admin

Las razones políticas y de seguridad que asumió Macri para calificar a Hezbollah como organización terrorista

Donald Trump y Mauricio Macri durante el G20 realizado en Argentina. Ambos presidentes coinciden con la necesidad de controlar las operaciones de Hezbollah en la regiónLa influencia iraní en El Líbano no se esconde. Avanzando por el valle de Bekaa, en toda la carretera que une la frontera con Siria hasta Baalbek, la antigua ciudad grecorromana de Heliópolis, hay carteles en cada poste de luz o señalización con los rostros del líder supremo iraní Alí Jamenei o la del ayatollah Khomeini, de tamaño natural. También torres con grandes imágenes del líder de Hezbollah, Hasan Nasrallah, junto a las figuras iraníes. Y algunos que incluyen al dictador sirio Bashar al Assad.La ruta fue construida con fondos iraníes. Es estratégica. Por allí podría avanzar una fuerza desde Teherán pasando por Siria o la del Hezbollah en sentido contrario. En ese territorio conocido popularmente como "Hezbollahstan", los libaneses pierden toda soberanía a manos de los iraníes. Lo mismo ocurre en los barrios del sur de Beirut, el otro enclave del Hezbollahstan. Allí también aparecen los rostros de los líderes shiítas de Irán junto a los de los mártires de la guerrilla libanesa y las tradicionales banderas amarillas con el fusil verde. Hezbollah es Irán.El régimen de los ayatollahs "inventó" la organización libanesa en 1982 como respuesta a la invasión israelí a El Líbano. Teherán necesitaba un grupo de choque para organizar la resistencia shiíta y envió una brigada de 1.500 hombres de su Guardia Revolucionaria para entrenarla. Antes, tuvo que pedir permiso a los sirios que en ese entonces todavía tenían el control de buena parte del territorio libanés.El resultado fue una organización guerrillera de gran poder de fuego que se fue perfeccionando con los años. En el 2000 obligó al ejército israelí a abandonar el sur libanés y regresar a sus fronteras. En la siguiente guerra, en 2006, el Hezbollah mostró en su confrontación con los israelíes ser capaz de enfrentar con éxito a uno de los ejércitos más poderosos del mundo. Los comandantes shiítas habían tenido un gran entrenamiento en la Guerra de Bosnia. Y desde 2012 luchan en la Guerra Siria, en apoyo al régimen de Bashar al Assad, con brigadas mejor pertrechadas y entrenadas que el propio ejército libanés.Hezbollah como organización políticaAl mismo tiempo, Hezbollah es un partido político con importante representación en el parlamento libanés y forma parte de la coalición de gobierno. Está basado en una enorme red de contención social con centros de salud, bancos, escuelas, clubes y ayuda social.Los chicos shiítas libaneses participan, en su enorme mayoría, en las organizaciones de scouts o de ayuda escolar que son parte del aparato de propaganda del partido. Tienen la radio y el canal de televisión, Al Manar, más populares de la región.Reparten alimentos, se encargan de los entierros, dan clases a las parturientas y homenajean a los mártires que mueren por la causa. Realiza un trabajo social inédito en Medio Oriente. Esto le da al Hezbollah una doble cara que le permite navegar entre la política partidaria y la actividad militar.Para financiar todas estas actividades, recibe unos 400 millones de dólares anuales del gobierno iraní. El resto, lo recolectan las diferentes organizaciones de inmigrantes libaneses alrededor del mundo. En la Triple Frontera de Argentina, Brasil y Paraguay funciona un entramado de negocios lícitos e ilícitos, contrabando, narcotráfico y conexiones con las mafiosas locales que envían más de 200 millones de dólares al año a las diferentes organizaciones satélite del Hezbollah.Se hace a través del "hawala", el intercambio de dinero a través de la confianza entre familias y está muy arraigado en el sur libanés. Esto hace muy difícil de detectar las transacciones que le llegan al grupo terrorista desde toda la diáspora shiíta alrededor del mundo. Y hace que las conexiones familiares estén íntimamente ligadas a las del "movimiento".La conexión del Hezbollah con Irán es más orgánica que una asociación equitativa, y ha habido varias ocasiones a lo largo de la historia del grupo donde Teherán influyó directamente en sus decisiones o le dio órdenes específicas para ejecutar. Un buen ejemplo de esto es la participación de los milicianos del Hezbollah en la batalla de 2015 por el control de la ciudad siria de Alepo.Hasta ese momento, el grupo había justificado su participación en Siria ante sus seguidores como una necesidad para proteger las fronteras de El Líbano, los pueblos shiítas a uno y otro lado de la frontera y los santuarios shiítas en Damasco. Este razonamiento funcionó hasta que Irán le ordenó a Hezbollah luchar en Alepo, una ciudad sin santuarios ni población shiíta, lejos de la frontera con el Líbano. Cuando Hezbollah perdió a muchos de sus combatientes en esa batalla, no pudo justificar ante sus seguidores ese sacrificio.Comenzó a tener una fuerte oposición a la participación en la guerra siria. Varios milicianos y oficiales admitieron en entrevistas periodísticas que el comandante militar del grupo en ese momento, Mustafa Badreddine, inicialmente se negó a enviar sus tropas a Alepo. Pero el comandante de la Fuerza Qods de la Guardia Revolucionaria iraní, Qasem Soleimani, cortó el pago de los sueldos de los milicianos por tres meses y forzó la mano de Badreddine. También se cree que lo mandó a matar en 2016. A partir de ese momento, las fuerzas guerrilleras libanesas shiítas pasaron a responder directamente de Soleimani.El Hezbollah tuvo decenas de muertos y muchos milicianos se negaron a luchar bajo los mandos iraníes. Otros combatientes denunciaron que fueron abandonados por sus aliados en el campo de batalla. Esa puja continúa hasta hoy pero el Hezbollah depende demasiado de Irán como para romper con el régimen de los ayatollahs.Desde siempre, Teherán utilizó al Hezbollah para ejecutar atentados alrededor del mundo. Armó para esto una "Unidad de Operaciones en el Extranjero" que coordina las acciones entre iraníes y libaneses. La primera gran acción fue el ataque de 1983 a los contingentes estadounidenses y franceses de la Fuerza Multinacional asentada en Beirut.De esa manera, Irán se vengó del gobierno de Washington que había congelado sus activos e impuesto un embargo de armas, y de Francia por ofrecer asilo al ex primer ministro del Shah después de la revolución de 1979 y a muchos otros disidentes, además de proveer armamento a Irak, que en ese momento estaba en guerra con Irán.Ataque a la embajada de Israel y la AMIALuego, vinieron los secuestros de extranjeros y atentados contra opositores al régimen teocrático de Teherán. Hasta que comenzaron los ataques a intereses de Israel en todo el mundo. En ese contexto se enmarcan los atentados a la embajada israelí y la AMIA de Buenos Aires.De acuerdo al testimonio de Abolghasem Mesbahi, un desertor de la inteligencia iraní, hubo una reunión en Mashhad, Irán, el 14 de agosto de 1993, donde altos funcionarios del gobierno iraní discutieron los planes para realizar esos ataques. Mohsen Rabbani, hoy asesor del Líder Supremo y director del centro religioso donde estudian los extranjeros en la ciudad de Qom, según la investigación de la causa, estuvo a cargo de la selección de objetivos y la vigilancia de los ejecutores.En ese momento, era el agregado cultural de Irán en la Embajada de la República Islámica en Buenos Aires. Otro diplomático iraní, Ahmad Asghari, un oficial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés) adjunto a la embajada iraní, estuvo a cargo de la logística del ataque terrorista contra la AMIA. Dos comandos del Hezbollah entraron a través de la aceitada red de la comunidad shiíta de la Triple Frontera. Y el resto, sabemos, estuvo a cargo de agentes locales.En este contexto, la firma del decreto por parte del presidente Macri que declara a Hezbollah como una organización terrorista, es un golpe directo a Irán. Y coloca a la Argentina en un populoso club que acompaña a Estados Unidos en su esfuerzo para que el régimen de lo ayatollahs no alcance la capacidad de desarrollar armas nucleares.Un giro de 180 grados después de décadas de colaboración argentina en el programa nuclear iraní que comenzó en 1973. Fue cuando asumió el gobierno de Héctor Cámpora y desplazaron al contralmirante Oscar Quihillalt, presidente de la CNEA desde 1955. Quihillalt, junto con un grupo de científicos y técnicos de la Comisión, se fue a Teherán contratado por el gobierno del Shah como asesor del programa nuclear iraní. Ese intercambio continuó con vaivenes hasta el 2015.El memorándum firmado por la entonces presidente Cristina Kirchner, que levantaba las alertas rojas de Interpol contra funcionarios iraníes acusados de haber ordenado y ejecutado los atentados en Buenos Aires, tenía como contrapartida la cooperación nuclear, además de la venta de granos y la importación de petróleo barato. Los detalles siguen ocultos.Ahora, Argentina se coloca en una esfera totalmente diferente. Es improbable que se regrese a algún tipo de acuerdo con Irán para proveer tecnología nuclear. Tampoco se ampliarán otros acuerdos comerciales. En ese sentido, se pierde un buen socio comercial, un mercado con enorme potencial para los productos nacionales.Hezbollah recibe un tiro directo. Hasta ahora, si sus militantes querían, podía hacer flamear su bandera amarilla con el fusil verde en las calles de Buenos Aires. A partir de este decreto, cualquiera que reivindique las acciones del grupo será investigado por terrorismo. Y pone un cerrojo a un problema grave de seguridad que Argentina tiene en la Triple Frontera.Agentes del Hezbollah recaudan millones de dólares, lavan dinero a través de los casinos de Puerto Iguazú y protegen y comparten negocios con los grandes carteles de la droga brasileños (Primer Comando de la Capital y Comando Vermelho) que bajan sus cargamentos por el río Paraná para subirlos a los grandes barcos sojeros en los puertos alrededor de Rosario con destino a Europa y Medio Oriente.Por ahora, Brasil se niega a tomar la misma decisión y sigue considerando al Hezbollah un partido político libanés. La decisión de Buenos Aires podría empujar al presidente Jair Bolsonaro a reconocer la condición de grupo terrorista. Argentina movió fichas y el resto de América Latina tendrá que decidir si la sigue en ese camino.Seguí leyendo: El texto completo del decreto que crea un registro de organizaciones terroristasEl Gobierno estableció nueva indemnización para víctimas del atentado a la AMIA

Leer más »

Cadena de tiendas se disculpó por ofrecer una promoción por el Día de la secretaria que fue tachada de sexista

La cadena de tiendas de conveniencia fue duramente criticada por una “promoción” que lanzó el Día de la secretaria (Foto: Especial)La cadena de tiendas de conveniencia "Circle K" en México se disculpó este miércoles a través de redes sociales después de publicar una promoción para el Día de la secretaria que fue duramente criticada y tachada de "sexista"."Circle K México ofrece una disculpa pública y lamenta profundamente el contenido publicado en redes sociales, que tenía como fin difundir una oferta de productos y nunca quiso promover estereotipo alguno", explicaron.Comunicado Oficial de @CircleKMexico pic.twitter.com/bAH4oLH6L2 — Circle K México (@CircleKMexico) July 17, 2019"Circle K México ha tomado las medidas necesarias para que esto no vuelva a suceder y reitera su compromiso en ser una empresa que no discrimina por razones de género o cualquier otro motivo que atente contra la dignidad humana", agregaron.Sin embargo, a pesar de las constantes preguntas de usuarios en el comunicado que publicaron, la empresa no ofreció ningún detalle sobre el tipo de medidas que tomaron.Este lunes, la cadena de tiendas, que posee 1,141 sucursales a lo largo y ancho del país, habían lanzado una promoción para el día de la secretaria, que en México se realiza el tercer miércoles de julio sin excepciones desde 1960.Circle K tiene en México más de 1,140 tiendas en toda la República (Foto: Especial)En sus anuncios, Circle K promovía un "combo ejecutivo" para celebrar "como se debe a las secretarias". El paquete consistía en una botella de vino espumoso y una barra de chocolate, pero en una de las promociones el paquete incluía también una caja de condones.Los usuarios de las redes sociales criticaron la promoción inmediatamente, e incluso señalaron que la filosofía de la compañía, que se puede consultar en su página web, claramente indicaba que respetan "a todas las personas y sus pensamientos".La cuenta oficial borró las publicaciones cuando las críticas comenzaron a ser abundantes."Ayer vimos una vez más una publicidad sexista que horas después fue retirada gracias a la fuerza de una ciudadanía que ya no deja pasar estas cosas", expresó la senadora Patricia Mercado, que fue candidata presidencial en las elecciones de 2006 por el Partido Socialdemócrata.Ayer vimos una vez más una publicidad sexista que horas después fue retirada gracias a la fuerza de una ciudadanía que ya no deja pasar estas cosas. Reconozco a @CircleKMexico por la medida, pero hay dos elementos de este caso particular que me llevan a una reflexión:#Hilo pic.twitter.com/1BLU4xPg5u — Patricia Mercado (@Pat_MercadoC) July 16, 2019"Reconozco a Circle K México por la medida", añadió Mercado, que también destacó que "necesitamos que el empresariado mexicano se comprometa en la lucha por erradicar todo tipo de violencia y acoso laboral, incluidos el acoso entre pares y el hostigamiento (desde una posición jerárquica) sexual, que es padecido en su gran mayoría por mujeres", completó.La diputada local de la Ciudad de México Alessandra Rojo de la Vega también fue muy critica de la promoción y, a diferencia de Mercado, no se conformó con que la compañía hubiera borrado el tweet.Espero que esto sea una muy mala broma y que no se hayan atrevido a semejante publicidad machista, retrógrada y denigrante hacia las mujeres. Aunque borren el tweet @CircleKMexico pic.twitter.com/3nuCx4u4eU — Alessandra Rojo de la Vega (@AlessandraRdlv) July 16, 2019"Espero que esto sea una mala broma y que no se hayan atrevido a semejante publicidad machista, retrógrada y denigrante hacia las mujeres", explicó. "Aunque borren el tweet, Circle K México", añadió.En redes sociales, una usuaria advirtió que ya había denunciado a Circle K "por una campaña publicitaria, que agrede y estigmatiza a las mujeres por condición laboral".Polémica después del momento #MeToo en MéxicoEl movimiento #MeToo, que en Estados Unidos obtuvo prominencia a finales de 2017 con el caso del productor cinematográfico Harvey Weinstein, explotó en México a finales del pasado marzo.El movimiento para denunciar el acoso y abuso en diferentes ámbitos privados y públicos explotó en México a finales del pasado marzo (Foto: Archivo) Cientos de mensajes comenzaron a inundar las redes con experiencias de mujeres que denunciaron acoso, abuso y violaciones sexuales por parte de compañeros, jefes, maestros, artistas, músicos, creativos, entre otros. Entre las cuentas creadas en Twitter, principalmente, para publicar las denuncias contra personas de diferente disciplinas, apareció una que estaba relacionada con los trabajadores mexicanos que se dedican al marketing y la publicidad. LEE: #MeToo: cronología de un reclamo que cimbró a México Cientos de mujeres dejaron sus testimonios de la violencia que padecieron, algunas publicadas de manera anónima y otras a través de la experiencia de una tercera persona que narraba una experiencia de una familiar o amiga, además de las que lo hicieron con su nombre y apellido.

Leer más »

Este es el equipo de fiscales que consiguió la cadena perpetua para «El Chapo» Guzmán

El grupo de fiscales comparecieron ante los medios tras conocerse la sentencia contra “El Chapo” Guzmán (Foto: AFP)Fueron incansables días y noches de trabajo de un número imposible de cuantificar de fiscales y también agentes en el campo, en diversos puntos de los Estados Unidos y en el extranjero: así es, parcialmente, el equipo que consiguió la cadena perpetua más 30 años contra Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, considerado uno de los narcotraficantes más peligrosos en el mundo.El principal encargado del proceso fue Brian Benczkowski, el asistente del Fiscal General estadounidense en su División criminal. De 49 años, el hombre nacido en Fairfax, Virginia, asumió su cargo en julio de 2018. Apenas un año después, y tras un juicio de tres meses contra Guzmán, consiguió uno de los principales logros de su carrera."Esto es gracias al gran trabajo de las autoridades federales y las oficinas (locales) que representan todos los individuos que están aquí conmigo", dijo Benczkowski a los medios, rodeado de una veintena de personas que, entre otras, trabajaron en el caso que permitió "cerrar el libro" del ex jefe del Cártel de Sinaloa.Brian Benczkowski, el asistente del Fiscal General estadounidense en su División criminal, uno de las cabezas del grupo encargado de llevar a Guzmán a la cárcel por el resto de sus días (Foto: Peter Foley/ EFE)"Es la culminación de una tremenda asociación y trabajo duro entre las Divisiones de criminalística y de drogas peligrosas de la Fiscalía General del país, además del trabajo de la Oficina del Fiscal para el Distrito este de Nueva York, la Oficina del Fiscal para el Distrito Sur de Florida, la Drug Enforcement Administration (DEA, por sus siglas en inglés), el Departamento de Seguridad Nacional, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y nuestros pares en el extranjero", enumeró Benczkowski."Estoy muy orgulloso de estar aquí hombro con hombro con estos hombres y mujeres. Le hemos traído justicia a los Estados Unidos y a México" señaló.El 17 de julio se dictará la sentencia al fundador del Cártél de Sinaloa (Foto: EFE) Guzmán Loera fue sentencia en Brooklyn Nueva York después del juicio en el que se le encontró culpable de 10 delitos relacionados con el tráfico de drogas y lavado de dinero, construyó durante 20 años un imperio criminal a través del cual operó en casi 50 países gracias a la complicidad de autoridades y las alianzas con otras organizaciones delincuenciales. LEE MÁS:Joaquín “El Chapo” Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua más 30 años A Benczkowski lo acompañó Richard Donoghue, quien también tuvo una influencia decisiva en el proceso para extraditar, procesar, enjuiciar y condenar al narcotraficante de 62 años. El fiscal para el Distrito este de Nueva York, es decir, Brooklyn, advirtió que "el mismo destino" le espera "a quien quiera ocupar el lugar que dejó vacante" Guzmán.Fue Donoghue quien mencionó a detalle al equipo que llevó a buen puerto el juicio que comenzó en noviembre de 2018: los Fiscales adjuntos Gina Parlovecchio, Michael Robotti y Patricia Notopoulos, Hiral Mehta, Soumya Dayananda y Brendan King.Los representantes de diversas fiscalías y del Departamento de Justicia estadounidense festejaron el resultado de décadas de investigación (Foto: Especial)Además, participaron los asistentes de la Fiscalía Adam Fels, Andrea Goldbarg y Lynn Kirkpatrick del distrito sur de Florida, es decir, Miami, así como los fiscales de juicio Amanda Liskamm, Anthony Nardozzi, Brett Reynolds y Michael Lang, pertenecientes a la División de Criminalística y de drogas peligrosas de la Fiscalía general estadounidense."Este trabajo no lo puede hacer una sola persona. La sentencia de Guzmán fue posible gracias al incontable número de agentes y la evidencia reunida a lo largo de más de dos décadas, el impacto de esto no se puede menospreciar", explicó Ariana Fajardo, Fiscal de Miami.LEE MÁS: Sin lágrimas y con un simple adiós: el último día de Emma Coronel con el "El Chapo""Es por ese trabajo realizado durante tantos años que ahora el mundo sabe quién es "El Chapo" Guzmán, un narco que hizo lo que fuera por mantener su imperio a flote", añadió Fajardo."Las 93 Oficinas de Distrito del país y el Departamento de Justicia trabajamos juntos para sacar a estos criminales de nuestras calles un caso a la vez", concluyó.Una parte del equipo que consiguió la cadena perpetua contra Guzmán (Photo by Johannes EISELE / AFP)El agente especial encargado para el caso del FBI, Michael Driscoll, aseguró que "el caso debe servir como advertencia" a los criminales que están libres. "Estamos dispuestos y con la capacidad de usar todos los recursos y asociaciones necesarias para buscar a los líderes de los cárteles, para que paguen el daño que nos hacen a diario", completó.LEE MÁS: La última esperanza a la que se aferra el "Chapo" Guzmán tras la sentencia de cadena perpetua"No puedo resumir en una declaración a todo el equipo de trabajo que consiguió esta sentencia, pero puedo decir que estamos extremadamente agradecidos por sus esfuerzos: han logrado hacer este país un poco más seguro", finalizó.

Leer más »

Mauricio Macri no asistirá al acto central de la AMIA y presentará un libro en Casa Rosada junto al Congreso Judío Latinoamericano

Mauricio Macri en Casa Rosada, el año pasado, junto a la cúpula de la AMIAMauricio Macri solo participó del acto central frente a la sede de la calle Pasteur en 2016, su primer año de gestión. En los dos siguientes aniversarios, recibió a la cúpula de la mutual en su despacho.El Presidente volverá a ausentarse: al momento en que suene la sirena en el barrio porteño del Once, a las 9.53, tendrá agenda oficial en Casa Rosada -así estaba previsto hasta anoche-, aunquesí estarán la vicepresidenta Gabriela Michetti, los ministros Germán Garavano, Alejandro Finocchiaro y Patricia Bullrich -también haría lo propio Oscar Aguad-, y los secretarios Sergio Bergman y Claudio Avruj, entre otros funcionarios, además de legisladores. Este miércoles, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el diputado Martín Lousteau -candidato a senador-, visitaron la sede de la mutual este miércoles.Macri, sin embargo, sí encabezará a última hora de la tarde un homenaje con un fuerte simbolismo, a 25 años del brutal atentado a la AMIA: junto a los miembros de la mutual, embajadores y dirigentes -la gobernadora María Eugenia Vidal será de la partida- y Adrián Werthein, presidente del Congreso Judío Latinoamericano, presentará la obra "Justicia Perseguirás", un libro ideado por dicha organización y que cuenta con textos exclusivos de Donald Trump, Jair Bolsonaro, Ángela Merkel, Iván Duque y Michelle Bachelet, además del jefe de Estado, entre otros líderes mundiales, referidos al terrorismo internacional.No será, de todos modos, el único gesto de la administración Macri en torno al 25 aniversario del ataque del 18 de julio de 1994 que dejó 85 muertos. En las últimas horas, el Gobierno publicó en el Boletín Oficial tres decretos alusivos: la creación del RePET -Registro Público de Personas y Entidades vinculadas a actos de terrorismo y su financiamiento-, una nueva indemnización con un plazo de 180 días para familiares y víctimas del atentado y la fijación de este jueves como "día de duelo nacional".Es que, a diferencia de otros años, la Casa Rosada buscó como nunca en este 2019 internacionalizar el reclamo de Justicia. Hubo, hasta ahora, más de una docena de homenajes en diversas embajadas alrededor del planeta. En el de hace una quincena, en Ginebra, Suiza, contó con la presencia de Avruj en la sede de la ONU.En los considerados de la norma de ayer que decreta "día de duelo nacional en homenaje a las víctimas del atentado terrorista perpetrado el 18 de julio de 1994", el Gobierno resaltó la participación de Macri en la cumbre de Naciones Unidas de septiembre próximo, en la que hará "mención destacada de la conmemoración del referido atentado terrorista". "Se reiterará el pedido dirigido a la República Islámica de Irán para que coopere en la investigación de los hechos y el juzgamiento de sus responsables con las autoridades judiciales argentinas", subraya el decreto.Un golpe de timón en el posicionamiento geopolítico del país, que en la anterior administración se había centrado en el eje Caracas-Moscú-Teherán.Macri, en el 2016, en el acto en la sede de la calle PasteurMacri, de hecho, se encontrará el viernes en Olivos con Mike Pompeo, el poderoso secretario de Estado norteamericano que estará en el país desde esta madrugada y que participará en el Palacio San Martín de una cumbre antiterrorista de alto nivel. Antes estará en un evento organizado por la mutual junto a cancilleres y ministros de diversos países.La llegada de Pompeo por estas horas a la Argentina no es casual: se da en consonancia con la publicación del decreto que creó el RePET, una señal a la comunidad judía y una respuesta al planteo que realiza desde hace tiempo la administración de Trump en la región.El registro provee una herramienta jurídica para acorralar a agrupaciones terroristas como Hezbollah que no están encuadradas en la actualidad en la arquitectura legal de la Argentina.La administración Macri solo se limitó en los últimos años a investigar agrupaciones terroristas incluidas en la lista que ofrece Naciones Unidas y que no incluye a Hezbollah, uno de los grupos acusados judicialmente de participar en los atentados a la embajada de Israel en 1992 y en el ataque a la AMIA.Seguí Leyendo:Mauricio Macri decretó el jueves día de duelo nacional por el 25 aniversario del atentado a la AMIAExclusivo: el texto completo del decreto que crea un registro de organizaciones terroristas

Leer más »

El Presidente envía a medio gabinete en su representación al acto de la AMIA

Nicolás Dujovne, Patricia Bullrich, Germán Garavano y Alejandro Finocchiaro son los ministros que concurrirán este jueves en representación de Mauricio Macri al acto con el que se conmemoran los 25 años del ataque a la AMIA, el atentado que arrancó 85 vidas y sigue impune. También se espera la presencia del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, el secretario de Ambiente, Sergio Bergman, y el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, entre otros funcionarios, incluso alguno que hasta ahora no haya adelantado su presencia.La explosión de la camioneta que detonó la sede de la calle Pasteur 633, donde también funciona la DAIA, marcó para siempre la vida de los argentinos que, cada 18 de julio a las 9:53, recuerdan el momento más trágico de la democracia, que continúa sin justicia.Ariel Eichbaum, presidente de la AMIA, y Sofía Guterman, madre de Andrea, quien a sus 28 años estaba en la sede de la institución buscando trabajo, serán los oradores del acto que, como en anteriores oportunidades, empezará con la lectura de los nombres de las personas que perdieron la vida en el atentado. "Se encenderá una vela y se colocará una rosa en memoria de los cada uno de los fallecidos", anticipó la entidad en un comunicado de prensa.Sofía Guterman será una de las oradoras. Es madre de una de las víctimas. (Adrian Escandar)El periodista Fernando Bravo conducirá el evento y los artistas Lito Vitale y Juan Carlos Baglietto estarán a cargo de ofrecer un momento artístico para el público presente, donde además de los familiares de las víctimas y los sobrevivientes del atentado, suelen asistir autoridades, diplomáticos y dirigentes comunitarios.Macri ya adelantó que no asistirá, pero firmó ayer un decreto presidencial que facilitará la inclusión de Hezbollah en la lista de personas y organizaciones terroristas, tal como concluyó el fiscal Alberto Nisman, que en sus investigaciones demostró que esa fue la organización que ejecutó el atentado, que fue planificado por Irán, para lo cual pidió la captura de nueve ex funcionarios del régimen. Es probable que esta decisión sea la antesala para encarar la otra demanda de los que siguen las alternativas del caso, el juicio en ausencia, para el que se necesita aval del Congreso.Como es un acto abierto al público, se espera la presencia de dirigentes políticos de la oposición, aunque ninguno adelantó su presencia. Sergio Massa, por ejemplo, tendrá que viajar a Córdoba a un acto, pero formó parte de un video institucional recordatorio del atentado que realizó la DAIA donde participan distintos referentes de opinión. Lo mismo sucederá con Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, que también estarán de viaje.La bomba explotó a las 9.53 del 18 de julio de 1994. (Reuters)La Mesa de Jóvenes de la AMIA realizó ayer su tradicional Acto de Juventud frente a la puerta de la institución, con la consigna "25 años. #No dejamos de contar" y distribuyó un video con el testimonio de jóvenes que nacieron el 18 de julio de 1994.Ayer, a las 15.30, se inauguraron los murales "Corredor de la Memoria", frente a la plaza Houssay, sobre la calle Uriburu, con tres obras que destacan el reconocimiento por la asistencia de médicos, enfermeros y voluntarios del Hospital de Clínicas, los que primero auxiliaron a los heridos hace 25 años. En el acto hablaron Eichabum y el rector de la UBA, Alberto Barbieri.Macri también encabezará hoy por la tarde la presentación del libro "Justicia Perseguirás", un libro editado por el Congreso Judío Latinoamericano que reúne columnas de distintos líderes mundiales que escribieron sobre el ataque a la mutual, el terrorismo y las formas de combatirlo.Para mañana viernes a las 9, la Cancillería argentina organizó en colaboración con la AMIA un acto donde además de Jorge Faurie, estarán presentes el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, y los cancilleres y ministros que viajen al país para participar de la II Reunión Hemisférica contra el Terrorismo, que se realizará en el Palacio San Martín.

Leer más »

El estremecedor relato de uno de los soldados israelíes que ayudó en las tareas de rescate tras el atentado contra la AMIA en Buenos Aires

"Cuando llegamos al lugar nos encontramos un caos total (…) Es algo que no esperas encontrar. 83 personas que están desaparecidas". Todavía recuerda con nostalgia y dolor aquel día, 25 años después de una misión que le cambió la vida. Amir Golan fue uno de los rescatistas que Israel envió en julio de 1994 a Buenos Aires tras el atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).Ese 18 de julio, dos coche bomba explotaron, asesinando a 85 personas e hiriendo a otras 300. "Por la tarde, hora de Israel, me llamaron de mi tropa, conduje a casa, me cambié el uniforme, besé a mi esposa y a mis hijos, y los dejé sin aviso sobre cuándo regresaríamos", relató el integrante de la Unidad de Rescate de la Fuerza de Defensa de Israel (FDI) a Infobae.Golan estaba encarando su primera gran misión. Casi no tuvo tiempo de asimilarlo. Se despidió de su familia y se dirigió a la base de la unidad de las FDI. Allí organizó a su delegación, equipos y vehículos.En pocas horas emprendieron el largo viaje de casi 19 horas hacia Buenos Aires. Arribaron a la capital argentina al día siguiente -19 de julio-, por la noche. La primera gran sorpresa que se encontró, según su relato, fue el recibimiento de la gente: "Conducimos por las calles alrededor del edificio de la AMIA. Al llegar, la gente estaba allí. Nos sorprendió la cantidad de personas que esperaban nuestra llegada, y nos gritaban y aplaudían. No entendíamos por qué hacían eso".Luego, el caos. "Escombros, desaparecidos, heridos, gente en pánico. Teníamos que organizar el lugar, el trabajo… Fue algo muy duro".En el atentado a la AMIA murieron 85 personas (Foto: Reuters)Durante ocho días Golan y su equipo trabajaron incansablemente 16 horas al día. "Nos tomábamos ocho horas para descansar, y 16 trabajábamos. Día y noche, día y noche, durante ocho días. Terminamos muy cansados"."No teníamos tiempo para los sentimientos", reveló el rescatista israelí. "Pero cuando estábamos fuera de turno era tiempo para eso. Los rescatistas y mi equipo eran bastante jóvenes, no tenían experiencia en eso, al igual que yo. Pero yo estaba en servicio, apoyando mental y físicamente, así que intenté hacer una sesión de desahogo, en la que todos pudieran hablar de sus sensaciones. Eso nos ayudó para seguir lo mejor posible".Pese a la carga emocional, sostuvo que "era un trabajo que había que hacer": "Sabíamos que si no éramos nosotros, nadie llevaría a todos los muertos a sus familias para ser despedidos según la religión judía".Recordó, además, la valiosa colaboración que recibieron de parte de "un grupo de jóvenes de la comunidad judía". Era un grupo de civiles, sin ningún tipo de formación militar, que lo único que quería era ayudar. "Estaban muy bien organizados y nos apoyaron. Eran muy trabajadores y parecían preparados. No para remover cadáveres y otras cosas que hemos tenido que ver, pero estaban muy motivados".Golan detalló que esos jóvenes colaboraron principalmente "en las operaciones de excavación y remoción de escombros".Después de ocho días, la delegación israelí encontró a todos los desaparecidos. Lamentablemente, ninguno con vida. Además de haber sido su primera gran misión, no fue una más.Cinco años después participó de los operativos de rescate en Turquía, tras el devastador terremoto de Izmit, que dejó cerca de 17.000 muertos y un millón de damnificados. "Cuando llegamos sabíamos qué teníamos que hacer y cómo. Aunque fue diferente a la primera por haberse tratar de un ataque contra la comunidad judía"."Es diferente porque sabíamos que los desaparecidos podían ser nuestros hermanos, familiares… En ese momento representas algo que no es lo mismo que en otros países", aseguró.Como cada año, las FDI además de conmemorar a las víctimas del atentado perpetrado por terroristas de Hezbollah, también reconocen a los hombres que viajaron a la capital argentina para ayudar en las tareas de rescate.En un video que el Ejército compartió con desgarradoras imágenes de aquel 19 de julio, también cuentan su experiencia otros dos rescatistas: Nissim Nassi y Nati Guefen."Es una herida abierta para Argentina y uno ve que, para la comunidad judía, es muy difícil", reconoció Guefen.

Leer más »

Memorias de una sobreviviente de la AMIA: «La oficina se partió al medio y corrí entre los gritos y la gente asfixiada»

Cacharros es el nombre de un cuadro ubicado sobre una esquina de su casa. Recrea objetos que antes estaban en paz, acomodados sobre repisas. En la pintura, delante de un fondo oscuro, se están cayendo y rompiendo. Colgados de la pared de una sala de estar hay otras dos obras. Los forman retazos de azulejos rotos, partidos, con grietas y rajaduras que atraviesan figuras humanas.Mirta Regina Satz las describe como un grito, una catarsis, y significan la vulnerabilidad y la fragilidad. Las piezas artísticas son hijas de su angustia y de su dolor: un recurso para vivir lo sobrevivido.Mirta estaba ese 18 de julio de 1994 en el segundo piso de la AMIA cuando a las 9:53 explotó la bomba. Se salvó de la muerte y todavía no comprende por qué. No convalida eso que le dijeron algunos de que "su madre desde el cielo la llevó de la mano y la guió". Tampoco los que le atribuyen responsabilidades a Dios. "¿Y por qué Dios me eligió a mí y no a otros?", cuestiona.Le gusta creer en lo que el intendente de la mutual le reconoció al verla escapando: "Me dijo que parecía una japonesita corriendo en puntas de pie que ante cada paso que daba todo se caía". No pudo obtener la respuesta filosófica al por qué ella sí. "Y es que no había respuestas -entiende ahora-: era el lugar en el que estabas en ese momento exacto"."¿Qué hago con ésto, qué hago con el dolor?", se preguntó. Habían pasado años intentando procesar el horror. Encontró la solución en la pintura, en la escultura, en el baile, en el canto: "Sentía que el dolor lo podía transformar en arte y que la herida la podía transformar en belleza". Lo hizo. Durante mucho tiempo le costó hablarlo, repasarlo. Recurrió a una manifestación artística: "Primo Levi decía que 'el horror solo se expresa con arte, con poesía'. Yo necesitaba expresarme artísticamente sobre esta sensación que tenía, sobre este quiebre, esta destrucción, esta pérdida, este dolor".Mirta es artista plástica. Dirige y vive en la sede de la Escuela de Arte Inclán. Sobre su hombro izquierdo, el cuadro llamado Cacharros que hace referencia a la vulnerabilidad de las cosas cuando el piso tiemblaDespués del atentado, trabajó un año más en la AMIA para acompañar el proceso de reconstrucción. En ese trance, hizo retratos de las bolsas negras de consorcio donde se reencontraban los escombros. "Yo las miraba cuando iban separando por oficinas las cosas que pertenecían a cada uno. Y entre esas cosas estaba el polvo de la bomba mezclado con papeles, expedientes, partes de máquinas, partes de libros y partes humanas también. Yo miraba sus brillos, sus pliegues y ciertos rasgos humanos que adquirían. En estas bolsas negras estaba contenida esa pregunta sobre la vida y la muerte", reflexionó.Mirta ya hacía dibujos en sus tiempos muertos de trabajo. Solía practicar con su lápiz negro imitando la fisonomía de las personas que esperaban sentados en el sillón que tenía enfrente a su puesto. Aún conserva esos dibujos sobre papeles con bordos de ojalillos, membretes de la AMIA y números de teléfono sin el número cuatro adelante.Ingresó a los 17 años a trabajar en el sector de cajas. "Había terminado hace poquito la secundaria y quería tener mi propia guita para comprarme libros, ir al cine. Quería tener una vida autónoma. Quería trabajar y entré como cajera, muy nena, en un mundo absolutamente distinto, que a su vez era buenísimo porque mi horario era hasta las tres de la tarde. Así que después del trabajo, me iba al cine todos los días. Hacía mi otra vida: la del taller literario, la de escribir, la de leer, la de ir al cine".La fachada de su casa es un mural que se llama “La sonrisa de Gardel”. Estpá hecho en mosaicos, en pedacitos de azulejos. Mucha gente intervino para que de a partecitas se junte una imagen. “Es una pared que levanté por otra que se cayó: un homenaje a los que no están”, dijo MirtaSe casó con Carlos. Tuvo a Mora, su hija. Ascendió hasta el cargo de jefa de tesorería cuando estalló la bomba. Desde 1994 cada invierno es el mismo: "Lo primero que te trae el recuerdo es el clima. Las cosas sensoriales te lo traen. El frío más agudo se aproxima llegando a la fecha. Te va calando los huesos y también empieza a calarte el alma: te avisa que es el momento biológico en que empezás a rememorar las sensaciones de lo vivido. Cada 18 de julio es pensar en mis compañeros, es volver a sentir en el pecho algo que en mí también estalla. Primero la no comprensión de lo sucedido: cómo una persona con la que estás conviviendo y estás al lado de pronto no está más y todo desaparece. El dolor inmenso de la pérdida de la gente y, después, el dolor de la pérdida de la justicia".“Ir de velorio en velorio fue desgarrante, insoportable. No entraba en mi cuerpo. Uno puede entender una muerte, aunque fuera trágica, pero ésto… No es que estábamos en un país en guerra, en el que sabés lo que está pasando. Pero así en un momento de tranquilidad aparente, hay una irrupción, un corte tan drástico de la vida que es muy difícil de entender y procesar”, expresóMirta se despertó ese lunes nublado minutos después de las siete de la mañana. Tenía especial entusiasmo porque estrenaba un espacio renovado de trabajo que la hacía poner contenta. Llevó una taza y un repasador para engalanar su nueva oficina. A las 9:53 se encontraba sola: sus compañeros estaban dispersos. Minutos antes había recibido a Agustín Lew, de 23 años. Lo rememora con especial e irracional pena. "Venía con unos papeles para que yo lo habilite a hacer algo. Tenía que decirle sí o no. Me acuerdo que le dije que no por algún motivo que no recuerdo. Él murió. Cuando recordé eso, comprendí que se había ido de la vida con la bronca cotidiana de alguien que te dice que no. Para mí es como fulminante que se haya ido con esta sensación tan horrible".En su casa viven los gatos Pincelito y Nonino. Hace cuatro años, la Legislatura de la Ciudad declaró de Interés Cultural la fachada de su hogar, una obra colectiva que incluye cien murales de Zorzal Criollo. También se hizo un documental, dirigido por Ricardo Piterbarg, llamado “Ikigai, la sonrisa de Gardel”Su principal inquietud radica en el perverso designio del azar. Lo expresa en sus letras, en sus obras y en sus entrevistas. No puede tolerar que haya sido la directriz del tiempo y el espacio lo que haya decidido quién vive y quién muere: "El lugar en el cual estabas y el tiempo justo que tenías para reaccionar te coloca aquí o allá. En ese aquí o allá es donde sentís que todo es tan frágil y a la vez tan fuerte. Lo que separa la vida de la muerte es una frontera tan delgada y a la vez tan sólida. Eso hizo que algunos estemos de un lado y otros del otro. Y los que quedamos de este lado tuvimos que sobrellevar vivir después de sobrevivir".“Ahora estoy en un momento de composición musical. También dibujo y doy clases”, dijo la mujer que cuando tenía 36 años era la jefa de tesorería de la AMIA. Al año siguiente al atentado, renunció y se dedicó de lleno al artePor un instante, sintió culpa de haber provocado el desastre. Pensó, a su vez, que pudieron haber explotado las calderas de gas que se habían colocado recién y que a ella le daban temor. Pero su primera presunción fue que el piso no había soportado el peso de la caja fuerte. En los días previos, había sido su responsabilidad elegirla según los estándares adecuados que le habían advertido. Esa decisión que había padecido y que le genera desconfianza, se le presentó automáticamente. "Después, los olores y el polvo ya nos sacó cualquier tipo de fantasías", razonó.Algunos de los dibujos que Mirta aún conserva: son retratos en lápiz negro sobre papeles de la AMIA de personas que esperaban enfrente de su puesto en el sector de las cajas (Adrian Escandar)Mirta celebra haber estado sola al instante de la explosión. El efecto de la bomba cortó a la mitad la oficina del contador: la suya directamente se cayó. Pero le dio tiempo de huir: "Haber estado sola posibilitó que mi cuerpo pudiera reaccionar sin perder ni una milésima de segundo en preguntarle a alguien qué es esto que está pasando".Una ventana a su espada se deshizo sobre ella. Salió y corrió hacia su derecha: ahí es cuando la vieron escapar como si fuese "una japonesita" que hace caer cada baldosa del piso que toca. "Después encontré a mis compañeros que habían escuchado la voz de cuerpo a tierra que había dado el intendente del edificio -relató-. Ellos se habían metido abajo del escritorio. Por suerte yo no lo había escuchado, sino me hubiera quedado enterrada. Ahí me encontré con gente desesperada, asfixiada, viendo el agujero del edificio, escuchando los gritos. Veíamos demolición, formas todas superpuestas, era un lugar entero y una gran parte destruida".En los brazos de una amiga halló consuelo y descarga. Lloró. No por ellas ni por sus miedos: "Los dos teníamos nenas de la misma edad. Cuando me encontré, nos abrazamos llorando, no pensando en nosotras sino en nuestras hijas que se iban a quedar sin mamá". Subieron a una terraza. Divisaron a los helicópteros. Recuerda haberse enojado con los rescatistas porque no los ayudaban: comprendió, tiempo después, que la situación general era desbordante.En medio de la vorágine, con el pavor de que todo siguiera estallando, recibió -no sabe de quién- el cuerpo caliente de un bebé. Se lo devolvió -no sabe a quién- antes de escapar por un edificio lindero. Hace poco se enteró que ese sobreviviente es una joven 25 años que vive en Israel. Le contaron también que la madre le dio de mamar sobre las ruinas de Pasteur en medio del caos y la desesperación. "Ella en medio de eso se sentó y le dio de mamar. En esas cosas es donde sigue la vida", reflexionó.Una de sus obras de azulejos quebrados cuelga de una de las paredes de su casa. La artista plástica busca expresar la vulnerabilidad y la posibilidad de construir algo con pedacitos rotosSu adrenalina la obligó a seguir huyendo. La sensación, repite, era de que todo iba a seguir explotando. En sus recuerdos sobreviven los ruidos de vidrios y cosas cayendo. En los años siguientes al atentado cada vez que ingresaba a un lugar cerrado pensaba de dónde se iba a sujetar ante una eventual catástrofe: el trauma tiene instancias de superación autónomas. Su motor era huir para avisarle a su marido y a su hija que ella estaba bien. Llegó a su casa en taxi. Carlos no estaba, la había ido a buscar. Se sacó vidrios de la ropa y se limpió la sangre antes de besar y abrazar a Mora."Él estaba desesperadísimo. Es tremendo encontrarlo en las imágenes de ese día. Aparece desesperado, sostenido por dos personas, buscándome", narró Mirta.De su casa en Parque Patricios, volvió a Pasteur para abrazar a su marido, que murió en 2006, doce años después de ese fatídico lunes del '94. En su relato no hay épica, solo facsímiles del encuentro: "Yo venía caminando por la calle Lavalle. A él ya le habían dicho que yo estaba viva, no sé cómo. Nos encontramos, lo vi de lejos, él me vio y corrimos a abrazarnos". Del resto del 18 de julio rememora que su casa se llenó de un montón de familiares consternados. No recuerda cómo durmió esa noche en particular, pero calificó de "terribles" las noches de los tres años siguientes: "No podía procesar la muerte de mis compañeros. No podía entender por qué yo estaba viva y ellos no".Mirta Satz: “Ahora en este 25 aniversario vuelvo a pensar en ellos. Pienso que cada año sumado es el año de la injusticia. Son los años que tiene nuestra incapacidad como sociedad de asumir la responsabilidad de los hechos que nos atraviesan” (Fotos Adrián Escandar)Pasaron exactos 25 años ya. En su procesión hacia la búsqueda del sosiego, atravesó tres etapas. Los primeros años los vivió absorta, sin poder entender la muerte de los otros, sin saber cómo vivir. Después, reconstruyó su vida a través del arte. Ahora, vuelve a ellos con un razonamiento inédito: "Pienso, ahora a diferencia de otros aniversarios, en las edades de la gente. Algunos eran muy jóvenes o niños, tenían diferentes edades. Quedaron con esa edad. A medida que pasa el tiempo esa juventud se vuelve más elocuente, son cada vez más jóvenes y nosotros, los que estamos acá, somos cada vez más grandes. Esa distancia temporal entre esa juventud muerta y esta vida a la que sí le transcurre el tiempo hace que retorne el dolor".Mirta Regina Katz tiene hoy 61 años. Las 85 víctimas del atentado a la AMIA siguen teniendo la misma edad y las mismas fotos de hace 25 años.Seguí leyendo:En el nombre del abuelo que no conoció: él murió en el atentado a la AMIA y ella eligió llevar su apellido21 imágenes del horror: el dramático testimonio del fotógrafo que llegó a la AMIA minutos después del atentadoEstuvo 8 horas bajo los escombros de la AMIA y nunca supo quién lo había rescatado: el emotivo encuentro con el hombre que le salvó la vida

Leer más »

«El Chapo» Guzmán planeaba una tercera fuga en México y ya le construían otro túnel para escapar

“El Chapo” fue condenado a cadena perpetua en una corte de Nueva York (Fotos: Reuters)Tras su segunda recaptura el 8 de enero de 2016 y una vez que fue confinado nuevamente en el penal del Altiplano en Almoloya de Juárez, en el Estado de México, de donde se había fugado seis meses antes, Joaquín "El Chapo" Guzmán ya tenía un plan estructurado para protagonizar una tercera fuga a través de otro túnel.Así lo declaró Eduardo Guerrero Durán, asesor penitenciario de Nuevo León, quien reveló a la agencia estatal mexicana que el segundo túnel encargada por el narcotraficante fue detectado en la periferia del penal federal del Altiplano."Una de las causas por las cuales movimos al 'Chapo' Guzmán del Altiplano, al penal de Ciudad Juárez, fue porque se encontraba otro túnel, …en la periferia del penal del Altiplano", señaló Guerrero Durán a Notimex.Relató que antes de descubrir la construcción, las autoridades del Altiplano percibieron ruidos y patrones sospechosos en la conducta del Chapo detectados a través de las cámaras de vigilancia en su celda.Entre estos patrones está el que continuamente iba al sanitario y en varias ocasiones jalaba la manija del excusado, ante esta conducta sospechosa realizaron estudios del suelo en la cárcel, que ayudó a detectar que ya existía una segunda excavación."Afortunadamente con el seguimiento que le veníamos dando (al recluso), no día por día, sino hora por hora, pues lo pudimos detectar, …y por eso se decide hacer el traslado de esta persona del penal de Almoloya al penal de Ciudad Juárez", agregó Guerrero.Joaquín, “El Chapo” Guzmán se fugó dos veces de la cárcel mexicana (Foto: Cuartoscuro)Posteriormente fue extraditado a Estados Unidos, a pesar de las apelaciones de sus abogados en México.La segunda fuga de Guzmán Loera de un penal de máxima seguridad en México fue justo a través de un túnel que conectaba con el baño de su celda y que tenía una sofisticada infraestructura diseñada para que el narcotraficante pudiera trasladarse en motocicleta desde su celda hasta la salida del túnel.El tema del segundo túnel salió a la luz durante el llamado juicio del siglo, cuando Dámaso López Núñez, "El Licenciado", confesó en la Corte de Brooklyn ,durante el proceso a Guzmán Loera, que cuando "su compadre" volvió a ser detenido en enero de 2016, fue contactado por Emma Coronel, esposa del narcotraficante "para decirme que mi compadre se quería fugar otra vez, que si lo ayudaba de vuelta".“El Chapo” escapó dos veces de prisiones de máxima seguridad en México (Foto: Cuartoscuro)Guzmán Loera fue sentenciado el miércoles en Estados Unidos a cadena perpetua y 30 años adicionales de cárcel por 10 delitos relacionados con el tráfico de drogas y lavado de dinero.Leer: El horror, el dinero, las drogas, todo el poder: 20 años de la huella de "El Chapo" en MéxicoAunque el juez del caso señaló que en 60 días se dará conocer la prisión en la que cumplirá su sentencia, el miércoles por la noche versiones del diario New York Post señalaban que ya había sido trasladado en helicóptero a la la temida cárcel de ADX Florence, conocida como la "Alcatraz de las Montañas Rocosas" o "Super Max".Leer: La prisión "Supermax" donde cumplirá su condena "El Chapo" Guzmán: un hoyo de cemento aislado del mundo del que nadie escapóCon la sentencia a Guzmán Loera se cierra uno de los capítulos más sangrientos de la historia del narcotráfico en México, dominado por el Cártel de Sinaloa durante más de dos décadas a través de una red de corrupción que alcanzó a los distintos niveles del poder en México.En el llamado juicio del siglo, se dieron a conocer algunos de los métodos de tortura que Guzmán Loera usaba para eliminar a sus rivales así cómo los métodos que usaba para traficar con droga y que constituyeron al evidencia para su sentencia.

Leer más »

Perdió a su única hija en la AMIA y durante muchas noches alguien llamó a su casa: «Mamá buscame, estoy viva»

Una pesadilla recurrente. Durante muchas noches, incluida la madrugada anterior al día del atentado, Andrea Guterman soñó que hombres sin rostro la querían matar.El día anterior, durante la final de la Copa del Mundo que en 1994 se jugó en Estados Unidos, se lo contó a su mamá, Sofía, que a la distancia no puede dejar de verlo como una premonición.“Meses antes del atentado empezó con pesadillas. Mi hija me decía que soñaba que personas sin rostro la querían matar”, rememora con dolor Sofía (Adrián Escandar)"Ella hacía meses que estaba soñando, por lo menos una o dos veces por semana que la querían matar. Y siempre me comentaba 'anoche lo volví a soñar' y yo le preguntaba '¿Pero qué te hacen?', y ella me decía 'No lo sé porque no tienen cara", le cuenta Sofía a Infobae, en el living de su casa de Villa Crespo.En estantes de madera a su espalda se descubren, entre adornos en los que se distingue un menorá y animales de cerámica, seis portaretratos. En todos hay fotos de Andrea con 28 años.A 25 años del atentado a la AMIA, Sofía no puede evitar pensar que su hija, que en 1994 tenía 28 años, tendría hoy la misma edad que ella cuando explotó la bomba. Lo hace mientras prepara el discurso principal para el acto de este jueves 18, que le tocará dar.Durante ese último partido en el que Brasil venció a Italia por penales, donde Roberto Baggio erró un tiro clave que obligó a la azzurra a esperar por su cuarto Mundial, Andrea -que era maestra jardinera, pensaba casarse a finales de ese año y buscaba trabajo- le comentóa su mamá que al día siguiente iría a dejar su currículum en un jardín de infantes de Tucumán y Callao.La noche anterior al trágico atentado Sofía no durmió. Tenía un mal presentimiento, tanto que apenas se levantó el 18 de julio de 1994 llamó a su hija para decirle que no saliera a la calleCuando lo dijo, mientras los hombres miraban absortos la definición de la final del mundo, le propuso probar suerte en la bolsa de trabajo de AMIA, que le quedaba cerca, a apenas cinco cuadras. "Nunca fui", respondió Andrea y su mamá contestó que ella tampoco, a pesar de que durante años habían sido vecinas de la mutual.Esa noche Sofía casi no durmió. Tenía un mal presentimiento. Tan fuerte era la sensación que apenas se levantó ese lunes 18 de julio de 1994, llamó a su hija para decirle que no saliera a la calle. El teléfono sonó varias veces en el departamento, pero nadie atendió.Semanas después, al reconstruir ese día junto a su marido, Sofía supo que Andrea abandonó el jardín de Tucumán y Callao cerca de las 9:30. Apenas puso un pie en la calle se debatió entre probar suerte en la bolsa de trabajo o ir a avenida Corrientes a comprar regalos por el Día del Amigo. Exactamente 23 minutos más tarde explotó el coche bomba.El cuerpo de Andrea entró una semana después a la morgue. "La cartera estaba partida en dos como por un hachazo", recordó una primera imagen. Luego describió: "No alcanzaban los velatorios en la ciudad de Buenos Aires, entrábamos con un ataúd para hacer un entierro y salían otros, y llegaban más… era un ir y venir de ataúdes, una cosa impresionante. Una pesadilla".A las 9.53 del 18 de julio de 1994 la explosión en la AMIA dejó 85 muertos y más de 300 heridos (NA)A 25 años del horror, Sofía no busca culpables ni insiste con pedidos de justicia. Invierte todas sus energías en lo único que cree capaz de generar una onda expansiva lo suficientemente potente como para proyectarse en el tiempo y hacer una diferencia: la memoria.Un día caminando por la calle a apenas cuatro meses de la explosión, Sofía, que siempre fue maestra, sintió la necesidad de entrar a un colegio y preguntar si la dejaban hablar con los chicos de los grados superiores sobre la AMIA. Le respondieron que sí y desde entonces no paró nunca más.Durante seis meses fue al departamento en el que Andrea vivía con su novio. Limpiaba, abría las ventanas, recorría las habitaciones y después se sentaba en silencio a escribirle. Esas cartas se convirtieron en su primer libro: "Más allá de la bomba". La escritura fue su refugio.Hizo un poema por cada decisión difícil que le tocó enfrentar. "Mataron a mi hija", así de crudo y de cierto se llamó el primero. Le siguieron "Hoy regalé tus muñecas" y "El nieto que nunca tuve", entre muchos otros. Fueron parte de su segunda publicación, "Poemas del corazón al cielo".En el juicio, entre 2001 y 2004, tuvo un rol protagónico. Habló, reclamó, dio entrevistas, no se calló. Eso le trajo experiencias inesperadas. Amenazas, llamados de madrugada en los que reproducían la marcha fúnebre al otro lado de la líneaPsicólogos y psiquiatras llevaron sus poemas a congresos en el exterior, traducidos a distintos idiomas y tres de ellos fueron musicalizados. Hizo otros tres libros: "En cada primavera renace la alegría de vivir", "La gran mentira" y "Detrás del vidrio", sobre el juicio oral y público.En el primer acto al que los familiares llevaron pancartas, en el que le pusieron rostro a las 85 víctimas con sus fotos, Sofía conoció a la abuela de Sebastián Barreiros, con 5 años, la víctima más joven que tuvo el atentado a la AMIA."Paseaba con la pancarta de un lado para el otro, le pregunté qué le pasaba y me dijo que no sabía donde poner la foto de su nieto ", recordó Sofía, que le dijo entonces: "Póngalo cerca de Andrea que era maestra jardinera y ella lo va a cuidar". "Ese mismo día empecé a escribir un poema para ellos", confió a Infobae.Sebastián Barreiros tenía 5 años en 1994"No se conocían en la vida terrenal,Maestra jardinera ella,con muchos niños a quien amar,con muchos sueños de un hijo propio,travieso, bueno y con una mirada angelical.Él, pequeñito, muy apegado a su mamá,hilaba sueños y fantasías,mientras jugaba en su lugar.Los asesinos, con su maldad,hicieron volar sus almasal inmenso campo celestial,a la misma hora, y en el mismo lugar.Desde aquel entonces, siempre juntos van,mi hija Andrea y el pequeñito de Sebastián.En un jardín de infantes del Más Allá,juega tranquilo, con mucha paz,el pequeñito de Sebastián.Una maestra sin delantal,le cuenta cuentos, lo hace jugar,caminan juntos, no sufren yaporque en el cielo no hay maldad".(Fragmento del poema Andrea y Sebastián)"Yo creo que los de mi hija fueron sueños premonitorios. Porque pasó así, las caras no las vio, armas tampoco. Ellos sabían que se morían y no sabían por qué. Creo que existe un destino y cuando llega el momento algo lleva a las personas al lugar equivocado, a la hora equivocada", reflexiona Sofía.En el juicio, entre 2001 y 2004, tuvo un rol protagónico. Habló, reclamó, dio entrevistas, no se calló. Eso le trajo experiencias inesperadas. Amenazas, llamados de madrugada en los que reproducían la marcha fúnebre al otro lado de la línea. Un juego psicológico que llegó a su mayor perversión el día que alguien se hizo pasar por su hija.“Me llamaban, dejaban mensajes en el contestador, se escuchaban sollozos y una chica de pronto gritaba: ‘Mamá buscame, estoy viva'”"Me llamaban, dejaban mensajes en el contestador, se escuchaban sollozos y una chica de pronto gritaba: 'Mamá buscame, estoy viva'", compartió con Infobae la escena. Ella nunca vio el cuerpo de Andrea, sólo le dieron sus cosas. La esperanza, las ganas de que fuera cierto admite que la hicieron dudar durante un tiempo, que se encontró buscándola muchas veces en la calle.Entre otras intimidades del dolor, esas que crecen hacia dentro de las casas en las que también explotó la bomba, desde 1994 ni ella ni su marido volvieron a decirse "feliz cumpleaños". Esos días sólo se abrazan y no hacen falta palabras, o no alcanzan."Es como que algo destiñe los colores", define Sofía su vida después del atentado. A pesar de los años, del dolor, está convencida de que en la Argentina no hay conciencia de que no fueron sólo 85 las víctimas. Recuerda la charla con un chiquito de primaria en un pueblo de Santa Fe, que le preguntó desconcertado por su historia:-¿Por qué nos viene a contar esto si eso pasó en Buenos Aires?-Porque sos argentino y a vos te tocó también.Fotos: Adrián EscandarVideo: Lihue Althabe y Matías ArbottoProducción: Nicolás SpalekSEGUÍ LEYENDOEstuvo 8 horas bajo los escombros de la AMIA y nunca supo quién lo había rescatado: el emotivo encuentro con el hombre que le salvó la vida21 imágenes del horror: el dramático testimonio del fotógrafo que llegó a la AMIA minutos después del atentado

Leer más »

Se incendió el depósito de un supermercado en Núñez

Un incendio de grandes proporciones se desató este miércoles por la tarde en el depósito del supermercado Coto ubicado en la calle Quesada 1541, en el barrio porteño de Núñez.Personal de la Estación V y GER Saavedra Bomberos de la Ciudad se desplazaron hasta allí por el incendio en el negocio a Quesada 1541.El depósito afectado está ubicado en la calle Quesada 1541Ante la fuerza de las llamas, los bomberos procedieron a combatirlo por Quesada con una dotación y por Montañeses con otra.Según informaron fuentes policiales, "el GER atacó con una línea de 63 milímetros con divergente a dos líneas de 38 mm. en el contrafrente, mientras personal de la Estación V lo hizo por el frente del lugar".Vista aérea del incendio en el supermercado Coto del barrio de NuñezPor su parte, el SAME indicó que dos mujeres fueron trasladadas por inhalación de humo al Hospital Pirovano.Dos mujeres fueron trasladadas por inhalación de humo por ambulancias del SAME hacia el Hospital PirovanoEl lugar siniestrado es un depósito de 6m de ancho x 20 m de fondo y se realiza allí el acopio de bandejas plásticas, telgopor y papeles.Una dotación de Bomberos de la Ciudad trabajó desde la esquina de Quesada y LibertadorLa entrada principal del local se encuentra sobre la Avenida Del Libertador mientras que por la calle Montañeses está ubicado el estacionamiento con acceso al local y sobre la calle Quesada se ubica el depósito afectado por las llamas.El estacionamiento del supermercado está sobre la calle Montañeses. Desde aquí Bomberos atacó las llamasSeguí Leyendo:Una mujer murió en el incendio de una casa en Villa UrquizaIncendio en un edificio de Villa Crespo: 16 personas fueron hospitalizadasSe incendió un edificio en Villa del Parque: un muerto y 9 heridosTragedia en Pilar: cinco menores de edad murieron en un incendio

Leer más »