Narciso Ibáñez Menta, el gran maestro del terror que a millones les quitó el sueño

El anuncio original de "El Pulpo Negro" en 1985 (Video: YouTube)

De pronto, en la televisión nacional prehistórica, blanco y negro, cámaras como locomotoras y escenografía de cartón pintado, sucedió un inolvidable cruce de vías: el amor y el horror.

El amor tenía dueño absoluto. Los martes a la noche, el país se paralizaba para seguir la historia plena de escollos entre Soledad Silveyra y Claudio García Satur en Rolando Rivas, Taxista: niña bien con muchachote de barrio. Un clásico sin error posible…

Y el horror tenía un dueño exclusivo: un Satanás maquillado –hombre de mil caras– sin más norte que aterrar a las buenas almas…

Era, claro, Narciso Ibáñez Menta, que ayer, hace quince años, dejó este mundo a sus 91: larga vida. Tan larga como cuanto hizo en teatro, cine, televisión, en España y estas pampas.

Asturiano de Sama de Langreo, nacido el 25 de agosto de 1912, llegó con sangre de tablas: padres artistas líricos, y él, apenas a sus 8 años, pisó esas tablas de la mano de una histórica: Carola Ferrando.

Con sus padres en gira por América hispana recaló en Buenos Aires: su segundo (o primer) destino.

Narciso Ibáñez Menta
Narciso Ibáñez Menta

Hizo teatro clásico, gran repertorio (Arthur Miller, Jean-Paul Sartre), 36 películas y 28 series de televisión entre España y la Argentina, pero sin abandonar una obsesión: la figura del actor norteamericano (época del cine mudo) Lon Chaney –1833-1930–, un monstruo sagrado del maquillaje de horror. Cuentan viejos testigos que conocí que su cara desfigurada en El fantasma de la Ópera, desataba gritos de espanto en la platea, lo mismo que su Quasimodo y otros deformados, quemados, surcados por cicatrices…

Narciso, Narcisín, su apodo, no paró hasta descubrirlo. Chaney eludía la sala de maquillaje: su Caja de Pandora latía en una pequeña valija con pelucas, cremas de colores, misterios que nunca reveló…

Y nuestro compatriota (español, adoptó la nacionalidad argenta) siguió sus pasos…

Ese hombre de cuerpo pequeño –apenas pasaba el metro 62– y voz de ultratumba, renunció a Lope de Vega y Calderón de la Barca para la noble y terrible misión de hacer temblar de miedo a millones: en esos años, las mediciones eran precarias, pero Narciso triplicaba las mejores de hoy…

Después de un largo periplo por España, retornó a su país adoptivo, y a Canal 9, con dos miniseries de idéntico tenor
Después de un largo periplo por España, retornó a su país adoptivo, y a Canal 9, con dos miniseries de idéntico tenor

Entre 1959 y 1962, dirigido por su único hijo, Chicho Ibáñez Serrador, hijo de Narcisín y la actriz nacional de raíces hispanas Pepita Serrador, izó la bandera negra con calavera y tibias en el medio: "Obras Maestras del Terror: adaptaciones más o menos libres de los inmortales cuentos de Edgar Allan Poe: el atroz caso del señor Valdemar, los golpes del condenado a morir asfixiado entre paredes, el paralizante aullido del gato negro delatando al hombre que cegó y lo mató…

Recuerdo personal: el efecto especial, en tiempos de pura artesanía made in casa, de la putrefacción súbita del señor Valdemar al romperse el hechizo que lo mantenía vivo… ¡Inolvidable!

Después de un largo periplo por España, retornó a su país adoptivo, y a Canal 9, con dos miniseries de idéntico tenor: Un Pacto con los Brujos, El Sátiro, y poco después, la audacia de encarnar a Hitler en El Monstruo no ha Muerto, y por si alguna duda quedaba, a Drácula

Pero el hit de los hits llegó en 1985 por Canal 9: El Pulpo Negro. Historia de un asesino que dejaba su firma, un pequeño pulpo negro de goma (o material similar) sobre el cadáver de sus víctimas.

Una imagen de Narciso Ibáñez Menta en “El Pulpo Negro”
Una imagen de Narciso Ibáñez Menta en “El Pulpo Negro”

El octópodo batió, quizá por su cantidad de tentáculos, a otros horrores del maestro: El Hombre que Volvió de la Muerte, El Muñeco Maldito, y otros estremecedores etcéteras.

En amores, después de separarse de Pepita Serrador se casó con Laura Hidalgo, una de las caras más bellas del cine nativo de los años 50. Él le llevaba quince años, y el amor duró apenas cuatro: se dijeron adiós en 1954.

Su última mujer fue Lidia Haydée Rojas Rojas, que lo acompañó desde 1959 hasta el 15 de mayo de 2004, cuando el gran maestro del espanto partió "de gira", como se usa decir en la farándula, desde Madrid al cielo o a su opuesto: acaso entre llamas y tridentes se sentiría mejor…

El día que Narciso Ibáñez Menta fue a lo de Mirtha Legrand y su torta de cumpleaños terminó en llamas (Video: YouTube)

SEGUÍ LEYENDO

Infancia con carencias afectivas, madurez precoz y amores turbulentos: la vida de Florinda Meza, la malquerida de "El Chavo del 8"

Un auto que no funcionaba, un actor que dijo "no" y la gran apuesta por Araceli González: así se gestó "La banda del Golden Rocket"

Del humor al drama: el peor final para Joe Rigoli, el exitoso actor que murió en la indigencia absoluta

Chequea también

Una experiencia gastronómica con vista al Río: cómo es la nueva propuesta culinaria de la Costanera

Enero Restaurant es una nueva propuesta que está en Costanera y ofrece la posibilidad de restaurante con mesas y take away (Manuel Cortina)Con una propuesta como la de Enero, el paseo de la Costanera porteña quiere firmemente recuperar su protagonismo gastronómico de antaño. Y propone fusionar tres pilares: una buena comida tradicional argentina, una precisa coctelería y un ambiente mundano y distendido para disfrutar de la mejor vista al Río de la Plata.Enero Restaurant tiene una imponente fachada que invita a los comensales a probar las delicias de sus dos menúes: el del restaurante y el del take away. Se puede incluso pedir en el lugar y comerlo en las mesitas compartidas o también en el patio externo que ofrecen.El sector de restaurante además de contar con mesas clásicas también tiene boxes íntimos y la decoración ofrece tonalidades verdes y aguamarinasEl coqueto restaurante de Costanera busca imponer un estilo trendy para competir con los otros locales gastronómicos de la zona, tanto con el mobiliario elegido y con la ambientación que seleccionaron para agasajar al comensal.En una de las primeras entradas al restaurante está el sector del take away, donde el menú es completamente diferente al que se sirve en el restaurante. Ofrece desde hamburguesas dobles hasta sándwiches de salchicha parrillera, papas fritas, rabas, pizzas y buñuelos, todo para llevar.La barra del take away. Con menú y carta diferente. Ahí se pueden encontrar sándwiches que no aparecen en el menú del restaurantePara quienes reserven dentro del restaurante tienen la posibilidad de escuchar la música que pasarán los DJ´s más aclamados locales y visitas internacionales . La música es un factor muy importante para que acompañe siempre un buen plato de comida y la salida sea completa.Enero cuenta con un patio externo con un importante deck. Ahí abundan para lograr un ambiente de reunión y distendido mesas altas, sillones y camastros. Es un patio convertido en jardín, en cuyo centro se erige un árbol de más de cien años y aparece una barra de tragos de autor que rubricará el disfrute de la buena música.Cada noche, un DJ musicaliza los distintos ambientes de Enero. El concepto de ambiente, buena gastronomía y tragos de autor representan las claves del lugar.Deck con vista al río, camastros y una barra increíble construida alrededor de los árbolesEste es un proyecto que soñaron siete amigos, hoy devenidos socios. Tres de ellos -Quique Yafuso, Tucho Mancini y Cabito Massa Alcántara- con experiencia en el mundo de la gastronomía; y el cuarto, Luigi Ghidotti en el mundo de la publicidad, se juntaron inicialmente y sumaron para emprender esta nueva aventura a Diego Rosigñolo, Roco Sueiro y Toto Lafiandra. "Queremos que sea como estar de vacaciones todo el año", afirmaron en diálogo con Infobae el día de la inauguración. "Queremos principalmente que cuando cada comensal venga se lleve la sensación de que tenga la pulsera en la mano de un hotel de 5 estrellas, buena música, excelente coctelería y calidad en la comida", puntualizó Cabito.Una exclusiva barra de tragos no falta en Enero. Diseñada por Sebastián Atienza, los cocktails son de autor y se pueden pedir en ambas barrasLuigi Ghidotti se encargó de la parte más estética y dijo: "Lo que nos pasó es que amamos esta zona, está subvaluada y lamentablemente no está explotada. En otras partes del mundo eso sería el Mediterráneo y nosotros quisimos darle al restaurante lo que el río se merece".En cuanto a la cocina Cabito explicó: "Queremos mantener lo simple pero le damos mucha importancia a las guarniciones, vamos a ir detrás del producto de estación, cariño en las ensaladas, a los vegetales, en sus cocciones, tenemos un horno de barro donde hacemos una pizza que tiene un levado a 72 horas con una harina que es 100% digerible".El salón interior cuenta con una cava de vinos y dos barras, una interna y otra externa."Hay opciones aptas para celíacos, con un lugar especial con freidoras y ollas aparte. También opciones vegetarianas y veganas. Tanto en el menú de comidas como en los postres", agregó Ghidotti.Tucho Mancini aseguró que la milanesa de cuadril será seguramente uno de los platos preferidos del lugar.Enero ofrece platos aptos para vegetarianos, veganos y celíacos"Vamos a hacer el volcán de chocolate pero con chocolate belga de 72% cacao. Las ribs son muy buenas y los langostinos son del tamaño de un celular. Tratamos de bajar la cantidad de fritos pero igualmente vas a encontrar unas papas fritas, algo bien hecho y cuidado", agregó Cabito.La carta de tragos fue diseñada por Sebastián Atienza. Además van a ofrecer cerveza tirada, smoothies y bebidas sin alcohol. Tienen tres barras, una en el salón interno, otra en el patio externo y otra en la terraza con vista al Río de la Plata. Todas ambientadas.Apuestan a una coctelería de autor con tragos únicos y ricos. Spritz, con jugo de naranja uno de los favoritos de la nocheGhidotti, encargado de la parte de diseño, dijo: "Tenemos un deck y una terraza que ningún local que está en costanera lo tiene. Están todos construidos mirando de espaldas con vidrios polarizados que no ves el río, nosotros quisimos hacer todo lo contrario".La terraza con vista al Río de la Plata, la vedette del restaurante. Con barra arriba, más mesas y sillones con almohadones"Podés venir con la bici, con tu mascota, tenemos estacionamiento tenemos todo para que la experiencia sea completa. El take away estará abierto desde las 12 del mediodía hasta la 1 de la madrugada y el restaurante de domingo a jueves desde las 12 hasta las 00 y sábados y domingos hasta las 1, los lunes está cerrado", finalizaron los amigos y ahora también socios.Fotos: Manuel CortinaSEGUÍ LEYENDO:Con espacio coworking y patio gastronómico: cómo es por dentro el Mercado de San NicolásDoHo: gastronomía ecléctica, café barista y más en el nuevo barrio foodie porteño

A %d blogueros les gusta esto: