A la herencia K se le agrega ahora la herencia Cambiemos

Ahora, en su último año de Gobierno de CambIemos, aparece de nuevo el fantasma de que el kirchnerismo pueda tener la posibilidad de acceder al poder. Sería imperdonable que luego del esfuerzo que tanta gente hizo para frenar a esa asociación ilícita que llegó al Ejecutivo, vació la Argentina a puro latrocinio, produciendo uno de los saqueos más grandes de su historia, esa legión de delincuentes tenga alguna chance de volver a revolear bolsos con euros gracias al inmovilismo del gobierno y, por sobre todas las cosas, por no haber denunciado en su momento la terrible herencia recibida.

Lo cierto es que si en octubre se produce la polarización esperada entre Cambiemos y el kirchnerismo y el primero retiene el poder, tendrá que lidiar de nuevo con la herencia recibida y con la propia herencia, ya que en estos 4 años habrán agregado otros problemas a los ya heredados por el kircherismo como es el caso de la deuda pública para financiar el déficit fiscal por el gasto público que no se animaron a bajar.

En estos 4 años habrán agregado otros problemas a los ya heredados por el kirchnerismo como es el caso de la deuda pública para financiar el déficit fiscal por el gasto público que no se animaron a bajar

El desafío que la Argentina tiene por delante para entrar en serio en una senda de crecimiento sostenido es de una magnitud insospechada que no se resuelve con retoques en el tipo de cambio, en la tasa de interés o haciendo artilugios financieros ni aplicando aspirinetas al tema fiscal.

Los 163 impuestos nacionales, provinciales y municipales que detectó el IARAF implican un aumento sobre los 96 impuestos nacionales, provinciales y municipales que ya había detectado Antonio Margariti en 2015, si mal no recuerdo.

Pero esa maraña de impuestos se explica por el fenomenal aumento del gasto público consolidado a partir de la llegada del kirchnerismo al gobierno en 2003.

Como puede verse en el gráfico, el gasto público consolidado pasó de un promedio del 31,5% sobre el PBI en la década del 90, cuando ya el gasto público era alto, a un máximo de 47,1% en 2016. O sea que el gasto consolidado aumentó 15,6 puntos porcentuales del PBI. Para ponerlo de otra forma, si quisiéramos volver a los niveles de gasto público consolidado respecto al PBI de los 90, habría que bajar el gasto consolidado unos USD 77.000 millones o, si se prefiere, habría que reducir un 34% el gasto público consolidado actual.

El gasto público consolidado pasó de un promedio del 31,5% sobre el PBI en la década del 90, cuando ya el gasto público era alto, a un máximo de 47,1% en 2016

Si eso no se quiere hacer, entonces habrá que soportar una carga tributaria consolidada que pasó del 23% del PBI en 2003 al 41,7% del PBI en 2018 y que tampoco alcanza para evitar el déficit fiscal.

Como consecuencia del aumento del gasto público, la carga tributaria casi se duplicó desde el inicio del kirchnerismo a la actualidad, haciendo estragos en el endeudamiento público, disparando el peso de los intereses de la deuda sobre la recaudación impositiva y afectando el nivel de empleo privado.

Deterioro de la economía real

La recesión de 2018 comienza en abril de ese año. Si tomamos la cantidad de puestos de trabajo del sector privado en blanco en marzo de 2018 y los comparamos con los de noviembre del mismo año vemos una caída de 158.000 puestos sin considerar a los autónomos ni a los monotributistas. En cambio, en el mismo período, el empleo público consolidado (nación, provincias y municipios) aumentó en 43.900 puestos. Todos estos datos son de la Secretaría de Trabajo.

Tomando todo el período de Cambiemos, el empleo privado en relación de dependencia cayó en 102.000 puestos de trabajo y el empleo público consolidado creció en 58.800 puestos de trabajo. Es muy clara la evidencia que es el sector privado el que está sufriendo los efectos del ajuste, mientras los tres niveles de gobierno tiemblan ante la posibilidad de reducir un solo puesto de trabajo en el Estado.

Es muy clara la evidencia que es el sector privado el que está sufriendo los efectos del ajuste, mientras los tres niveles de gobierno tiemblan ante la posibilidad de reducir un solo puesto

Por un lado el que pierde puestos de trabajo es el sector privado y, por otro lado, el único rubro en que el Gobierno bajó el gasto público fue en subsidios económicos que tienen como contrapartida el incremento de las tarifas de los servicios públicos.

Puesto de otra forma, como corresponde y apoyo, el gobierno fue eliminando los subsidios económicos, en particular los que mantenían artificialmente bajas las tarifas de los servicios públicos, y la gente empezó a pagar más por dichos servicios, pero al mismo tiempo, el Poder Ejecutivo no bajó otros gastos del Estado para aliviar la carga impositiva.

De manera que el sector privado paga lo que corresponde por los servicios públicos pero no tiene alivio de la presión impositiva porque tiene que seguir sosteniendo a piqueteros, infinidad de planes sociales que Carolina Stanley decidió que son un derecho de los que reciben esos planes, sin aclarar de dónde surge ese derecho ni quién tiene la obligación de mantener a otro para que no trabaje y a legiones de empleados públicos que son intocables. Como si en Argentina hubiese prerrogativas de sangre y de nacimiento.

Para que tengamos una idea, el gasto público corriente (incluidos los intereses de la deuda pública) disminuyeron 3,6 puntos del PBI en la era Cambiemos, pero 2 puntos de esos 3,6 se explican por menos subsidios económicos, que es lo mismo que decir mayores tarifas de los servicios públicos pero no baja de impuestos.

Además, el Gobierno bajó 3,6 puntos el gasto corriente pero aumentó el gasto en intereses en 1,6 puntos del PBI que pasaron de 2% en 2015 a 3,6% en 2018, incluyendo los interés intrasector público.

El gasto público corriente (incluidos los intereses de la deuda pública) disminuyeron 3,6 puntos del PBI en la era Cambiemos, pero 2 puntos de esos 3,6 se explican por menos subsidios económicos, que es lo mismo que decir mayores tarifas

En síntesis, el Gobierno ahorró 2 puntos del PBI en gastos corrientes cobrando más tarifas, pero otros 1,6 puntos del PBI se le fueron en intereses de la deuda para financiar el gradualismo. Puro costo para el sector privado.

Expectativas sin fundamentos

Desde el Gobierno dicen que a medida que la economía crezca, se va a poder bajar el gasto público, y la oposición, que habla sin mirar los números, se espanta del ajuste salvaje y dice que esto se resuelve con crecimiento. Me permito advertir que ambos deliran. La Argentina no puede crecer con este gasto público ni carga tributaria. Así que decir que esto se resuelve bajando el gasto público y dejando de mentir con que la salida es el crecimiento sin que se baje el gasto previamente.

¿Cómo se resuelve este problema? ¿Cómo se rompe este círculo vicioso por el cual el Gobierno dice que no se puede bajar el gasto hasta que no haya inversiones y sabemos que no hará inversiones con esta carga impositiva? Lamentablemente, Cambiemos no sólo desperdició la oportunidad de contar la herencia recibida, sino que además se endeudó para no cambiarla. Se endeudó para pagar los sueldos en vez de endeudarse para financiar la reforma del estado. Si antes uno podía pensar en bajar los impuestos para atraer inversiones a un ritmo mayor al que se bajaba el gasto público y financiar el déficit hasta que hubiese equilibrio con endeudamiento, ahora ese instrumento no lo veo.

Antes uno podía pensar en bajar los impuestos para atraer inversiones a un ritmo mayor al que se bajaba el gasto público y financiar el déficit hasta que hubiese equilibrio con endeudamiento, ahora ese instrumento no lo veo

De manera que, desafortunadamente, el mayor ritmo de ajuste tendrá que venir por el lado del gasto público para poder reducir la carga tributaria y atraer inversiones para crecer. Una combinación de baja del gasto público, con reducción de impuestos y reforma laboral podría romper el círculo vicioso en el que estamos metido. Dicho de otra forma, el famoso gradualismo dejó una herencia más pesada que la que se recibió y tendrá costos políticos que pagar más altos que si se hubiese aplicado una política de shock desde el inicio contando la herencia recibida.

El sistema de jubilaciones fue distorsionado con las moratorias abusivas
El sistema de jubilaciones fue distorsionado con las moratorias abusivas

Las 3 bases para el mejor ajuste

¿Dónde bajar el gasto? En los programas sociales (ya he explicado varias veces cómo hacerlo), en las jubilaciones de aquellos que nunca aportaron al sistema y Cristina Fernández de Kirchner agregó terminando de quebrar a un sistema de reparto inviable, y en el empleo público.

Esto debería ser acompañado por el ajuste por inflación de los balances en una primera etapa y luego la reducción de las tasas impositivas. Tal vez habría que pensar en pasar de un Impuesto a las Ganancias a un flat tax. Considerando que la salida más rápida para crecer está en las exportaciones, la reducción de derechos de exportación hay que retomarla en forma inmediata.

Ronald Reagan y Margaret Tatcher consolidaron su liderazgo cuando pagaron el costo político de enfrentar a la mafia de los sindicatos. Reagan con los controladores aéreos y Tatcher con los mineros. Mostrada la convicción de avanzar en las reformas, la confianza renace y las inversiones pueden llegar.

Ronald Reagan y Margaret Tatcher consolidaron su liderazgo cuando pagaron el costo político de enfrentar a la mafia de los sindicatos

En síntesis, para lograr romper el círculo vicioso de decadencia en el que estamos sumergido hace falta un plan económico consistente, ejecutado por personas de trayectoria y prestigio y una fuerte y clara convicción del presidente de pagar el costo político que haya que pagar para llevar adelante ese plan.

En ese contexto no hay lugar para funcionarios que sigan difundiendo la demagogia diciendo que quienes reciben un plan social no tienen que agradecer nada porque es su derecho a vivir del trabajo ajeno, ni tampoco hay para los especialistas en roscas políticas que pueden servir para ganar una elección pero luego no sirven para sacar al país de la decadencia, al contrario, lo terminan hundiendo.

Chequea también

Dana Plato, la angelical adolescente de “Blanco y Negro” que vivió su propio infierno

Por Susana Ceballos Dana Plato con Gary Coleman y Todd Bridges en 1980 (Archives/Getty Images) (Getty)Dana Michelle Strain nació en Maywood, California, el 7 de noviembre de 1964, su madre Linda, no tenía pareja y era apenas una adolescente cuando la tuvo. A los siete meses, Dana fue adoptada por Dean y su esposa, Kay. tres años después, el matrimonio se separaba. La niña se quedaba con su madre pero conservaba el apellido de su padre: Plato.Como otros chicos actores, sus primeros pasos los dio en la publicidad y a los siete años ya había protagonizado más de 100 comerciales. El debut en la pantalla grande llegó en 1977, en Regreso a Boggy Creek, una olvidable película de aventuras. Años más tarde, reconoció que rechazó dos papeles que pudieron haber cambiado su vida. El de Regan MacNeil en El exorcista y el de Violet en La pequeña, papel que llevó a la fama a Brooke Shields.Pero la revancha llegaría cuando con 13 años, participó de The Gong Show, un programa de talentos. Un productor la vio y la recomendó para una serie que estaba preparando la cadena NBC. Diff'rnt Strokes, aunque en la Argentina ybuena parte de Latinoamérica, se llamaría Blanco y Negro.Dana Plato en la serie “Diff’rent Strokes”, que na Argentina se llamó “Blanco y Negro”La historia no necesita mucho preámbulo para aquellos que pasaron los 40. Dos hermanos negros huérfanos –Arnold protagonizado por Gary Coleman y Willis, a cargo de Todd Bridges-, son adoptados por el señor Drummond (Conrad Bain), viudo, millonario y con una hija preadolescente, Kimberly. La serie entró rápidamente en el público, e inmortalizó una frase de Arnold: "¿De qué estás hablando, Willis?".La pantalla mostraba a Kimberly, una adolescente segura y feliz de la clase alta neoyorquina. Su cabello rubio, sus ojos azules y su sonrisa encantadora, representaba el tipo de belleza americana de la época. Pero Dana cuando dejaba el traje de Kimberly se transformaba en una chica confundida e insegura. Apenas comenzado el programa empezó a padecer problemas con el abuso de alcohol, la cocaína y la marihuana. A los 14 experimentó una sobredosis de Valium y a los 15, solía presentarse a trabajar alcoholizada.Pese a estos desórdenes -¿o pedidos de ayuda?- su rol fue adquiriendo cada vez más protagonismo en la serie. Además del crédito de su nombre, la presentación incluía largos cameos de ella siempre sonriente. Hasta se hizo merecedora del "¿De qué estás hablando, Kimberly?" de su hermanastro menor.Dana Plato a los 17 años (Grosby Group)Pero en 1984 todo estalló por los aires. Se acercaba la séptima temporada y Dana Plato, entonces de 19, quedó embarazada de su novio, el guitarrista de rock Lanny Lambert, de 21. Dana les sugirió a los guionistas involucrar su embarazo en la trama, pero su pedido fue rechazado. La angelical Kimberly no podía permitirse un embarazo, pero sí un viaje de estudios a París.Mientras Kimberly vivía la fantasía parisina, Dana empezaba a padecer su propio calvario. El 24 de abril de 1984 se casó con Lambert y dos meses después nació su hijo, Tyler Edward. La pareja se divorció en 1988, y el pequeño quedó a cuidado de su padre y su abuela paterna, pasaba muy poco tiempo con Dana. Para peor, la misma semana de su separación, murió su madre adoptiva, algo que la afectó mucho.La vida de Dana Plato osciló desde entonces entre el drama y el thriller. En el plano profesional, nunca pudo repetir el éxito de Blanco y Negro. En la desesperada búsqueda de un nuevo público, se aumentó el tamaño de los pechos y posó para la revista Playboy. Hizo papeles menores en filmes de escasa calidad y repercusión, como el thriller Prime suspect o la comedia Bikini Beach. La Dana adulta y madre parecía no tener lugar en Hollywood.Dana Plato en PlayboyPara colmo, su contador se fugó con buena parte de sus ahorros y la dejó en la ruina. Dana se instaló en Las Vegas y consiguió trabajo como cajera en una lavandería. Pero la plata no le alcanzaba para cubrir sus gastos ni sus gustos, y salió a robar.Con una pistola de aire comprimido, asaltó un videoclub y se llevó 164 dólares. El vendedor llamó al 911 sin poder creer lo que acababa de sucederle. "Me robó la chica que hacía de Kimberly en Diff'rent Strokes", avisó por teléfono. A los 15 minutos, Dana volvió al lugar y fue detenida. La misma sonrisa con la que se paseaba por el penthouse de Park Avenue, ahora sostenía el cartel que indicaba su detención.La noticia conmocionó a la opinión pública. Un conocido entretenedor de Las Vegas, Wayne Newton, pagó una fianza de 13 mil dólares y Dana salió con libertad condicional. Volvería a la cárcel en enero de 1992, luego de falsificar una receta de Valium, y pasó un mes tras las rejas. El pasado la atormentaba, la realidad y la ficción terminaban confundiéndola y así Dana se hundía cada vez más en sus propios demonios.Dana Plato en Las Vegas tras un robo a un comercioLos hechos policiales activaron las alarmas en el escaso núcleo afectivo de Dana Plato. Tuvo un encuentro televisivo con su madre biológica, quien intentó un acercamiento más allá de la pantalla. "Fue un tiempo maravilloso pero breve",reconoció luego Linda. Tampoco tuvo mucha suerte su ex suegra, Joan Richardson, quien siempre le dejó abiertas las puertas de su casa. "Le tuve mucho cariño. Éramos su única familia", contó. Por su parte, el abogado Paul Petersen reconoció haberle dado a Dana unos cuantos cheques para pagar el alquiler. También le presentó a Fred Potts, un aspirante a director de cine, que le propuso un cambio en su vida. El plan era tentador. Dejar atrás Las Vegas, afincarse en Arizona, mantenerse lejos de las drogas y el alcohol, relajarse junto a la piscina. Y volver a empezar como actriz, pero eso nunca sucedió. Dana no se quería dejar ayudar, o no sabía cómo dejarse.Su carrera pegó un vuelco hacia el soft porn, mientras vivía en Florida, en una casa rodante con su nueva pareja, Robert Menchaca, quien también hacía las veces de manager. Ella, mientras tanto, luchaba por mantenerse sobria, pero cada recaída era más dura.El desenlace se precipitó hacia marzo de 1999, cuando una nota en el periódico sensacionalista Esquire la enfureció. Una antigua compañera de cuarto en Los Angeles, Jennifer Wejbe, la acusaba de robarle 700 dólares, manifestaba que nunca había dejado de consumir cocaína y que vivía desganada en medio de una pila de platos sucios. También contó que la había visto mendigando en Hollywood y aseguraba que se le había insinuado.El 7 de mayo de 1999, Dana se presentó en el programa de radio del locutor Howard Stern, en Nueva York, para hacer su descargo. Reconoció haber sido adicta aunque se manifestó limpia de drogas y alcohol. "Sólo tomo los medicamentos para las muelas", aseguró. El programa tuvo un impacto inmediato y los oyentes se volcaron en masa al teléfono, para declararla culpable o inocente. Incluso Stern tomó partido por Dana, quien ofreció un mechón de sus cabellos rubios para hacer un análisis. Stern reconocería que luego del programa, la actriz montó un escándalo para que se lo devolviera. La producción conservó el mechón, aunque el análisis nunca se hizo.Luego del éxito de “Blanco y Negro”, Dana Plato no pudo afirmarse en el cine ni en la televisión. Murió el 8 de mayo de 1999 (Grosby Group)Al día siguiente, Dana y su pareja emprendieron viaje rumbo a Los Ángeles, pero como se celebraba el Día de la Madre, se detuvieron en Moore, Oklahoma, para saludar a la madre de Robert. Durante la reunión, Dana se sintió cansada y se fue a recostar en la casa rodante. Un rato después estaba muerta. La autopsia determinó una sobredosis por ingerir un calmante y un relajante muscular, y se apuntó el suicidio como causa más probable.El cuerpo de Dana Plato fue incinerado días más tarde, pero su calvario no iba a terminar allí. Casi 11 años después, su hijo Tyler, con un largo historial de problemas con drogas y alcohol, se pegaba un balazo en la cabeza.Cuando le preguntaban acerca del destino de los protagonistas de Blanco y negro Dana solía decir burlona: "Posé desnuda para Playboy, Gary está demandando a sus padres, Todd fue arrestado… Ese Drummond sí que fue un pésimo padre". El humor no alcanzó para salvarla de un destino tan triste que ni los guionistas más creativos podrían haber previsto para ella.SEGUÍ LEYENDOMeryl Streep, cuando una muerte destruyó el corazón de la actrizUna infancia diferente, una frase oportuna y un orgasmo en vivo: retrato de Natacha Jaitt, la mujer que vivió al límite

A %d blogueros les gusta esto: