Cosquín Rock 2019: del rock clásico de Don Osvaldo y Ciro, a la renovación urbana de Wos y Miss Bolivia para cerrar el festival

Patricio Santos Fontanet volvió a tocar en Cosquín Rock junto con Don Osvaldo. El show fue el más convocante del festival (Mario Sar)
Patricio Santos Fontanet volvió a tocar en Cosquín Rock junto con Don Osvaldo. El show fue el más convocante del festival (Mario Sar)

Terminó otro Cosquín Rock, la 19° edición consecutiva del festival que más convocatoria, historia y mística tiene entre las páginas del rock argentino. En esta ocasión acompañaron más de 120 mil asistentes entre las dos jornadas -65 mil el sábado y 55 mil el domingo-; multitud que contó, una vez más, con un casi completo mapa de lo que a grandes rasgos está pasando en la música local, abordada desde la cultura rock.

Si bien el rock sigue siendo hegemónico, ya que las bandas que más convocaron y las que utilizaron los tablados principales fueron las que se valen de un audio, varios gestos y una épica más tradicional, hay cada vez más espacios y más gente curiosa con ganas de ver de cerca a lo más nuevo. En una palabra, lo "urbano": un gran paraguas en el que caben el hip-hop, el trap, el rap, el reggaetón, el r&b.; Rimas y proclamas sobre beats hipnóticos, pegajosos, repetitivamente seductores que entran al cuerpo con el objetivo de desarmar su coraza y ponerlo a bailar. Todas estas propuestas se concentraron en la carpa de circo que hacían tangible el espacio Alternativo.

Una multitud entre las sierras, cautiva por el rock. 55 mil personas presenciaron la jornada del domingo; 120 mil hubo entre los dos días (Cosquín Rock / Sepia Foto Agencia)
Una multitud entre las sierras, cautiva por el rock. 55 mil personas presenciaron la jornada del domingo; 120 mil hubo entre los dos días (Cosquín Rock / Sepia Foto Agencia)

Otra de las cuestiones que también tienen que ver con cambios de paradigmas y están tallando con más fuerza, es el reclamo por el cupo femenino en la música. Cada festival organizado presenta números muy bajos de artistas mujeres en las grillas y fueron justamente las poquitas programadas en esta edición del Cosquín Rock las que reclamaron por más espacio para sus colegas.

En la misma línea, sí hubo algo en lo que muchos estuvieron de acuerdo, sin distinción de géneros -musicales y sexuales- y fue un accesorio: el pañuelo verde a favor del aborto legal, seguro y gratuito. Estuvo atado a muchísimas chicas y chicos del público, pero también se vio en los micrófonos y las ropas de Don Osvaldo, Miss Bolivia, Ska-P y Eruca Sativa, entre otros.

​La vuelta de Fontanet al Cosquín ​con Don Osvaldo

​Había una expectativa altísima: después de haber obtenido el beneficio de la libertad condicional, Patricio Santos Fontanet reactivó el proyecto Don Osvaldo con una serie de shows en el interior del país. Por eso se preveía que su aparición estaría entre lo más convocante, pero la realidad superó todo tipo de expectativa. Se formó un verdadero mar de gente debajo del escenario sur desde muchas horas antes de la hora señalada, acentuado por una multitud de banderas flameantes que dificultaron la vista hacia la acción. Desde lejos no se vio, pero se pudo escuchar: a nivel técnico, el festival garantizó un sonido nítido en todos sus escenarios.

Aunque el grupo cuente con elementos menos esperados en bandas de este estilo de rock, como violines y percusiones, no alcanzan para despegarse de un sonido homogéneo y ejecutado por músicos de nivel tirando a amateur. A los fans no les importó, les alcanzó con la figura de Fontanet y el carisma sombrío de sus composiciones. Entre canciones de estirpe ricotera, tanguera y 100% callejera, como 'Mis latidos', 'Un lugar perfecto' ​y 'Acordate', se filtró su bajada de línea. "Por una Argentina sin pasta base", era su elocuente deseo impreso en letras blancas sobre su remera negra.

Banderas de todos los barrios argentinos e incluso de otros países, como Uruguay y Chile, estuvieron presentes en el show de Don Osvaldo (Cosquín Rock / Sepia Foto Agencia)
Banderas de todos los barrios argentinos e incluso de otros países, como Uruguay y Chile, estuvieron presentes en el show de Don Osvaldo (Cosquín Rock / Sepia Foto Agencia)

También apeló a la rutina de hacer chistes sobre sí mismo. Por ejemplo, al hablar de su look informal: "Un saludo para el jugador del ​R​eal ​M​adrid, ​T​oni ​C​rocs".​ Y también se animó a tirar el pasito del Fortnite durante el valle en el que entró ​'Vaso sin fondo'​ durante una zapada.

​La última fue 'Suerte', interpretada bajo la mirada de​ un​ ​Osvaldo Pugliese ​colorido, entre ​pop ​y ​psicodélico​. El anti-mufa para todos los músicos argentinos fue tomado como amuleto por Fontanet, aunque en verdad se apoya sobre algo más tangible: "Le agradecemos a José Palazzo porque este es en el único lugar en el que podemos tocar para todo el país"​, dijo para cerrar su participación.​

Miss Bolivia, o cómo ser combativa sin dejar de bailar

La carpa alternativa estaba desbordada: tocaba Miss Bolivia, una que hace rato que pide pista para ser protagonista de alguno de los escenarios principales. Acompañada por una banda módica y un cuerpo de bailarinas urbanas, su cruza de cumbia, rap y electrónica se volvió irresistible para el público, que además agradeció el mensaje claro que bajó Paz Ferreyra con sus rimas. Si no se puede bailar, no es revolución, dicen algunos. Así, 'El paso', 'Bien Warrior' y 'Tomate el palo' rompieron caderas al tiempo en que eran dedicadas "a la fuckin' policía" o para pedir "por más mujeres músicas en los escenarios".

Paz fue al hueso con la intro recitada y a capella de 'Paren de matarnos', canción que pone de relieve el drama de los femicidios. Así, acentuó el dramatismo para que el mensaje quede grabado de una buena vez, antes de hacer la versión original, bien punk, bien rabiosa.

Paz Ferreyra es Miss Bolivia. Dio un show cargado de ritmo y de mensaje, para una multitud que llenó la carpa alternativa (Cosquín Rock / Sepia Foto Agencia)
Paz Ferreyra es Miss Bolivia. Dio un show cargado de ritmo y de mensaje, para una multitud que llenó la carpa alternativa (Cosquín Rock / Sepia Foto Agencia)

Otras mujeres que se destacaron en la tarde del domingo fueron las Eruca Sativa. Con su descarga rabiosa de rock, sedujeron al público y también reclamaron por más mujeres en los escenarios: "Nosotras estamos paradas acá gracias a la lucha de muchas mujeres. Pedimos por más mujeres en espacios donde fuimos invisibles durante mucho tiempo", dijo la cantante y guitarrista Lula Bertoldi. Y como mejor que decir, es hacer, invitaron a tres músicas distintas a sumarse a sus canciones: primero, 'Amor ausente', con la Bruja Salguero; después el arpa de Sonia Álvarez realzó el carácter de 'Para que sigamos siendo'; y por último, la rapera Kriz Alaniz sumó su flow a 'Tarará' y 'Latinoamérica'.

El campeón mundial del freestyle sigue buscando la gloria

Valentín Oliva, más conocido como Wos, acaba de coronarse campeón de la batalla de gallos internacional de Red Bull, el título máximo al que pueda aspirar cualquier freestyler. Con ese cinturón llegó al Cosquín Rock para hacer por primera vez un recital convencional, presentando en vivo las canciones que editó en 2018. Por eso era uno de los shows más esperados por parte del público más joven, para ver a quien está en lo más alto de la nueva camada de raperos que llegaron para renovar la escena y quebrar, al fin, el techo de cristal que encapsula el crecimiento del hip-hop local.

Wos se coronó campeón mundial de freestyle e hizo en el festival su primer show en formato tradicional (Mario Sar)
Wos se coronó campeón mundial de freestyle e hizo en el festival su primer show en formato tradicional (Mario Sar)

"Al Cosquín llega Valentín, llega el king", fue una de las primeras rimas que soltó en una improvisación sobre el colchón de la precisa banda que lo acompañó: en la guitarra, Catriel Guerriero -líder de Ca7riel, uno de los proyectos más estimulantes de la música nueva-; Francisco Azorai, en teclados y sintetizador; y Guille Salotti en la batería.

Después fue momento de presentar sus canciones, que describen lo rápido en que se dieron las cosas en su incipiente carrera musical, en líneas como "ya no se que tan real es lo que toco" ('Andromeda') o "me fumo un prensado antes que fumarme a la prensa" ('Abacanado').

La gente pedía más rimas improvisadas y para dar el gusto, invitó a su amigo Acru, que ayer había rapeado en este mismo espacio. Los dos perfeccionaron su estilo y consolidaron su crecimiento como raperos en la discontinuada competencia El Quinto Escalón. Y ayer se encontraron sobre el escenario del Cosquín para hacer agitar casi todos los brazos. "Acá hay dos reyes del freestyle, pero acá hay un campeón mundial", le tiró flores Acru a Wos. Y la estrella devolvió: "No hay 2 vs 2, acá hay un equipo".

El final, con el público encendido no sólo por el calor que se condensaba en la carpa -a la hora del show, la temperatura era de 35 grados- sino por la vibra del show, fue el momento adecuado para 'Púrpura', su track más festejado.

Ciro, con el rock de la cintura para abajo

Andrés Ciro juega de local en Cosquín Rock desde el inicio del festival. Antes con Los Piojos, ahora con Los Persas, el cantante siempre le pone todo a sus shows. No escatimó energía para gesticular, actuar sus letras o recorrer de punta a punta y varias veces la pasarela que coronaba el escenario Norte. A bordo de una base que le cuida bien las espaldas -se destacan el baterista Lulo Isod y el bajista Broder Bastos-, el líder despliega todo su histrionismo posible en 'Juira', 'Dale Darling' o 'Antes y después'.

Andrés Ciro estuvo una vez más en el festival, al frente de Los Persas. Su histrionismo fue tan festejado como las canciones de su banda y las de Los Piojos (Mario Sar)
Andrés Ciro estuvo una vez más en el festival, al frente de Los Persas. Su histrionismo fue tan festejado como las canciones de su banda y las de Los Piojos (Mario Sar)

Como siempre, lo más festejado fueron las versiones piojosas, entre las que se destacaron 'Ruleta' y 'Tan solo', con el bajista original del grupo, Micky Rodríguez. A partir de ahí, el show entró en una meseta tanto por lo extendido de las zapadas como por el sostenido ida y vuelta que el frontman tiene con su público. Pero a juzgar por el constante remolino de pogo y las omnipresentes banderas flameantes, la multitud igual lo festejaba.

Ska-P, contra todos los males de este mundo

Con una estética sonora algo fuera de época, pero manteniendo una coherencia con su mensaje combativo, idealista y que denuncia una realidad demasiado pesada, Ska-P fue transversal al lograr captar un público de lo más diverso: rolingas, rastas y punks, unidos para bancar el agite y la bajada de la legendaria banda vasca.

Pulpul, líder de Ska-P, encabezó el baile y la denuncia que propone su banda con letras explícitas y satíricas. Lució una remera con el rostro de Mariano Ferreyra y le dedicó una canción (Mario Sar)
Pulpul, líder de Ska-P, encabezó el baile y la denuncia que propone su banda con letras explícitas y satíricas. Lució una remera con el rostro de Mariano Ferreyra y le dedicó una canción (Mario Sar)

Ellos siempre apuntaron contra el capitalismo, el fascismo, el patriotismo, los medios de comunicación, la iglesia católica, las prohibiciones y en esa siguen. Quizás canciones como 'Jaque al rey', que disecciona con sátira al sistema político español, le quedan lejos al público local. Pero eso no fue barrera para incitar a un baile colectivo que fue liberador y catalizador de todas esas broncas.

De todos modos, una canción como 'Solamente por pensar', originalmente dedicada al activista italiano Carlo Giuliani -asesinado en 2001 por la policía en una marcha contra el G8-, fue adaptada para Santiago Maldonado. Pulpul, el inquieto cantante de Ska-P, llevó además su rostro sobre una remera roja, con la leyenda "ETERNO".

​​Cosquín viaja a Nueva York

En conferencia de prensa, el factótum de Cosquín Rock José Palazzo, reveló que el festival sumará una nueva sede internacional a partir de este año. En junio y en el marco de la Latin America Music Conference, tendrá sede en Queens con una programación 100% argentina y ya tiene confirmados a León Gieco, El mató a un policía motorizado, Kevin Johansen y Juan Ingaramo.

Chequea también

Dana Plato, la angelical adolescente de “Blanco y Negro” que vivió su propio infierno

Por Susana Ceballos Dana Plato con Gary Coleman y Todd Bridges en 1980 (Archives/Getty Images) (Getty)Dana Michelle Strain nació en Maywood, California, el 7 de noviembre de 1964, su madre Linda, no tenía pareja y era apenas una adolescente cuando la tuvo. A los siete meses, Dana fue adoptada por Dean y su esposa, Kay. tres años después, el matrimonio se separaba. La niña se quedaba con su madre pero conservaba el apellido de su padre: Plato.Como otros chicos actores, sus primeros pasos los dio en la publicidad y a los siete años ya había protagonizado más de 100 comerciales. El debut en la pantalla grande llegó en 1977, en Regreso a Boggy Creek, una olvidable película de aventuras. Años más tarde, reconoció que rechazó dos papeles que pudieron haber cambiado su vida. El de Regan MacNeil en El exorcista y el de Violet en La pequeña, papel que llevó a la fama a Brooke Shields.Pero la revancha llegaría cuando con 13 años, participó de The Gong Show, un programa de talentos. Un productor la vio y la recomendó para una serie que estaba preparando la cadena NBC. Diff'rnt Strokes, aunque en la Argentina ybuena parte de Latinoamérica, se llamaría Blanco y Negro.Dana Plato en la serie “Diff’rent Strokes”, que na Argentina se llamó “Blanco y Negro”La historia no necesita mucho preámbulo para aquellos que pasaron los 40. Dos hermanos negros huérfanos –Arnold protagonizado por Gary Coleman y Willis, a cargo de Todd Bridges-, son adoptados por el señor Drummond (Conrad Bain), viudo, millonario y con una hija preadolescente, Kimberly. La serie entró rápidamente en el público, e inmortalizó una frase de Arnold: "¿De qué estás hablando, Willis?".La pantalla mostraba a Kimberly, una adolescente segura y feliz de la clase alta neoyorquina. Su cabello rubio, sus ojos azules y su sonrisa encantadora, representaba el tipo de belleza americana de la época. Pero Dana cuando dejaba el traje de Kimberly se transformaba en una chica confundida e insegura. Apenas comenzado el programa empezó a padecer problemas con el abuso de alcohol, la cocaína y la marihuana. A los 14 experimentó una sobredosis de Valium y a los 15, solía presentarse a trabajar alcoholizada.Pese a estos desórdenes -¿o pedidos de ayuda?- su rol fue adquiriendo cada vez más protagonismo en la serie. Además del crédito de su nombre, la presentación incluía largos cameos de ella siempre sonriente. Hasta se hizo merecedora del "¿De qué estás hablando, Kimberly?" de su hermanastro menor.Dana Plato a los 17 años (Grosby Group)Pero en 1984 todo estalló por los aires. Se acercaba la séptima temporada y Dana Plato, entonces de 19, quedó embarazada de su novio, el guitarrista de rock Lanny Lambert, de 21. Dana les sugirió a los guionistas involucrar su embarazo en la trama, pero su pedido fue rechazado. La angelical Kimberly no podía permitirse un embarazo, pero sí un viaje de estudios a París.Mientras Kimberly vivía la fantasía parisina, Dana empezaba a padecer su propio calvario. El 24 de abril de 1984 se casó con Lambert y dos meses después nació su hijo, Tyler Edward. La pareja se divorció en 1988, y el pequeño quedó a cuidado de su padre y su abuela paterna, pasaba muy poco tiempo con Dana. Para peor, la misma semana de su separación, murió su madre adoptiva, algo que la afectó mucho.La vida de Dana Plato osciló desde entonces entre el drama y el thriller. En el plano profesional, nunca pudo repetir el éxito de Blanco y Negro. En la desesperada búsqueda de un nuevo público, se aumentó el tamaño de los pechos y posó para la revista Playboy. Hizo papeles menores en filmes de escasa calidad y repercusión, como el thriller Prime suspect o la comedia Bikini Beach. La Dana adulta y madre parecía no tener lugar en Hollywood.Dana Plato en PlayboyPara colmo, su contador se fugó con buena parte de sus ahorros y la dejó en la ruina. Dana se instaló en Las Vegas y consiguió trabajo como cajera en una lavandería. Pero la plata no le alcanzaba para cubrir sus gastos ni sus gustos, y salió a robar.Con una pistola de aire comprimido, asaltó un videoclub y se llevó 164 dólares. El vendedor llamó al 911 sin poder creer lo que acababa de sucederle. "Me robó la chica que hacía de Kimberly en Diff'rent Strokes", avisó por teléfono. A los 15 minutos, Dana volvió al lugar y fue detenida. La misma sonrisa con la que se paseaba por el penthouse de Park Avenue, ahora sostenía el cartel que indicaba su detención.La noticia conmocionó a la opinión pública. Un conocido entretenedor de Las Vegas, Wayne Newton, pagó una fianza de 13 mil dólares y Dana salió con libertad condicional. Volvería a la cárcel en enero de 1992, luego de falsificar una receta de Valium, y pasó un mes tras las rejas. El pasado la atormentaba, la realidad y la ficción terminaban confundiéndola y así Dana se hundía cada vez más en sus propios demonios.Dana Plato en Las Vegas tras un robo a un comercioLos hechos policiales activaron las alarmas en el escaso núcleo afectivo de Dana Plato. Tuvo un encuentro televisivo con su madre biológica, quien intentó un acercamiento más allá de la pantalla. "Fue un tiempo maravilloso pero breve",reconoció luego Linda. Tampoco tuvo mucha suerte su ex suegra, Joan Richardson, quien siempre le dejó abiertas las puertas de su casa. "Le tuve mucho cariño. Éramos su única familia", contó. Por su parte, el abogado Paul Petersen reconoció haberle dado a Dana unos cuantos cheques para pagar el alquiler. También le presentó a Fred Potts, un aspirante a director de cine, que le propuso un cambio en su vida. El plan era tentador. Dejar atrás Las Vegas, afincarse en Arizona, mantenerse lejos de las drogas y el alcohol, relajarse junto a la piscina. Y volver a empezar como actriz, pero eso nunca sucedió. Dana no se quería dejar ayudar, o no sabía cómo dejarse.Su carrera pegó un vuelco hacia el soft porn, mientras vivía en Florida, en una casa rodante con su nueva pareja, Robert Menchaca, quien también hacía las veces de manager. Ella, mientras tanto, luchaba por mantenerse sobria, pero cada recaída era más dura.El desenlace se precipitó hacia marzo de 1999, cuando una nota en el periódico sensacionalista Esquire la enfureció. Una antigua compañera de cuarto en Los Angeles, Jennifer Wejbe, la acusaba de robarle 700 dólares, manifestaba que nunca había dejado de consumir cocaína y que vivía desganada en medio de una pila de platos sucios. También contó que la había visto mendigando en Hollywood y aseguraba que se le había insinuado.El 7 de mayo de 1999, Dana se presentó en el programa de radio del locutor Howard Stern, en Nueva York, para hacer su descargo. Reconoció haber sido adicta aunque se manifestó limpia de drogas y alcohol. "Sólo tomo los medicamentos para las muelas", aseguró. El programa tuvo un impacto inmediato y los oyentes se volcaron en masa al teléfono, para declararla culpable o inocente. Incluso Stern tomó partido por Dana, quien ofreció un mechón de sus cabellos rubios para hacer un análisis. Stern reconocería que luego del programa, la actriz montó un escándalo para que se lo devolviera. La producción conservó el mechón, aunque el análisis nunca se hizo.Luego del éxito de “Blanco y Negro”, Dana Plato no pudo afirmarse en el cine ni en la televisión. Murió el 8 de mayo de 1999 (Grosby Group)Al día siguiente, Dana y su pareja emprendieron viaje rumbo a Los Ángeles, pero como se celebraba el Día de la Madre, se detuvieron en Moore, Oklahoma, para saludar a la madre de Robert. Durante la reunión, Dana se sintió cansada y se fue a recostar en la casa rodante. Un rato después estaba muerta. La autopsia determinó una sobredosis por ingerir un calmante y un relajante muscular, y se apuntó el suicidio como causa más probable.El cuerpo de Dana Plato fue incinerado días más tarde, pero su calvario no iba a terminar allí. Casi 11 años después, su hijo Tyler, con un largo historial de problemas con drogas y alcohol, se pegaba un balazo en la cabeza.Cuando le preguntaban acerca del destino de los protagonistas de Blanco y negro Dana solía decir burlona: "Posé desnuda para Playboy, Gary está demandando a sus padres, Todd fue arrestado… Ese Drummond sí que fue un pésimo padre". El humor no alcanzó para salvarla de un destino tan triste que ni los guionistas más creativos podrían haber previsto para ella.SEGUÍ LEYENDOMeryl Streep, cuando una muerte destruyó el corazón de la actrizUna infancia diferente, una frase oportuna y un orgasmo en vivo: retrato de Natacha Jaitt, la mujer que vivió al límite

A %d blogueros les gusta esto: