo que esos cuadernos describen o si estamos simplemente ante una escenografía montada ulteriormente con el propósito de inducir al imaginario público con un propósito determinado.En síntesis, solo contamos con fotocopias que en el mejor de los casos valen como meros indicios. Necesitan ser corroboradas por pruebas fehacientes para que tengan entidad como elemento de juicio. Para la Justicia, la veracidad de lo que se dice en las fotocopias está probada porque alguien las reconoce como de su autoría y porque algunos hechos que en ellas se describen parecen haberse corroborado con las expresiones de los "arrepentidos".Ahora bien. El autor de los textos es un ex oficial del Ejército que quedó desvinculado de la fuerza cuando la Justicia lo declaró inimputable tras arrojarle una granada a un camarada. Sabemos de él, por los dichos de su ex pareja, que también es un hombre violento y maltratador. ¿Cuánto valen las expresiones de un hombre de tales condiciones psicológicas? De eso la Justicia, hasta aquí, no se ha ocupado. Tomó sus dichos (no olvidemos que además es un imputado que goza del privilegio de poder mentir para defenderse) como plenamente válidos.¿Los "arrepentidos" confirmaron los hechos relatados en los presuntos cuadernos? No de un modo específico. Han reconocido haber pagado coimas a funcionarios del Estado, haber formado parte de un "cartel" del que los cuadernos ni hablan o haber hecho aportes para campañas electorales a favor del partido entonces gobernante, pero no han especificado si algo de ello sucedió en los tiempos y las formas que en los cuadernos se narra.En algún caso hasta ha quedado evidenciado que lo que los que los cuadernos dicen no era cierto. Es lo que pasó en el caso de Jorge "Corcho" Rodríguez quien espontáneamente se presentó ante el tribunal y aclaró que el día que en los cuadernos se lo señala como partícipe de un encuentro con alguno de los imputados estaba fuera del país y que las oficinas suyas supuestamente visitadas por los ex funcionarios, se inauguraron un año más tarde a lo que expresaban los textos.Aunque es razonable relativizar el valor probatorio de las fotocopias de los cuadernos, llama la atención que el juez actuante convierte en prueba central a cuanto emana de ellas. Sorprende que las distintas imputaciones que formula se fundan básicamente en esos textos. Así, el juez consideró probado con la versión fotocopiada, la cantidad de veces que "depositaron" dinero proveniente de coimas en el departamento de la ex Presidenta. No le bastó con ello. También estimó acreditado el monto de dinero acumulado en concepto de coimas, sumando las cifras que surgen de las fotocopias.¿Por qué lo hace? Porque no cuenta con pruebas certeras y porque no encontraron un solo centavo de los cientos de millones que dicen haber motorizado en innumerables viajes.Hay que admitir que leyendo los textos fotocopiados, uno puede advertir que el autor de los mismos tiene una extraña destreza que le permite conocer cuanto dinero hay en un bolso cerrado. Llama la atención que, siendo tan detallista en sus descripciones, nunca haya fotografiado con su celular los bolsos que transportaba o filmado a quienes los cargaban.A la prueba de las fotocopias de los cuadernos, el juez suma las declaraciones vertidas por "arrepentidos".¿Cómo ha funcionado la Ley del Arrepentido en esta causa? Mal. Lisa y llanamente operó como un mecanismo extorsivo para provocar delaciones. Es evidente que todo aquél que admitió la ocurrencia de un delito quedó liberado, mientras que el que no lo confesó terminó en la cárcel. Asumo que no comulgo con la lógica que impera en la Ley del Arrepentido.Pese a ello, tengo claro que la ley promueve la inducción al acusado para que confiese el delito y aporte pruebas que alivien la labor investigativa. A cambio de ello, la pena que finalmente corresponda podrá disminuirse a modo de premio.Para que la pena se alivie no hace falta solo la confesión. Hace falta aportar probanzas que demuestren los hechos. Nada de eso ha ocurrido en este caso. Solo existen confesiones claramente inducidas. Los empresarios, ofrecen declaraciones en donde cargan sobre sus hombros la responsabilidad de haber pagado coimas. Ninguno relata como fueron esos pagos, de dónde salieron los fondos, quién los recibió y en que cuentas quedaron depositados o de qué modo fueron gastados.El método aplicado en este caso consistió en buscar la confesión y otorgar la libertad como premio. No ha habido de parte de los acusados aportes a la investigación. La invocación de la ley fue únicamente una válvula de escape para la liberación de los procesados.La ley promueve beneficiar al arrepentido con una pena menor después de corroborar la veracidad de sus aportes a la investigación. Aquí el premio ha sido anticipado y no se le ha exigido nada más que admitir su participación en los hechos. Los aportes a la investigación no existen. Son nulos.En conclusión, las dos grandes pruebas de cargo con que cuenta la Justicia en este caso son las débiles fotocopias de los cuadernos y los singulares dichos de los "arrepentidos".Hay además cierta prueba documental y algunos testimonios que se invocan como pruebas de cargo. Pero en realidad son probanzas que solo avalan datos objetivos descriptos en las fotocopias de los cuadernos, por ejemplo la dirección de una oficina o la titularidad de un automóvil.Pero a todo ello se suma una cuestión adicional. Es evidente que el juez interviniente está decidido a implicar en la causa a la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Lo hace con una desmesura evidente producto, seguramente, del encono que le guarda, algo que todos sabemos menos la Cámara que revisa sus fallos.Así, para el juez, Cristina lideró una asociación ilícita que lucraba con el otorgamiento de obras y concesiones públicas.Lo afirma sin tapujos. Condimenta esa afirmación con adjetivos de todo tipo. Pero lo cierto es que en medio centenar de procesados y arrepentidos nadie dice haber acordado el pago de coimas con Cristina Fernández de Kirchner.Tres declaraciones la mencionan tangencialmente, siempre poniendo en boca de otros que ella estaba al tanto de lo que ocurría. Hay quien dice que Julio de Vido dijo que Cristina conocía el acuerdo de cartelización. Hay quien dice que José López dijo que Cristina controlaba como se adjudicaban obras en Vialidad Nacional. Y es el mismísimo José López quien dijo suponer que eran de Cristina los millones de dólares que cargaba en su auto al momento de ser detenido.Me asalta una duda. ¿Habrá advertido el juez de la causa que la singular nueva declaración de López se choca de cuajo con la versión que dio ante el Fiscal Delgado y el Juez Rafecas en la causa en la que está a punto de ser condenado?Leyendo el fárrago de palabras con los que le juez quiere motivar su decisión, es evidente que su objetivo central es cargar contra Cristina. En sus fundamentos, da muchos títulos a los medios, pero silencia argumentos jurídicamente valiosos que de invocarlos debilitarían su voluntad persecutoria. Su único objetivo es descalificarla. La maltrata de tal modo, que hasta reclama encarcelarla para que su opinión no pese en los medios de comunicación. Francamente patético.En su fallo, el juez se ubica en el lugar del moralizador que carga sobre ella la responsabilidad de haber liderado una inmensa asociación ilícita de la que participaron empresarios, funcionarios y hasta choferes y secretarios. Una extraña asociación ilícita en la que sus miembros no se conocen entre si. Formula su imputación levantando palabras y no pruebas. Si la ex Presidenta conducía esa próspera asociación ilícita, ¿por qué en el años 2012 puso en manos de Florencio Randazzo parte de ese negocio? Los empresarios cuentan que con el ex ministro los reclamos de coimas desaparecieron.Insólitamente, el juez atribuye a la ex Presidenta ubicarse al frente de una asociación ilícita por el sólo hecho de que en su gobierno, aparentemente, algunos canjeaban obras y concesiones públicas por coimas. Fija así una regla de responsabilidad objetiva que repugna a la lógica del derecho penal moderno.La "causa de los cuadernos" puede significar un punto de inflexión para Argentina. No me animo a decir que todo cuanto allí se ventila sea falso. Si la investigación se hiciera seriamente, tal vez podríamos determinar cómo ha funcionado (y funciona) la Patria Contratista y cómo desde el Estado algunos se asocian al poder económico de Argentina para quedarse con una tajada que todos pagamos.Pero estoy seguro que este no es el modo, porque todo el proceso está teñido de vicios y arbitrariedades que muchos soslayan porque sienten que las padecen los que ya fueron condenados mediáticamente.En un Estado de Derecho preservar las reglas del debido proceso es algo esencial. En nuestra joven democracia hemos hecho grandes juzgamientos respetando todas las garantías constitucionales. Hasta a los genocidas se les han preservado, como corresponde, todos y cada uno de sus derechos. ¿Por qué quebrar esa regla ahora?De eso se tratan estas reflexiones. Darnos cuenta del riesgo que corremos cuando aceptamos que la ligereza judicial gobierne a los magistrados. Entender que los jueces no deben limpiar las culpas que generaron cuando fueron serviles al poder, operando después como inquisidores del nuevo régimen. Advertir lo peligroso que resulta que sean los medios de comunicación quienes tienen el poder de dictar el veredicto de culpabilidad o inocencia.Debemos darnos cuenta que celebrar la injusticia que padece el oponente es un placebo capaz de calmar el dolor que nos causa nuestra peor enfermedad. El odio.El autor fue jefe de Gabinete de la Nación (2003-2008).

Leer más »

Los diez motivos por los que Lucila Frend no fue condenada por el crimen de su mejor amiga

Lucila Frend y su amiga Solange Grabenheimer, asesinada hace 11 años atrásEn los últimos tiempos, las crónicas de los casos policiales locales se parecen todas a sí mismas. La falta de certeza, las especulaciones, las hipótesis más variadas conviven en cada análisis. Eso no se debe a la imaginación frondosa del cronista ni a su ingenuidad que deja permear las diferentes e interesadas teorías de las partes. La impericia, negligencia o venalidad de quienes deben realizar la investigación científica de rigor posibilitan que todos los casos permanezcan en las brumas, que su resolución sea casi imposible siguiendo las rigurosas pautas probatorias del derecho penal y se conviertan en territorio de corazonadas, pálpitos y actos de fe. Forenses que no tienen los instrumentos necesarios para realizar su trabajo, pruebas vitales nunca analizadas, huellas digitales mal tomadas, extracciones contaminadas, el poder político que arrasa con una escena del crimen, o simplemente fiscales torpes, que se mueven con la ductilidad de una manada de jabalíes sobre una mesa de billar, incorporando ADN que no estaba, confundiendo pruebas, pisando charcos de sangre o alterando el lugar de los hechos.En los últimos tiempos, el caso del asesinato de Solange Grabenheimer fue uno de los que logró captar la atención pública. Nadie parece quedar indiferente. Muchos, si uno se guía por los comentarios en las notas periodísticas y en los posteos en las redes sociales, están convencidos de la culpabilidad de Lucila Frend, la amiga que convivía con ella. La virulencia de la opinión pública cayó sobre su persona. La sentencia popular fue de culpabilidad. Pero es imprescindible que la Justicia se maneje con otros parámetros. El caso de la muerte de Solange adoleció de grave fallas investigativas que impidieron una sentencia condenatoria. Las dudas siempre permanecerán porque el aporte que la ciencia debería haber brindado estuvo ausente. Quienes debían traer certezas, derribar coartadas, precisar horarios, no lo hicieron. Sólo brindaron imprecisión, fallas e inepcia. El tiempo, clave en cualquier pesquisa, fue desperdiciado. Las pruebas que se debían colectar con celeridad, apenas descubierto el cadáver, o no se recogieron o se lo hizo con imprudencia evidente. Luego están los tiempos de la Justicia. El fallo del tribunal oral, que absolvió a Lucila, llegó recién cuatro años seis meses y dos días después del asesinato de Solange. La sentencia de Casación confirmando la absolución de Frend tardó un par de años más.Las grandes dudas del caso, las claves que no permitieron una sentencia condenatoria a Lucila Frend son las siguientes:1) La hora de muerte. Nunca se pudo determinar con precisión a qué hora la víctima fue asesinada. Eugenio Aranda, el forense que primero entró en contacto con el cadáver, dio tres versiones diferentes a lo largo del proceso. La primera fue que Solange había fallecido entre 18 y 24 horas antes de su hallazgo. Es decir, entre la 1 y las 7 de la mañana de ese 10 de enero de 2007. Horario en el que, sin disputas, Solange se encontraba en su casa. Luego en un ateneo con varios peritos más acompañó el dictamen que sostenía que la muerte se produjo entre las 9 y las 15, lapso en el que está probado Lucila estaba en su trabajo (salió a las 7.30 de su casa y llegó al laboratorio farmacéutico en el que trabajaba pasadas las 8. 30 horas). Pero en el juicio oral dio una tercera versión situando el crimen entre las 7 y las 13. Estas imprecisiones podrían haberse evitado si el trabajo hubiera sido hecho competentemente. Tomar la temperatura corporal del cadáver en el momento de su hallazgo permite establecer con sensata precisión cuando murió. Sin embargo, Aranda no tenía consigo un necrotermómetro, el instrumento apropiado para tal fin que brinda la temperatura rectal o del hígado. Pero esta circunstancia no fue la única que impidió saber la hora de muerte, dato vital para determinar si Lucila estaba o no en el PH de Florida. Otro especialista, en un momento posterior, tomó una muestra de humor vítreo (líquido que se extrae del globo ocular), que permite conocer la hora del deceso con una precisión mayor. Sin embargo el resultado de ese análisis sorprendió a todos: estableció que Solange llevaba 77 horas muerta. Algo absolutamente imposible. La muestra estaba contaminada y eso produjo un resultado disparatado. Y, una vez más, la impericia o negligencia alejó la posibilidad de acceder a la verdad.2. No se pudo determinar con precisión el modo en que el asesino actuó, la mecánica del crimen. Mientras algunos peritos hablaron de estrangulamiento, además de las puñaladas, otros dijeron que las marcas en el cuello fueron ocasionadas por un cuchillo. Sin haber certeza absoluta pareció haber coincidencia que el asesino pudo haber sido zurdo como Lucila Frend. Sin embargo mientras algunos expertos dijeron que alguien de 55 kilos pudo cometer el homicidio, nuevamente otros sostuvieron lo contrario y hablaron de alguien con una mayor contextura física.En “Acusada”, Lali Espósito interpreta a una joven acusada del crimen de su mejor amiga3. El móvil. Aunque no es imprescindible conocerlo para una sentencia condenatoria, tampoco se precisó. Las sospechas recayeron sobre Lucila de inmediato. Amigas y familiares de Solange declararon que la relación de amistad entre ellas estaba deteriorada (y que la víctima pensaba mudarse sola en breve), que Lucila era homosexual y había sido rechazada por su amiga, y que un tiempo atrás un novio de Lucila quiso tener un affaire con Solange. Este último supuesto fue reconocido por Frend y por allegados pero se esclareció que ambas se pusieron de acuerdo para repudiar al pretendiente y hasta juntas le dañaron el auto. Se descartó el robo como móvil porque nada faltaba de la casa.4. Nunca se encontró el arma homicida. A pesar de los intentos, la búsqueda resultó infructuosa. Tampoco se pudo encontrar el encendedor que quedó marcado en la pierna de la víctima. Se sospecha que, debido a eso, el asesino dio vuelta el cadáver sobre la cama y luego la depositó en el piso de la habitación. Un indicio que complicó a Lucila fue que no hubiera en la casa rastros de barro ni arenilla inevitables en caso de haber provenido el asesino del exterior de la vivienda, dado que esa noche había llovido. Tampoco se encontraban forzadas las ventanas y puertas. Sin embargo se comprobó que la puerta del balcón no cerraba bien.5. Quien asesinó a Solange no actuó con demasiado cuidado. Sin embargo, contó a favor para asegurarse la impunidad con la falta de idoneidad de los expertos. Se limpió la sangre de las manos en las sábanas, movió el cuerpo en dos ocasiones, olvidó el encendedor bajo Solange al menos un par de horas. Sin embargo nada de eso sirvió para encontrar al homicida. Otras falencias evidentes de la investigación: no se realizó un croquis detallado de la escena del crimen, un bóxer masculino con sangre encontrado en la habitación no fue analizado, hasta hubo dudas para determinar algo de una sencillez insultante: para qué lado abrían las puertas del balcón.6. Un pelo ensangrentado encontrado en la escena del crimen no tenía ADN de Solange. Si esa prueba hubiera dado positiva difícilmente podría haber sido absuelta.7.Que no haya podido establecerse circunstancias determinantes para exigir una culpabilidad penal no implica que muchas de las actitudes de Lucila no hayan sido extrañas y sospechosas. El haberse negado a subir a la habitación de Solange cuando esa noche hizo concurrir al PH al novio de Grabenheimer y a sus primas. Que haya dicho que la impresionó ver el cuerpo de su amiga boca abajo y en medio de un charco de sangre (cuando ella subió por pedido del fiscal para comprobar si faltaba algo, el cuerpo ya había sido dado vuelto: nunca vio, en ese lapso, a Solange boca abajo). Los familiares de Solange insisten que su actitud en el momento del hallazgo y de las exequias fue más que extraña. El fiscal acusó a la sospechoso de haber montado una gran puesta en escena para mostrarse angustiada y con preocupación.Solange y Lucila eran amigas desde pequeñas8. Días después del crimen, Lucila ingresó a la cuenta de mail de Solange; se sospecha que para borrar algún mensaje que la podía inculpar. Su defensa, aceptada por la Justicia, fue que era una muestra de gran confianza que su amiga le hubiera dado a conocer su clave. Ella adujo también que ingresó para ver si podía encontrar algún dato o indicio que permitiera resolver el crimen. Y que difícilmente pudiera verse su actitud como sospechosa o punible dado que la familia de Solange intentó hacer lo mismo días después que ella.9. Lucila y su defensa intentaron desviar la atención de la investigación en varias oportunidades. Cada uno de los otros sospechosos alguna vez mencionados en el expediente fueron aportados (mencionados sería un término más preciso) por ella. Una amplia galería de posibles asesinos aportados por la defensa. El dueño del PH y su hijo, ambos con antecedentes violentos y hasta psiquiátricos; los albañiles de la obra de al lado del PH (alguno había pedido el teléfono de la víctima); algún acreedor descontento con el padre de Solange que tenía un negocio que polarizaba vidrios de autos en la calle Warnes; un remisero que mandaba mensajes intimidantes; o la mucama del novio de Solange con la que esta había tenido una discusión virulenta meses atrás.10. Si bien es cierto que estos nombres fueron aportados por Lucila, se debe reconocerse que el fiscal Guevara desdeñó todas las otras líneas de investigación centrándose sólo en Frend. Algunos peritos encontraron huellas unidireccionales que se dirigían de la obra de al lado hacia la vivienda de las jóvenes, entre otras pistas, pero no se prestó atención a esas circunstancias.Por más sospechas que todavía persistan y de la impotencia que la impunidad genera, los jueces, tanto los del Tribunal Oral como los de Casación, no contaron con los elementos probatorios necesarios para poder atribuir culpabilidad penal debido a las falencias evidentes de la investigación y de la acusación. El beneficio de la duda, principio sagrado del sistema penal y del estado de derecho, hizo el resto. En nuestra realidad, aun el homicidio más desprolijo puede convertirse a fuerza de inoperancia y pereza en el crimen perfecto.SEGUÍ LEYENDO: Lucila Frend y las sospechas eternas: el crimen imperfecto que permanece impune

Leer más »

La recesión tocaría un piso en marzo y Mauricio Macri vuelve a tener expectativas con la reelección

El presidente Mauricio Macri en un acto de cierre de campaña en 2017 en CórdobaNo todo está perdido ni mucho menos. Ésa es la evaluación que hace el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y es lo que buscó transmitirle durante la semana a Mauricio Macri. La posibilidad de reelección está muy atada a la suerte de la economía y por eso se siguen los indicadores casi minuto a minuto.El presidente arranca su gira en Nueva York para hablar en la asamblea general de la ONU, pero el verdadero propósito es otro: consolidar la notable mejora de los indicadores financieros de las últimas jornadas a partir del contacto directo con grandes inversores.El equipo económico considera que las chances de revertir el duro impacto generado por la devaluación es absolutamente posible. Sin embargo, aún quedan muchos meses por delante que serán duros. Ahora es cuando más se empiezan a sentir los efectos de la gran devaluación y las dos corridas cambiarias. En septiembre la inflación se ubicará por encima del 6% y se mantendrá en niveles altos en octubre y noviembre. El impacto sobre el bolsillo ya se está sintiendo y se profundizará en los próximos meses.Las chances de una reactivación que tenga al campo como gran motor están intactas. El problema es que hasta abril del año próximo falta demasiado y el deterioro de estos meses será muy rápidoEsta semana el Gobierno deberá enfrentar otro trago amargo. El jueves el Indec divulgará los datos de pobreza e indigencia del primer semestre. Podrían reflejar los primeros efectos de la devaluación y el salto inflacionario sobre los ingresos familiares, aunque lo peor todavía no estará reflejado en este índice.Aún en medio de la dura estanflación que atraviesa la actividad, el tipo de cambio flexible sí ayudó a amortiguar los efectos de la crisis. "Si hubierámos tenido un dólar fijo como otras veces la caída hubiera sido mucho peor y los efectos sobre el sistema financiero mucho más duros", aseguró a Infobae una alta fuente de Hacienda. El aumento del tipo de cambio real permitirá recaudar más vía retenciones y tratar de llegar al déficit cero el año próximo.La ansiedad por estas horas en Casa Rosada es entender si hay posibilidad de empezar a ver señales económicas favorables el año próximo. Nadie ganó en la Argentina una elección presidencial con la economía en caída. Carlos Menem consiguió la reelección en 1995 dejando atrás la crisis del Tequila y en medio de una fuerte repunte de la actividad. Raúl Alfonsín años antes perdió una elección legislativa clave en 1987 por una economía jaqueada por la inflación y el déficit. En 2007 y 2011 Cristina Kirchner ganó por amplio margen, con una actividad en franca expansión, aunque con desequilibrios crecientes (a los cinco días de su reelección impuso el cepo cambiario).La baja del dólar generó otro efecto que fue poco comentado en los últimos días: una baja de las tasas de interés en los bonos en pesos. Esto también permitiría a las empresas financiarse más barato con fideicomisos o descuento de chequesCon estos antecedentes, está claro que el voto pasa mucho más por la situación del bolsillo que por cuestiones ideológicas. El tema es: ¿hasta qué punto se podrá dar verdaderamente la reactivación?La apuesta es obviamente repetir el "milagro" de 2017. El año pasado la economía venía muy golpeada por la devaluación y caída de la actividad del 2016, pero a partir de mayo-junio comenzó una recuperación que se volvió mucho más sólida en el segundo semestre. Para octubre, la expansión ya era muy sólida, impulsada por el aumento del fconsumo, un dólar atrasado y fuerte impulso a la obra pública. El resultado ya es conocido: el candidato de Cambiemos, Esteban Bullrich, le ganó a Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires.¿Cuál es la chance de una recuperación firme de la economía el año próximo? Por lo pronto, en la última semana se dio el primer paso hacia ese objetivo, que hoy luce muy lejano. La caída del dólar de $ 40 a $ 38 es un dato auspicioso. Reflejó una menor desconfianza de los inversores, pero generó otro efecto favorable: una notoria baja de la tasa de interés de los bonos en pesos. Las Lecap colocadas al 50% por el Tesoro habían bajado ya al 43% por la fuerte demanda del mercado. Esto preanuncia que también estaría cercana la baja del costo del dinero para que las empresas puedan financiarse a corto plazo, ya sea con emisión de fideicomisos o vía descuento de cheques.La profundización de la recesión que arrancó en el segundo trimestre del año, con una caída superior al 5% interanual, será mucho más fuerte en estos meses. El derrumbe del campo explicó el freno de la actividad a partir de abril, pero ahora el principal impacto es la baja del consumo, es decir la caída del poder adquisitivo. Este derrape continuará hasta fin de año y se prolongará hasta el primer trimestre del 2019.El 2018 fueron dos años en uno. El primer trimestre la economía voló, pero rápidamente llegó la recesión. Se espera que en 2019 suceda exactamente al revés: un arranque muy malo, pero una fuerte reactivación despuésPero a partir de allí la expectativa es que se produzca un repunte, primero por la mejor cosecha del campo, asumiendo que quedó atrás la sequía. Y más adelante un dólar más estable y la inflación decreciente ayudarían a que mejore el consumo. Si bien en el Presupuesto 2019 figura una caída de 0,5% del PBI, en realidad serían dos "años" distintos: uno con caída hasta marzo, pero luego una recuperación mucho más vigorosa. De acuerdo con los cálculos de Dujovne, la expansión económica podría superar incluso el 5% interanual a fines del año próximo.El objetivo para el 2019 de máxima es, por lo tanto, repetir el 2017: un arranque flojo, que arrastra la recesión del año anterior. Pero después llegaría la mejora de la mano principalmente del campo, un repunte de la demanda interna y la obra pública, que mezclará obras del Gobierno, con el nuevo programa de concesiones viales de parte de privados y lo que aporten las provincias.El respaldo que otorgue el FMI a la Argentina en el nuevo acuerdo será un dato clave de esta semana para seguir con la buena senda de recuperación financiera. En los pasillos de Hacienda reconocen que la cifra final será "por lo menos" de USD 70.000 millones, incluyendo obviamente los USD 15.000 millones ya desembolsados. El monto permitirá cubrir no sólo los vencimientos del año próximo, sino además dejar un buen "paraguas" para el Gobierno que asuma en 2020.Seguí leyendoCómo es el acuerdo del FMI y el Banco Central para domar la inflación en 2019

Leer más »

Ante la crisis, Macri busca un nuevo relato

Florencia Arietto es la única nueva incorporación que Mauricio Macri logró hacer a su Gobierno. La ex candidata del Frente Renovador fue recomendada por "Lilita" Carrió, quien convenció al Presidente de que la ahora asesora de la ministra Patricia Bullrich tiene importante información para aportar de algunos personajes del gobierno anterior.Como sea, la incorporación de la joven abogada se concretó sin intervención de ningún otro funcionario del Gobierno. Fue Macri el que la acordó con Carrió, fue Macri el que habló con Bullrich, fue Macri el que le comunicó la decisión al secretario Legal y Técnico, Pablo Clusellas, para que la formalice a través del Boletín Oficial. Así están las cosas en el Gobierno nacional.No es fácil para el equipo de gobierno adaptarse a un escenario de tanta incertidumbre. "Sabemos que hay algo que se rompió para siempre", le dijo a Infobae un joven profesional que cumple funciones fuera de la Casa Rosada y viene de tareas similares en la Ciudad de Buenos Aires. "La situación económica va a mejorar, estoy bastante convencido de que volveremos a ganar en el 2019, pero quienes eventualmente nos voten lo harán porque no aparecerá nada mejor", se lamentó.La crisis no afloja, y Macri tampoco. Aquí, recorriendo obras. (Foto: Presidencia)Así y todo, el respaldo de Argentina en el mundo es excepcional, como pocas veces en la historia. Trascendió que Donald Trump anotó en su agenda una visita oficial a la Argentina para el 29 de noviembre. Es decir, a la ya anunciada visita para el G20 que se realizará en Buenos Aires los días 30 de noviembre y 1 de diciembre, el presidente norteamericana le agregaría un día más, previo, para que no queden dudas de que la Argentina es un país amigo de los Estados Unidos y está dispuesto a ayudarlo a terminar de salir del populismo.En Cancillería no quisieron confirmarlo todavía. "Están tratando de cuadrar agendas entre varios líderes que tendrán algún encuentro bilateral pre o post Cumbre", dijeron oficialmente. Off the record se admite que Trump no es precisamente un presidente previsible. Como sea, nadie duda de que el gobierno norteamericano viene moviendo todos los hilos para sacar a nuestro país del pantano.Mientras tanto, impacta la persistencia de Macri en la visión optimista de la historia. La semana pasada conversó con Steven Pinker, un científico cognitivo canadiense formado en Harvard que asegura que el mundo nunca estuvo mejor que ahora y que critica al progresismo que está en contra del progreso y, de paso, al periodismo (música para los oídos del Gobierno) porque solo transmite las peores noticias.Entrevistado por el periodista Juan Batalla para Infobae, Pinker dijo que "la imagen que tenemos del mundo es generalmente tan negativa que alimenta la plataforma de los populistas". Y criticó "el tribalismo político -la grieta, diríamos en Argentina-, muy dañino para encontrar soluciones para nuestros problemas, porque la gente simplemente va a rechazar cualquier idea que venga del otro equipo".Dentro del mismo Programa Argentina 2030, Macri se entrevistó esta semana con el británico Timothy Garton Ash, periodista e historiador, destacado columnista del prestigioso The Guardian, desde donde libra semanalmente una dura batalla para poner racionalidad al Brexit y evitar la humillación de Gran Bretaña de parte de la Unión Europea, como después de la Primera Guerra padeció Alemania al perder la guerra. Preocupado por el avance del populismo en el Hemisferio Occidental, vino a la Argentina a ver cómo era la vida aquí, una vez derrotado en las urnas.La pasada semana, Macri (junto a Marcos Peña e Iván Petrella) se reunió con el filósofo Steven PinkerY tuvo una demostración de la grieta en el mismísimo Salón de los Científicos de la Casa Rosada, donde compartió un almuerzo con jóvenes académicos que, frente a él, y sin proponérselo, discutieron sobre cuán impregnados están los valores republicanos en la cultura argentina. Garton Ash escuchó esa discusión con enorme interés. ¿Podrá ser Argentina escuela de salida exitosa del populismo o la experiencia quedará trunca, como otras?Estos días, además, trascendió que Iván Petrella, el nuevo director ejecutivo de Argentina 2030, logró que Macri mantuviera una conversación telefónica en los días picos de la crisis cambiaria con Yuval Noah Harari, el profesor de historia de la Universidad Hebrea de Jerusalén que es furor en el amplio mundo de Cambiemos. Y no solo porque lo recomienda Jaime Durán Barba, sino porque su obra tiene la capacidad de hacer sencillo lo complejo, como la comprensión de ese pasaje fenomenal en la historia de la humanidad que nos hizo humanos, en De animales a dioses, donde postula que las ficciones (léase ideologías o religiones) sirven para mantener cohesionadas a las sociedades.Este año, Harari se constituyó nuevamente en best sellar mundial con su nueva obra, Homo Deus, una breve historia del mañana donde habla de algoritmos y el poderío científico que la humanidad supo construir hasta ahora, al punto que la ficción del siglo XXI se está construyendo alrededor del mito de que es posible la inmortalidad. En su visión, y contrariamente a lo que creen los racionalistas de la Ilustración, lo que evitó que los homo sapiens desaparecieran no fue tanto su fuerza, sino la ficción de la que carecieron, por ejemplo, los neandertales, nuestros parientes más cercanos. Es la teoría sobre la que está asentada la comunicación oficial, aunque muchas veces no se note.Así que estamos, de nuevo, frente al problema del relato. ¿Podrá sobrevivir Cambiemos a la estrepitosa caída del "somos lo nuevo"? ¿La nueva política podría ser, finalmente, otra ilusión más, como tantas que conocimos? ¿Alcanza con que Macri diga que esta vez es distinto porque no cambiamos el rumbo a pesar de la tormenta? No sabemos. En determinados momentos de la historia, al relato hay que acompañarlo con realidad.

Leer más »

La Selección de vóley va por otro milagro mundialista ante Serbia: hora y TV

Argentina se ilusiona con pasar a la tercera ronda del Mundial (FIVB)Argentina dio el batacazo en el Grupo H del Mundial que se disputa en Italia y Bulgaria ante Polonia, el último campeón, y va por más. Desde las 11 (transmite la TV Pública) se medirá con Serbia por la segunda jornada de la segunda ronda de la competición.SEGUÍ LEYENDO: El alocado festejo de Julio Velasco en la victoria de Argentina sobre PoloniaLos dirigidos por Julio Velasco siguen en el último lugar de la zona y están obligados a ganar para seguir vivos en la Copa del Mundo, ya que arrastran los puntos de su floja primera fase. Polonia lidera con 16 unidades, Serbia tiene 14, Francia 12 y Argentina 8.Para mantener la ilusión, el equipo albiceleste necesita imponerse 3-1 ó 3-0 y que los franceses no derroten a los polacos por alguno de estos dos marcadores (las victorias 3-1 ó 3-0 otorgan tres puntos al ganador y cero al perdedor; las victorias 3-2 otorgan dos puntos al ganador y uno al perdedor).SEGUÍ LEYENDO: Las dos quejas de Polonia que hicieron explotar a Velasco y la selección argentinaLos líderes de los cuatro grupos vigentes y los mejores dos segundos son los que accederán al Final Six (tercera ronda). Luego será el turno de las semifinales.

Leer más »

Manchester City intentará levantar en su visita a Cardiff: hora, TV y formaciones

(EFE)Manchester City, actual campeón de la Premier League y uno de los máximos candidatos al título, intentará levantarse en su visita a Gales para visitar a Cardiff, elenco que se encuentra cerca de la zona de descenso. Desde las 11, por el canal 613 de DirecTV.Los dirigidos por Pep Guardiola, que vienen de caer como locales en su estreno en la Champions League por 2 a 1 ante Lyon, buscarán dejar atrás la derrota y cosechar una victoria que les permita continuar en los puestos de vanguardia del torneo local.Los Ciudadanos, que tendrían a Nicolás Otamendi y Sergio Agüero, que acaba de extender su vínculo con el club hasta 2021, desde el inicio, marchan segundos con 13 unidades, dos menos que Liverpool y Chelsea (juega mañana).El conjunto local, por su parte, es uno de los cuatro equipos que no han podido ganar en lo que va del certamen y con dos puntos figuran en el puesto 17, un escalón arriba de la zona roja.Probables formaciones:Manchester City: Ederson; Walker, Laporte, Otamendi, Delph, Gündogan, Fernandinho, Sterling, Silva, Sané, Agüero. DT: Pep Guardiola.Cardiff City: Etheridge; Ecuele Manga, Morrison, Sol Bamba, Bennett, Camarasa, Arterm Ralls, Hoilett, Ward, Reid. DT: Neil Warnock.Estadio: Cardiff City StadiumHora: 11.00Televisación: canal 613 de DirecTVFixture:Tabla de posiciones:LEA MÁS EN INFOBAE DEPORTES

Leer más »