La conmovedora historia de un participante ciego en «Quién quiere ser millonario»

Santiago del Moro, conductor de “Quién quiere ser millonario”
Santiago del Moro, conductor de “Quién quiere ser millonario”

Quién quiere ser millonario es un programa de entretenimientos de Telefe en el que los concursantes pueden ganar hasta dos millones de pesos. Pero lo más interesante es la historia de vida de cada una de las personas que se sientan frente a Santiago del Moro, conductor del ciclo.

El martes se presentó Andrés Santiago Terrile, un participante no vidente de 30 años que conmovió al público. Oriundo de Formosa, vino a Buenos Aires para estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UBA. "Acá uno pasa de ser un adolescente a un adulto en dos meses", señaló.

Andrés Santiago Terrile, participante de Quién quiere ser millonario, Telefe

El joven explicó que quería dinero para viajar el año que viene a Miami y participar de un torneo de tenis para ciegos. Luego, se explayó: "Me dedico a muchas cosas, toco el piano hace años. Y laburaba hasta hace muy poquito en una obra del grupo oscuro que se llama 'La isla desierta', son los iniciadores de la técnica del teatro ciego".

Fanático de Charly García, relató que gracias a un tema del artista ("Bancate ese defecto") desistió de someterse a una cirugía estética: "Estaba a punto de operarme la cara, porque no me gustaba mi ojo derecho que está un poco metido para adentro. Justo vi una entrevista donde Charly explicaba que el tema lo hizo porque si vos tenés una nariz grande o una cara que no te gusta lo importante es que te banques eso y hagas de eso algo que te haga único. Y ahí dije: '¿qué estoy por hacer?'".

La historia de Andrés, concursante de Quién quiere ser millonario, Telefe

Durante la charla, Santiago le preguntó si podía contar cómo era su mundo. Con mucha inteligencia, Andrés le respondió: "A mí no me gusta hablar de mi mundo porque creo que inconscientemente se genera la idea de que cada uno pertenece a un mundo distinto. Creo a que a mí y a todos nos gusta ser parte del mismo mundo… A veces la gente se deja avasallar por lo audiovisual y eso hay que repensarlo. Creo que tengo las mismas herramientas de ustedes pero, al no ver, necesito desarrollarlas más".

Por último, dio a conocer una interesante reflexión: "Una vez me preguntaron qué me hace feliz. A mí me hace feliz las mismas cosas que a cualquier persona. Dormir hasta el mediodía o tener guita para tener a un torneo, ver una serie. Quizás me perderé de algunas cosas, pero siempre te vas adaptando". Tras responder varias preguntas, Andrés Santiago Terrile ganó 500 mil pesos. De esta manera, podrá viajar a los Estados Unidos para participar del torneo de tenis.

SEGUÍ LEYENDO

Murió en un trágico accidente Alejandro Larose, ex pareja de Mónica Farro y Soledad Solaro

"Bailando": Luciana Salazar volvió a la pista tras cuatro años y su hija Matilda acaparó todas las miradas

Sol Pérez sufrió un nuevo desengaño amoroso por un noviazgo que la había ilusionado

Quién es este nene, hoy famoso comediante: "Jugaba a las escondidas, al banco, a trepar, pero nunca a la pelota"

Chequea también

Una experiencia gastronómica con vista al Río: cómo es la nueva propuesta culinaria de la Costanera

Enero Restaurant es una nueva propuesta que está en Costanera y ofrece la posibilidad de restaurante con mesas y take away (Manuel Cortina)Con una propuesta como la de Enero, el paseo de la Costanera porteña quiere firmemente recuperar su protagonismo gastronómico de antaño. Y propone fusionar tres pilares: una buena comida tradicional argentina, una precisa coctelería y un ambiente mundano y distendido para disfrutar de la mejor vista al Río de la Plata.Enero Restaurant tiene una imponente fachada que invita a los comensales a probar las delicias de sus dos menúes: el del restaurante y el del take away. Se puede incluso pedir en el lugar y comerlo en las mesitas compartidas o también en el patio externo que ofrecen.El sector de restaurante además de contar con mesas clásicas también tiene boxes íntimos y la decoración ofrece tonalidades verdes y aguamarinasEl coqueto restaurante de Costanera busca imponer un estilo trendy para competir con los otros locales gastronómicos de la zona, tanto con el mobiliario elegido y con la ambientación que seleccionaron para agasajar al comensal.En una de las primeras entradas al restaurante está el sector del take away, donde el menú es completamente diferente al que se sirve en el restaurante. Ofrece desde hamburguesas dobles hasta sándwiches de salchicha parrillera, papas fritas, rabas, pizzas y buñuelos, todo para llevar.La barra del take away. Con menú y carta diferente. Ahí se pueden encontrar sándwiches que no aparecen en el menú del restaurantePara quienes reserven dentro del restaurante tienen la posibilidad de escuchar la música que pasarán los DJ´s más aclamados locales y visitas internacionales . La música es un factor muy importante para que acompañe siempre un buen plato de comida y la salida sea completa.Enero cuenta con un patio externo con un importante deck. Ahí abundan para lograr un ambiente de reunión y distendido mesas altas, sillones y camastros. Es un patio convertido en jardín, en cuyo centro se erige un árbol de más de cien años y aparece una barra de tragos de autor que rubricará el disfrute de la buena música.Cada noche, un DJ musicaliza los distintos ambientes de Enero. El concepto de ambiente, buena gastronomía y tragos de autor representan las claves del lugar.Deck con vista al río, camastros y una barra increíble construida alrededor de los árbolesEste es un proyecto que soñaron siete amigos, hoy devenidos socios. Tres de ellos -Quique Yafuso, Tucho Mancini y Cabito Massa Alcántara- con experiencia en el mundo de la gastronomía; y el cuarto, Luigi Ghidotti en el mundo de la publicidad, se juntaron inicialmente y sumaron para emprender esta nueva aventura a Diego Rosigñolo, Roco Sueiro y Toto Lafiandra. "Queremos que sea como estar de vacaciones todo el año", afirmaron en diálogo con Infobae el día de la inauguración. "Queremos principalmente que cuando cada comensal venga se lleve la sensación de que tenga la pulsera en la mano de un hotel de 5 estrellas, buena música, excelente coctelería y calidad en la comida", puntualizó Cabito.Una exclusiva barra de tragos no falta en Enero. Diseñada por Sebastián Atienza, los cocktails son de autor y se pueden pedir en ambas barrasLuigi Ghidotti se encargó de la parte más estética y dijo: "Lo que nos pasó es que amamos esta zona, está subvaluada y lamentablemente no está explotada. En otras partes del mundo eso sería el Mediterráneo y nosotros quisimos darle al restaurante lo que el río se merece".En cuanto a la cocina Cabito explicó: "Queremos mantener lo simple pero le damos mucha importancia a las guarniciones, vamos a ir detrás del producto de estación, cariño en las ensaladas, a los vegetales, en sus cocciones, tenemos un horno de barro donde hacemos una pizza que tiene un levado a 72 horas con una harina que es 100% digerible".El salón interior cuenta con una cava de vinos y dos barras, una interna y otra externa."Hay opciones aptas para celíacos, con un lugar especial con freidoras y ollas aparte. También opciones vegetarianas y veganas. Tanto en el menú de comidas como en los postres", agregó Ghidotti.Tucho Mancini aseguró que la milanesa de cuadril será seguramente uno de los platos preferidos del lugar.Enero ofrece platos aptos para vegetarianos, veganos y celíacos"Vamos a hacer el volcán de chocolate pero con chocolate belga de 72% cacao. Las ribs son muy buenas y los langostinos son del tamaño de un celular. Tratamos de bajar la cantidad de fritos pero igualmente vas a encontrar unas papas fritas, algo bien hecho y cuidado", agregó Cabito.La carta de tragos fue diseñada por Sebastián Atienza. Además van a ofrecer cerveza tirada, smoothies y bebidas sin alcohol. Tienen tres barras, una en el salón interno, otra en el patio externo y otra en la terraza con vista al Río de la Plata. Todas ambientadas.Apuestan a una coctelería de autor con tragos únicos y ricos. Spritz, con jugo de naranja uno de los favoritos de la nocheGhidotti, encargado de la parte de diseño, dijo: "Tenemos un deck y una terraza que ningún local que está en costanera lo tiene. Están todos construidos mirando de espaldas con vidrios polarizados que no ves el río, nosotros quisimos hacer todo lo contrario".La terraza con vista al Río de la Plata, la vedette del restaurante. Con barra arriba, más mesas y sillones con almohadones"Podés venir con la bici, con tu mascota, tenemos estacionamiento tenemos todo para que la experiencia sea completa. El take away estará abierto desde las 12 del mediodía hasta la 1 de la madrugada y el restaurante de domingo a jueves desde las 12 hasta las 00 y sábados y domingos hasta las 1, los lunes está cerrado", finalizaron los amigos y ahora también socios.Fotos: Manuel CortinaSEGUÍ LEYENDO:Con espacio coworking y patio gastronómico: cómo es por dentro el Mercado de San NicolásDoHo: gastronomía ecléctica, café barista y más en el nuevo barrio foodie porteño

A %d blogueros les gusta esto: