El desesperado pedido de auxilio de un taxista baleado en Neuquén: «Por favor, ayúdenme»

"'Berni', me dispararon, por favor ayúdenme. ¡Ayúdenme, me dispararon, por favor! Llamá a la policía, a la ambulancia, me dispararon", gritó con desesperación el taxista Pablo Sánchez tras haber sido baleado en la madrugada del sábado en la capital de Neuquén.

Segundos antes, dos delincuentes le habían tirado a quemarropa y por la espalda en un intento de robo. En medio de la desesperación y mientras se desangraba, la víctima de 41 años tomó su celular y llamó al propietario del vehículo con el que trabaja, Edgardo "Berni" Meriño. Afortunadamente, pudo ser asistido por una persona que pasaba por el lugar hasta que llegó la ambulancia.

Los dos delincuentes se habían subido al auto como pasajeros comunes y tras andar por algunos minutos lo atacaron brutalmente. Uno le puso un cuchillo en el cuello mientras que el otro le disparó a través de la butaca del conductor.

La bala le perforó los intestinos y la médula, lo que podría afectar permanentemente la sensibilidad de sus piernas. Hasta el momento el taxista sigue grave, y continuará internado en el hospital Castro Rendón con pronóstico reservado.

El audio con el pedido de auxilio rápidamente se viralizó en redes sociales y grupos de Whatsapp, lo que enardeció aún más los ánimos de los taxistas que mantenían cortes en los accesos a la ciudad.

Gentileza Diariamente Neuquen
Gentileza Diariamente Neuquen

Los trabajadores exigieron medidas contra la inseguridad para poder trabajar "tranquilos". Hasta la madrugada del domingo seguían cortadas varias calles de la ciudad, el acceso al aeropuerto, la ruta 7, cerca de la fábrica Zanón, y la ruta 22.

Por el momento los delincuentes no fueron identificados pero la policía de la provincia analiza las cámaras de seguridad de la zona donde se cometió el crimen en busca de pistas.

Chequea también

Arrestaron en Florida a un hombre que arrojó a su hijo de 5 años al océano: dijo que quería enseñarlo a nadar

Uno de los oficiales que lo recibió en la sede de Volusia County Beach Safety confirmó que John Bloodsworth se encontraba bajo los influjos de sustancias tóxicas, posiblemente alcohol. (Foto: especial)John Bloodsworth será recordado en Daytona Beach, en Florida, Estados Unidos, porque puso en peligro la vida de su hijo de 5 años. El hombre, presuntamente bajo los influjos de sustancias tóxicas, arrojó al menor de edad al Océano Atlántico para que aprendiera a nadar y lo abandonó en el agua hasta que fue rescatado por otro turista.Testigos observaron el pasado lunes al hombre de 37 años tomando cerveza en compañía de su hijo de 5 años. Ambos brincaron y nadaron por varios minutos, pero sólo Bloodsworth salió del agua.El niño lloraba, gritaba e intentaba mantenerse a flote en una área profunda del océano, ante el abandono de su padre.Mitch Brown, un testigo declaró a WESH 2 News, que él sacó al niño del agua y llevó a John Bloodsworth ante las autoridades."Dije: 'No puedo aguantar más esto'. Así que bajé al muelle, bajé a la orilla y me enfrenté a él yo mismo", señaló.El ex soldado del estado de Georgia estaba de vacaciones junto con su familia en Daytona Beach. Estaban reunidos en el muelle de Main Street el lunes pasado mientras disfrutaban de su cena cuando se percataron del comportamiento de este padre.Las autoridades han prohibido el ingreso de bañistas a esta área del océano por su proximidad con el muelle de de Main Street y su peligrosidad. (Foto: Google Maps)"El niño pequeño estaba aquí solo. Completamente solo. No había nadie a su alrededor, no había adultos", agregó el testigo que pudo ver cómo el menor de edad luchaba por salir de las aguas turbulentas del océano.Mencionó que se cansó de ver el maltrato y se acercó para enfrentar al hombre que le gritaba a su hijo que aprendiera a nadar. Muchas otras personas notaron el comportamiento del hombre pero nadie hizo nada."Dije: 'vas a venir conmigo, de una forma u otra'", agregó el ex militar.Mitch Brown rescató al niño y llevó a John Bloodsworth ante la Policía de Daytona Beach, donde dijo que: "El niño ya estaba visiblemente molesto y llorando, y no quería estar allí".Bloodsworth fue arrestado y declaró que su conducta fue porque quería que su hijo aprendiera a nadar: "no podía pensar en un mejor lugar para enseñar a mi hijo a nadar", dijo según el News-Journal.“El niño pequeño estaba aquí solo. Completamente solo. No había nadie a su alrededor, no había adultos”, agregó el testigo que pudo ver cómo el menor de edad luchaba por salir de las aguas turbulentas del océano. (Foto: Google Maps)El hombre no comprendía porque sería detenido, por lo que dijo a las autoridades que "iba a ir a la cárcel por ser increíble" y que "regresaría al muelle para saltar todos los días".Uno de los oficiales que lo recibió en la sede de Volusia County Beach Safety confirmó que John Bloodsworth se encontraba bajo los influjos de sustancias tóxicas, posiblemente alcohol.El hombre fue acusado de los delitos de abuso agravado de un niño que resultó con lesiones físicas y mentales, así como intoxicación desordenada y natación a menos de 300 pies del muelle. Logró salir en libertad el pasado martes después de pagar una fianza de USD 1.500.Funcionarios locales, según The Daytona Beach News-Journal, informaron que en la zona donde Bloodsworth arrojó a su hijo no había salvavidas, además de que existía el riesgo de que se llegaran corrientes fuertes.Las autoridades han prohibido el ingreso de bañistas a esta área del océano por su proximidad con el muelle de de Main Street y su peligrosidad.

A %d blogueros les gusta esto: