La corta y trágica vida de la genial Jacqueline Du pre, la violoncelista que enamoró a Daniel Baremboim

Jacqueline du Pré
Jacqueline du Pré

"Sin la música, la vida sería un error"
(Friedrich Wilhelm Nietsche, 1844-1900)
…………………………………………

La cara de la desgracia y su pájaro negro, súbitos, deslizaron su veneno una tarde de 1971, cuando Jacqueline Du Pré, una violoncelista milagrosa, sintió que sus dedos perdían sensibilidad y movimiento.

Le costó, además, cerrar el estuche de sus célebres cellos: el Stradivarius de 1673 y el Davidov Stradivarius de 1712.

Ambos, de un millón de libras inglesas cada uno.

Los médicos y sus exámenes no dejaron dudas: esclerosis múltiple.
Jacqueline tenía apenas 26 años, y el diagnóstico fue como si sus celestiales instrumentos fueran destrozados a golpes de martillo.

Su memoria fue hacia atrás…

Nacida en Oxford, Inglaterra, a los veintiséis días de enero de 1945, cuatro meses antes del fin de la Segunda Gran Guerra, y cuando Londres barría las huellas de las bombas nazis con altivez y dignidad después de llorar a sus muertos, oyó por la radio –y por primera vez– un sonido hipnótico. Como de otro mundo. Era, claro, un cello…

Miró a su madre, Iris Greep:
–Quiero uno de esos.
Y lo tuvo. Porque si bien su padre, Derek du Pré, era contador, hombre de números, Iris era una concertista de piano dotada de talento, y ex alumna de la Royal Academy of Music.

Es decir, supo que el pedido de su hija no era un capricho de sus apenas cuatro años. Había determinación…
Y tuvo su primer cello.

El abecé –el dorremí, mejor– fueron las lecciones maternas, acompañadas por pequeñas piezas con ilustraciones compuestas ad hoc.

Un año le bastó. A los cinco la inscribieron en el London Violoncelo School.
En adelante, la vocación infantil empezó a vestirse con las ropas del genio.

A los once años ganó la Guilhermina Suggia: premio cuya renovación le fue concedida, sucesivamente, hasta 1961, y que en 1956 pagó la matrícula en la academia, y las clases privadas.

Londres, fines de 1958. A sus trece años, Jacqueline, precoz y acaso sabia, decide bajar el telón sobre su educación general. Adiós a la escuela…

Por entonces y junto con su hermana Hilary, flautista, se lucen en conciertos para niños y jóvenes, y aparecen por primera vez en la petit pantalla: BBC Television, Concierto Lalo Cello. Un año después, primera medalla de oro: Guildhall School of Music and Drama.

Y muy pronto otro imprimátur: triunfo en el concurso Premio de la reina para menores de treinta años. Por unanimidad. El jurado, presidido por el genial violinista Yehudi Menuhin, que la invita a ejecutar tríos: ella, su hermana, él…

Lo demás y en adelante es la arcilla, el mármol, el cincel de una carrera colosal. Domina Handel, Brahms, Debussy, Falla, Bach, mientras triunfa en Edimburgo, Berlín, París, Nueva York: el límite es el cielo.
Mientras estudia en Rusia con Mstislav Rostropovich, éste se inclina ante ella:
Es la única violoncelista de la generación más joven que podría igualar y superar su cumbre…

La caravana no se detiene. De Israel a Los Ángeles. Más de medio mundo.
Sus instrumentos mágicos siguen siendo los dos cellos Stradivarius (el de 1673 y el de 1712), ambos regalo de su madrina, Ismela Holland. Pero en 1970 –muy poco antes de la catástrofe–, compra uno, moderno, construido por el fabricante de violines, hijo de Filadelfia, Sergio Peresson. Será el último…

Su amistad con los hombres de la pléyade es constante y profunda. Un círculo áureo: Yehudi Menuhin, Itzhak Perlman, Zubin Mehta, Pinchas Zukerman, Daniel Barenboim, que se llaman a sí mismos "la mafia musical judía".

Pero el último conquista el premio mayor: Barenboim-du Pré se casan el 24 de diciembre de 1966. La Guerra de los Seis Días (1967) la obliga a cancelar toda su agenda. Vuela con él a Jerusalén y se convierte al judaísmo.
La industria de la música la declara "la pareja de oro", y muchos de sus trabajos juntos, "algunos de los mejores de su tiempo".

Pero el mal avanza, y sus notas funestas no tienen enmienda sobre el pentagrama…
Última grabación: sonatas de Chopin y Franck.

Silencio absoluto y deterioro profundo a lo largo de dos años.

Pero el espíritu del genio no se rinde ante la miseria del cuerpo.
Ya en fase casi terminal, 1973, Jacqueline va hacia el canto del cisne: gira y últimos conciertos en Londres y Nueva York.

En una entrevista dice:
–Tengo problemas para medir el peso del arco. Abrir el estuche del cello es muy difícil. Casi imposible. Como no tengo sensibilidad en los dedos, debo que coordinar la digitación con la vista.
Pudo actuar solo en tres de sus últimos conciertos. En el cuarto tomó su lugar el deslumbrante Isaac Stern para tocar el Concierto para violín de Felix Mendelsshon
Final.

Sin embargo, aunque en silencio y reclusión absolutos, vivió hasta el 19 de octubre de 1987.
Cerró sus ojos en Londres.
Tenía 42 años.
De ellos, el mundo sólo fue iluminado por doce.

En los últimos y penosos años de su vida, Daniel Barenboim se unió en París con la pianista Yelena Bashkirova, estuvo junto a Jacqueline en el instante de la muerte, y un año después se casó con Yelena. Con ella ya había tenido dos hijos: David en 1983 y Michael en 1985.

El violoncelo Stradivarius Davidov 1712 fue comprado por un millón de libras. Destino: la Fundación Vuitton, que lo prestó al cellista Yo-Yo-Ma. Los otros instrumentos siguieron el mismo camino: prestados a grandes figuras.

Una de las varias estatuas que hay en en mundo en su honor. En este caso en Kensington, Sydney
Una de las varias estatuas que hay en en mundo en su honor. En este caso en Kensington, Sydney

Jacqueline du Pré yace en el cementerio judío de Golders Green, suburbio de Londres.
Fue nombrada Oficial de la Orden del Imperio Británico.
Una rosa con su nombre ganó el Premio al Mérito del Jardín de la Royal Horticultural Society.
Nubes oscuras. Nubes gratuitas. Nubes dolorosas.
Sus hermanos, Hilary y Piers, escribieron el libro Un genio en la familia, adaptado para el cine en 1998 como Hilary and Jackie.

Paso en falso. Tanto en la tinta como en la pantalla, más que a su genio se alude a pequeñas miserias domésticas y sentimentales "para consumo de porteras", como suele decir el lúcido Mario Mactas.

Mejor callar.
Mejor oír sonar sus cuerdas en la penumbra.
Mejor su alma que las banales distracciones humanas de su carne.

SIGA LEYENDO

De Henryk Górecki a Portishead: la historia de la sinfonía "de las canciones tristes"

Berlioz, un guerrero del sonido que revolucionó la manera de concebir y escuchar la música

Chequea también

Dana Plato, la angelical adolescente de “Blanco y Negro” que vivió su propio infierno

Por Susana Ceballos Dana Plato con Gary Coleman y Todd Bridges en 1980 (Archives/Getty Images) (Getty)Dana Michelle Strain nació en Maywood, California, el 7 de noviembre de 1964, su madre Linda, no tenía pareja y era apenas una adolescente cuando la tuvo. A los siete meses, Dana fue adoptada por Dean y su esposa, Kay. tres años después, el matrimonio se separaba. La niña se quedaba con su madre pero conservaba el apellido de su padre: Plato.Como otros chicos actores, sus primeros pasos los dio en la publicidad y a los siete años ya había protagonizado más de 100 comerciales. El debut en la pantalla grande llegó en 1977, en Regreso a Boggy Creek, una olvidable película de aventuras. Años más tarde, reconoció que rechazó dos papeles que pudieron haber cambiado su vida. El de Regan MacNeil en El exorcista y el de Violet en La pequeña, papel que llevó a la fama a Brooke Shields.Pero la revancha llegaría cuando con 13 años, participó de The Gong Show, un programa de talentos. Un productor la vio y la recomendó para una serie que estaba preparando la cadena NBC. Diff'rnt Strokes, aunque en la Argentina ybuena parte de Latinoamérica, se llamaría Blanco y Negro.Dana Plato en la serie “Diff’rent Strokes”, que na Argentina se llamó “Blanco y Negro”La historia no necesita mucho preámbulo para aquellos que pasaron los 40. Dos hermanos negros huérfanos –Arnold protagonizado por Gary Coleman y Willis, a cargo de Todd Bridges-, son adoptados por el señor Drummond (Conrad Bain), viudo, millonario y con una hija preadolescente, Kimberly. La serie entró rápidamente en el público, e inmortalizó una frase de Arnold: "¿De qué estás hablando, Willis?".La pantalla mostraba a Kimberly, una adolescente segura y feliz de la clase alta neoyorquina. Su cabello rubio, sus ojos azules y su sonrisa encantadora, representaba el tipo de belleza americana de la época. Pero Dana cuando dejaba el traje de Kimberly se transformaba en una chica confundida e insegura. Apenas comenzado el programa empezó a padecer problemas con el abuso de alcohol, la cocaína y la marihuana. A los 14 experimentó una sobredosis de Valium y a los 15, solía presentarse a trabajar alcoholizada.Pese a estos desórdenes -¿o pedidos de ayuda?- su rol fue adquiriendo cada vez más protagonismo en la serie. Además del crédito de su nombre, la presentación incluía largos cameos de ella siempre sonriente. Hasta se hizo merecedora del "¿De qué estás hablando, Kimberly?" de su hermanastro menor.Dana Plato a los 17 años (Grosby Group)Pero en 1984 todo estalló por los aires. Se acercaba la séptima temporada y Dana Plato, entonces de 19, quedó embarazada de su novio, el guitarrista de rock Lanny Lambert, de 21. Dana les sugirió a los guionistas involucrar su embarazo en la trama, pero su pedido fue rechazado. La angelical Kimberly no podía permitirse un embarazo, pero sí un viaje de estudios a París.Mientras Kimberly vivía la fantasía parisina, Dana empezaba a padecer su propio calvario. El 24 de abril de 1984 se casó con Lambert y dos meses después nació su hijo, Tyler Edward. La pareja se divorció en 1988, y el pequeño quedó a cuidado de su padre y su abuela paterna, pasaba muy poco tiempo con Dana. Para peor, la misma semana de su separación, murió su madre adoptiva, algo que la afectó mucho.La vida de Dana Plato osciló desde entonces entre el drama y el thriller. En el plano profesional, nunca pudo repetir el éxito de Blanco y Negro. En la desesperada búsqueda de un nuevo público, se aumentó el tamaño de los pechos y posó para la revista Playboy. Hizo papeles menores en filmes de escasa calidad y repercusión, como el thriller Prime suspect o la comedia Bikini Beach. La Dana adulta y madre parecía no tener lugar en Hollywood.Dana Plato en PlayboyPara colmo, su contador se fugó con buena parte de sus ahorros y la dejó en la ruina. Dana se instaló en Las Vegas y consiguió trabajo como cajera en una lavandería. Pero la plata no le alcanzaba para cubrir sus gastos ni sus gustos, y salió a robar.Con una pistola de aire comprimido, asaltó un videoclub y se llevó 164 dólares. El vendedor llamó al 911 sin poder creer lo que acababa de sucederle. "Me robó la chica que hacía de Kimberly en Diff'rent Strokes", avisó por teléfono. A los 15 minutos, Dana volvió al lugar y fue detenida. La misma sonrisa con la que se paseaba por el penthouse de Park Avenue, ahora sostenía el cartel que indicaba su detención.La noticia conmocionó a la opinión pública. Un conocido entretenedor de Las Vegas, Wayne Newton, pagó una fianza de 13 mil dólares y Dana salió con libertad condicional. Volvería a la cárcel en enero de 1992, luego de falsificar una receta de Valium, y pasó un mes tras las rejas. El pasado la atormentaba, la realidad y la ficción terminaban confundiéndola y así Dana se hundía cada vez más en sus propios demonios.Dana Plato en Las Vegas tras un robo a un comercioLos hechos policiales activaron las alarmas en el escaso núcleo afectivo de Dana Plato. Tuvo un encuentro televisivo con su madre biológica, quien intentó un acercamiento más allá de la pantalla. "Fue un tiempo maravilloso pero breve",reconoció luego Linda. Tampoco tuvo mucha suerte su ex suegra, Joan Richardson, quien siempre le dejó abiertas las puertas de su casa. "Le tuve mucho cariño. Éramos su única familia", contó. Por su parte, el abogado Paul Petersen reconoció haberle dado a Dana unos cuantos cheques para pagar el alquiler. También le presentó a Fred Potts, un aspirante a director de cine, que le propuso un cambio en su vida. El plan era tentador. Dejar atrás Las Vegas, afincarse en Arizona, mantenerse lejos de las drogas y el alcohol, relajarse junto a la piscina. Y volver a empezar como actriz, pero eso nunca sucedió. Dana no se quería dejar ayudar, o no sabía cómo dejarse.Su carrera pegó un vuelco hacia el soft porn, mientras vivía en Florida, en una casa rodante con su nueva pareja, Robert Menchaca, quien también hacía las veces de manager. Ella, mientras tanto, luchaba por mantenerse sobria, pero cada recaída era más dura.El desenlace se precipitó hacia marzo de 1999, cuando una nota en el periódico sensacionalista Esquire la enfureció. Una antigua compañera de cuarto en Los Angeles, Jennifer Wejbe, la acusaba de robarle 700 dólares, manifestaba que nunca había dejado de consumir cocaína y que vivía desganada en medio de una pila de platos sucios. También contó que la había visto mendigando en Hollywood y aseguraba que se le había insinuado.El 7 de mayo de 1999, Dana se presentó en el programa de radio del locutor Howard Stern, en Nueva York, para hacer su descargo. Reconoció haber sido adicta aunque se manifestó limpia de drogas y alcohol. "Sólo tomo los medicamentos para las muelas", aseguró. El programa tuvo un impacto inmediato y los oyentes se volcaron en masa al teléfono, para declararla culpable o inocente. Incluso Stern tomó partido por Dana, quien ofreció un mechón de sus cabellos rubios para hacer un análisis. Stern reconocería que luego del programa, la actriz montó un escándalo para que se lo devolviera. La producción conservó el mechón, aunque el análisis nunca se hizo.Luego del éxito de “Blanco y Negro”, Dana Plato no pudo afirmarse en el cine ni en la televisión. Murió el 8 de mayo de 1999 (Grosby Group)Al día siguiente, Dana y su pareja emprendieron viaje rumbo a Los Ángeles, pero como se celebraba el Día de la Madre, se detuvieron en Moore, Oklahoma, para saludar a la madre de Robert. Durante la reunión, Dana se sintió cansada y se fue a recostar en la casa rodante. Un rato después estaba muerta. La autopsia determinó una sobredosis por ingerir un calmante y un relajante muscular, y se apuntó el suicidio como causa más probable.El cuerpo de Dana Plato fue incinerado días más tarde, pero su calvario no iba a terminar allí. Casi 11 años después, su hijo Tyler, con un largo historial de problemas con drogas y alcohol, se pegaba un balazo en la cabeza.Cuando le preguntaban acerca del destino de los protagonistas de Blanco y negro Dana solía decir burlona: "Posé desnuda para Playboy, Gary está demandando a sus padres, Todd fue arrestado… Ese Drummond sí que fue un pésimo padre". El humor no alcanzó para salvarla de un destino tan triste que ni los guionistas más creativos podrían haber previsto para ella.SEGUÍ LEYENDOMeryl Streep, cuando una muerte destruyó el corazón de la actrizUna infancia diferente, una frase oportuna y un orgasmo en vivo: retrato de Natacha Jaitt, la mujer que vivió al límite

A %d blogueros les gusta esto: