“Yo te creo hermana”: las consecuencias del patriarcado sobre las mujeres

Por Mariana Carbajal.

Mariana Carbajal
Mariana Carbajal

"Después de que nació mi segunda hija, en 2002, engoré mucho, muchísimo. Ahora que lo pienso, creo que fue en defensa. Mi mente, mi cuerpo, reaccionaron de alguna forma para que no me miraran más los hombres. Era muy linda yo. Ahora tengo treinta kilos de más", me contó Ana, 46 años, docente, ya hacia el final de la entrevista, en la que me había confiado los detalles del acoso sexual que sufrió desde adolescente y fundamentalmente, cuando trabajó en la curtiembre de una familia poderosa de La Rioja, en Chilecito, donde vive.

La acosó uno de sus dueños. Durante nuestra charla, íntima, Ana se dio cuenta de que su cuerpo había hablado de esa forma lo que ella hasta ese momento no había podido poner en palabras: engordando. Yo la escuchaba y se me caían las lágrimas. Como a ella. La de Ana, es una de las tantas voces, en primera persona, con las que busqué armar una cartografía del machismo en la Argentina en mi nuevo libro. El título, Yo te creo hermana, se lo debo a mi colega y gran amiga Luciana Peker, autora de Putita Golosa, entre otros libros, y a quien admiro profundamente.

La idea me la propuso a mediados de 2018 Ana Laura Pérez, editora de Penguin Random House, con quien veníamos peloteando temas que me entusiasmaran para escribir. Hacía tiempo que venía buscando un hilo que me motivara. De esas charlas, surgió Yo te creo hermana.

“Yo te creo hermana”, de Mariana Carbajal (Aguilar)
“Yo te creo hermana”, de Mariana Carbajal (Aguilar)

A lo largo de varios meses entrevisté a decenas de mujeres para registrar sus relatos de violencias –las más crudas—y también otras, menos nombradas, más naturalizadas, historias de discriminaciones por encarnar una identidad femenina, y micromachismos en los ámbitos más diversos. Busqué armar un mosaico con testimonios de procedencias y edades variadas, de geografías distintas, que no provinieran solo del ámbito metropolitano, y entonces, en cada viaje que encaraba a otras provincias, para dar una charla o un taller, me encargaba antes de rastrear alguna historia que me pudiera conmover, para incluir en el libro. Así entrevisté a dos enfermeras de un pueblito pequeño del norte de Santa Fe, que sufrieron acoso y abuso sexual de parte del director del hospital público, donde trabajan.

-Yo ya no hablaba del tema hacía años, me hace mal. Pero acepté contarlo porque pensé: "A lo mejor sirve".

-Yo tampoco quería hablar. Pero anoche me tiró el auto encima, por eso vine.

Me dijeron ellas, Mónica, de 58 años, y Alicia, de 41. Por denunciarlo, en el pueblo las señalan como "las locas", "las quilomberas". Durante largos tramos de la charla que tuvimos en un hotel de esos bien de pueblo, las dos lloraron acongojadas.

Para algunas de las mujeres con las que hablé, fue sanador que alguien las escuchara. Otras, ya me han escrito, agradecidas por incluirlas en el libro. Les resulta una forma de reparación, que haya registro de lo que les pasó, porque encontraron impunidad en la Justicia o nunca antes se habían animado a contarlo.

“El patriarcado nos jode a todxs”
“El patriarcado nos jode a todxs”

Pero no me limité a dar cuenta de esas violencias –sexual, doméstica, callejera—silenciadas o no escuchadas. También quise reflejar otras situaciones que atraviesan nuestras vidas por ser mujeres, sobre las cuales los varones no tienen ni idea.

Hay voces de políticas como la ex senadora Marina Riofrío, la ex diputada nacional y ahora del Parlasur, Cecilia "Checha" Merchán, la diputada nacional radical, del espacio de Martín Lousteau, Teresita Villavicencio y una joven que fue concejal en una localidad cordobesa por una agrupación nueva de izquierdas, entre otras. Ellas dan cuenta del machismo en el ámbito legislativo, en las campañas, en la discusión política. Hay voces del sindicalismo, que reflejan las dificultades para ellas en los espacios gremiales, voces de periodistas, que advierten, con anécdotas concretas, sobre el sexismo en redacciones, radios y programas de televisión.

Señorita Bimbo cuenta sobre los cometarios lacerantes que recibió por no cumplir con el modelo de delgadez que nos imponen las tapas de las revistas. Hay voces anónimas y desconocidas. Hay voces de famosas. A Thelma Fardin la entrevisté dos meses antes de que hiciera pública su denuncia: Luciana Peker, que la estaba acompañando hizo de puente. Hay voces de otras actrices. Hay voces de adolescentes y de mujeres que orillan los 90 años. Hay voces del campo y de la ciudad. De abogadas que hablan del machismo en los tribunales, en la universidad, de expertas en Sistemas que muestran la discriminación que todavía sufren por ser mujeres en ese ámbito laboral tan machito… una tarefera cuenta lo que significa ser mujer en el trabajo rural, en la cosecha de la yerba mate.

Hay otras voces que revelan la desigualdad de género y los micromachismos en diferentes trabajos, profesionales, oficios, empresas. La periodista Miriam Lewin habla de las diferencias de género al interior de las organizaciones armadas en los '70, una ex monja cuenta el sometimiento a la servidumbre en una congregación donde las mujeres les tenían que lavar hasta los calzones a los religiosos y al cura.

(Nicolás Stulberg)
(Nicolás Stulberg)

El libro, claro, podría ser infinito. Porque las violencias, física, sexual, doméstica, obstétrica, simbólica, lo son. Pero tuve que terminarlo.

Una de las primeras lectoras, me escribió y me dijo: "Es como el Nunca Más pero del machismo…". No creo que pueda compararse con esa obra que registró parte del horror de los años más oscuros del país. Pero de alguna forma, es un catálogo de lo que el Patriarcado hace con nosotras.

Escribir el libro me permitió tomar dimensión, en perspectiva, de todo lo que tuvimos que batallar y todavía lo que nos falta para gozar de la igualdad de oportunidades. Ojalá sirva de espejo, para que muchas puedan sacarse la culpa y la vergüenza, por aquello que les pasó, que sepan que no fue culpa suya, como nos hicieron creer. Y que los varones se atrevan a leerlo, para reflexionar sobre sus conductas y cambiarlas, para que puedan entender, de una vez, porque estamos tan enojadas, a veces, cuando salimos a las calles.

LEER MÁS:

#MiráCómoNosLeemos: una colección de libros para pensar las cuestiones de género en la Argentina

Luciana Peker: "Hoy, el actor político más importante de la Argentina es el feminismo"

¿Qué vas a leer? Descubrí tu próxima lectura en GrandesLibros.com

Chequea también

La obsesión del CJNG por expandirse, abre frentes de batalla en gran parte del país

El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se ha convertido en el grupo criminal más poderoso y violento de México. En menos de una década logró conformar un red criminal que se extiende en toda América, así como en Europa y Asia.Autoridades mexicanas y estadounidenses han registrado que este grupo criminal opera en 14 estados del país, casi en la mitad de los que conforman el territorio nacional.Mientras el gobierno mexicano en el sexenio pasado realizaba operativos para lograr capturar a Joaquín "El Chapo" Guzmán, o contra los Zetas; el CJNG crecía en el anonimato y aprovechaba los vacíos de poder que producía la división de los grandes cárteles.El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se ha convertido en el grupo criminal más poderoso y violento de México (FOTO: CUARTOSCURO)Su rápido ascenso se debe a su capacidad de vender drogas, lo que le genera grandes ganancias al cártel que utiliza en armamento y para reclutamiento de miembros del grupo delictivo.En octubre del año pasado Estados Unidos incluyó al CJNG en la lista de organizaciones criminales trasnacionales, específicamente dentro de las cinco prioridades del Gobierno, anunció que crearía un grupo de especialistas para combatirlo.También, el Departamento de Estado de EEUU duplicó de 5 a 10 millones de dólares la recompensa para quien proporcione información que lleve a la captura de Nemesio Oseguera Cervantes, alias "El Mencho", líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), reconocido por las autoridades como el más poderoso en territorio mexicano.El Departamento de Estado de EEUU duplicó de 5 a 10 millones de dólares la recompensa para quien proporcione información que lleve a la captura de Nemesio Oseguera Cervantes (Foto: Twitter)La recompensa que ofrecen por el jefe del CJNG, es la más alta de la que se ofreció por Joaquín El Chapo Guzmán, que alcanzó 3 millones de dólares cuando se fugó en 2015.Mediante el uso de la violencia y las alianzas con grupos criminales locales, han desplazado a los cárteles históricamente dominantes, como el de Sinaloa y de los Beltrán Leyva, en puntos claves para el tráfico de droga en la costa del Pacífico. El intento del gobierno mexicano en 2015, por detener al líder del CJNG, a “El Mencho”, terminó con el derribo de un helicóptero de La Marina en estado de Jalisco y en una jornada violenta con narcobloqueos en distintos estados del occidente del país. Mediante el uso de la violencia y las alianzas con grupos criminales locales, han desplazado a los cárteles históricamente dominantes (Foto: Especial) Frentes que está peleando el CJNG, Veracruz uno de ellos Guanajuato, Veracruz y Guadalajara son las entidades en donde recientemente se han registrado hechos violentos, producto de enfrentamientos con el Cártel Jalisco Nueva Generación, ya se con grupos delictivos rivales o con las fuerzas de seguridad del Estado que pretenden desmantelar a la organización criminal. El pasado fin de semana Veracruz vivió una ola de violencia, derivado de los enfrentamientos, que el cártel que lidera “El Mencho”, ha tenido con los elementos de la Fuerza Civil del estado, un grupo de élite creado para combatir al crimen organizado en la entidad. El saldo de los choques que tuvieron las fuerzas de seguridad y el Cártel Jalisco Nueva Generación en el estado, fue de 5 personas muertas, entre ellos un elemento de la Fuerza Civil; bloques carreteros, camiones, patrullas y trailers incendiados, así como cuarteles baleados en distintos municipios. El saldo de los choques que tuvieron las fuerzas de seguridad y el Cártel Jalisco Nueva Generación en el estado, fue de 5 personas muertas (Foto: Twitter) Lo hechos violentos más notorios comenzaron desde el jueves, cuando un convoy de camionetas con integrantes del CJNG, se encontraron con un conboy de elementos de la Fuerza Civil en las inmediaciones en donde se desarrollaba un carnaval, donde se desató la violencia. Sin embargo, fuentes locales aseguran que días antes ya se habían registrado enfrentamientos. Refieren que la violencia comenzó a recrudecer, luego de que la Fuerza Civil asegurara un rancho en la comunidad de Misantla, confiscando armamento y vehículos, en donde resultó muerto un miembro del cártel. El CJNG en Guadalajara En Guadalajara, recientemente circuló en redes sociales un mensaje en el que el Cártel de Sinaloa (CDS), pide a los líderes del CJNG presentarse en los enfrentamientos y dejen de enviar a sus sicarios. En la misiva firmada por el 5-7, llaman cobardes a los integrantes del CJNG y advierten que pronto irán a asesinarlos (Foto: Twitter) En la misiva firmada por el 5-7, llaman cobardes a los integrantes del CJNG y advierten que pronto irán a asesinarlos, pues ya tienen identificadas sus guaridas. Con el mensaje, el CDS mandó una fotografía en la que aparece una persona con la cabeza deshecha, supuestamente es uno de sus lugartenientes. “Así o mas quieren la limpia, ya llego la barredora que trabaja las 24 hrs he matado muchos hombres hablo de los traicioneros también grandes del gobierno los he mandado al infierno”, se lee en el mensaje. Al mismo tiempo enfrentan a las fuerzas del Estado, hace dos días fue detenido el lugarteniente del CJNG en operativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) en el municipio de Cuautitlán de García Barragán, Jalisco. (Foto: Especial) Los elementos del Ejército Mexicano llegaron hasta la comunidad de Tequesquitlan donde capturaron a Heleno o Magdaleno Madrigal, alias “El 20”. Testigos de la zona indicaron que tropas apoyadas por un helicóptero ubicaron a un sujeto identificado como Madrigal Virrieta, quien es considerado como jefe de plaza de la zona sur de la entidad bajo las órdenes de Nemesio Oseguera Cervantes alias “El Mencho”. El CJNG contra el Cártel Santa Rosa de Lima La presencia del CJNG en Guanajuato se consolidó a raíz del debilitamiento de otros grupos criminales como los Zetas y los Caballeros Templarios. “El Mencho” vio en el robo de gasolina, el llamado “huachicoleo”, una oportunidad para expandir sus actividades criminales. 15 personas murieron en un ataque al bar “La Playa” de Salamanca. (Foto: Cuartoscuro) Por Guanajuato pasan oleoductos procedentes de la refinería de Salamanca, la segunda con más producción de las seis que tiene México. El estado se ha convertido en uno de los más peligrosos en los últimos meses, debido a la guerra que enfrenta el CJNG con el Cártel de Santa Rosa de Lima, dedicado principalmente al robo de combustibles y que genera pérdidas para el Estado por aproximadamente 15.9 millones de pesos diarios por sus actividades delictivas. Una de las más sangrientas batallas ocurrió hace casi dos semanas. El ataque a un bar del municipio de Salamanca dejó al menos 15 personas asesinadas y varias heridas, según informes de autoridades locales. Desde hace un par de años, el grupo de Santa Rosa de Lima mantiene una disputa con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) por el robo de combustibles en Guanajuato. Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, en agosto del año pasado, a través de un video, anunció que peleará la plaza de Guanajuato al Cártel Santa Rosa de Lima y advirtió a su líder, El Marro, que lo exterminará. Un grupo de sujetos encapuchados armados expresó que El Mencho llegará al municipio de Salamanca, Guanajuato, para dar seguridad a la población y exterminar a la célula criminal liderada por aquel. Actualmente el CJNG es la única organización criminal con presencia en estados tanto del Golfo de México como del Océano Pacífico, de la frontera norte y la frontera sur del país.

A %d blogueros les gusta esto: