Un bodegón marplatense convirtió una receta familiar en su plato estrella: milanesa con sorrentinos a caballo

Lisandro Ciarlotti y “Mi milanesa napolitana”, su comida preferida
Lisandro Ciarlotti y “Mi milanesa napolitana”, su comida preferida

Cuando se entra a "Lo de Tata", un bodegón de redes en el techo y paredes llenas de recuerdos, lo primero en que se piensa es en mariscos, la especialidad de la casa. Sin embargo, la carta esconde sorpresas. La que más llama la atención es sin lugar a dudas su plato estrella, ese que fue parte de la infancia del dueño y desde el primer día figura en el menú: milanesa con sorrentinos a caballo.

Lisandro Ciarlotti es además del dueño, el jefe de cocina de un bodegón clásico marplatense en el que las reglas son las de la casa. De pocas palabras, el gastronómico comienza la entrevista haciéndole a Infobae una declaración que desentona al oído en un rubro en el que el lugar común indica que "el cliente siempre tiene la razón": "No cocinamos lo que la gente quiere comer".

Lo de Tata
Lo de Tata

Y es que en "Lo de Tata" la carne se sirve jugosa, la tortilla solo babé, el bife no se corta mariposa y no se cocina absolutamente nada que tenga crema. Y al que no le guste mejor que no vaya. "Con crema cocina cualquiera, decía mi abuelo", suelta Lisandro, sobre una filosofía gastronómica heredada que atraviesa la carta.

Las condiciones las pone el establecimiento y es lo que aceptan los clientes que desde hace ya siete años lo visitan en la esquina de La Rioja y Avellaneda en Mar del Plata. "Hay gente que se ha levantado y se ha ido", admitió Ciarlotti. Las aclaraciones acerca de cómo se sirve la comida en el bodegón están en el menú y no hay posibilidad de cambiarlas. El que avisa no traiciona.

“Mi milanesa napolitana”: milanesas, sorrentinos y papas fritas
“Mi milanesa napolitana”: milanesas, sorrentinos y papas fritas

Pero de todos los detalles que pueden encontrarse en la carta, hay uno que no hay forma de que pase desapercibido a ningún comensal: "Mi milanesa napolitana". Ese es el nombre detrás del que se esconde una combinación atípica de sabores y texturas que se vuelve casi una obligación probar. Y también una historia.

"Es un plato que me hacía mi abuela Carmen y es mi comida preferida, mi abuela hacía las milanesas más ricas del mundo y también hacía sorrentinos, cuando estábamos los nietos juntaba las dos cosas", resume el recuerdo detrás de una comida que lo lleva a su propia infancia, que es parte de la carta de "Lo de Tata" desde el día que abrió sus puertas.

El plato cuesta 420 pesos
El plato cuesta 420 pesos

El plato sale con fritas y cuesta 420 pesos. En el bodegón, que está abierto todo el año y desde las 20 en temporada de verano, el promedio por persona de comida y bebida ronda los 600 pesos y las sorpresas en el menú están garantizadas. Entrar a trabajar en "Lo de Tata", nombre que homenajea al abuelo de Lisandro, es también un desafío para los propios empleados.

"Como jefe de cocina uno muestra y traslada sus gustos y trata de enseñar que se cocine con su mano y sus condimentos, que se hagan las cosas como a uno le gusta", explicó el dueño sobre la instrucción a la que somete a los cocineros que lo acompañan en la cocina del bodegón y aseguró: "Es una satisfacción ver que cuando uno no está el plato sale como tiene que salir".

Sobre el final la pregunta se vuelve necesaria:

-¿No sos un poco estricto?

-Mi abuelo era peor.

SEGUÍ LEYENDO

Pacatería, celos artísticos y censura: la historia oculta de los murales del Gran Hotel Provincial

Chequea también

Estudiantes crearon plantilla para zapatos que emite una alerta en caso de secuestro

Alumnos del Tecnológico Nacional de México campus Gustavo A. Madero, hicieron la plantilla que alerta sobre secuestro a los familiares de la víctima (Foto: Facebook SafeFoot)Norma Itzel Vicencio Vicencio platicaba con otros compañeros de la universidad sus experiencias con familiares que fueron víctimas de secuestro. Después de escucharse unos a otros, comenzaron a idear un proyecto para resolver uno de los problemas de inseguridad que afecta a México.A partir de entonces comenzaron a trabajar en este proyecto de impacto social que cobró forma en SafeFoot, una plantilla de seguridad para el calzado que se activa cuando la persona es secuestrada y envía la ubicación en tiempo real a la familia.La plantilla fue creada por alumnos del Tecnológico Nacional de México campus Gustavo A. Madero, en la capital del país.Lee: Homicidios en México tiene un repunto histórico en el primer cuatrimestre del añoTardaron poco más de un año en desarrollar la plantilla. En la elaboración participaron estudiantes de octavo semestre de la carrera de Ingeniería en Tecnologías de la Información y Comunicaciones e Ingeniería Industrial del TecNM GAM, dependiente de la Secretaría de Educación Pública (SEP).De enero a mayo del 2019 se registraron en el país 814 secuestros, en el mismo periodo del 2018 hubo 596 casos, lo que significa un incremento del 36.5%, de acuerdo con el informe de la asociación Alto al Secuestro, fundada por Isabel Miranda de Wallace.El secuestro aumentó en 36.5% en los primeros cinco meses del 2019 (Foto: Pixabay)El delito contra la libertad creció 23.9% de abril a mayo, al pasar de 117 carpetas de investigación iniciadas a 145 en el quinto mes del año. Los estados con mayor incidencia en este crimen son Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, Puebla, Tamaulipas, Morelos y Guerrero, en ese orden.La plantilla antisecuestro está dotada con un sensor de fuerza colocada en la parte delantera, donde van los dedos, el cual funciona como un botón que al presionarse activa el sistema de seguridad, contó Vicencio Vicencio a Excelsior. En el talón colocaron los componentes del sistema, como el sistema global para la comunicaciones móviles (abreviado como GSM), la batería y el sistema de localización (GPS).Lee: Revelaron las localidades donde se registraron más secuestros en MéxicoLa tarjeta GSM y GPS son las encargadas de mandar una alerta a la familia con el mensaje "ayuda, estoy siendo secuestrado" y la ubicación en tiempo real de la víctima, a través de la aplicación móvil de SafeFoot.La plantilla es como un celular básico en forma de huella de pie, que solo sirve para mandar alertas. Al igual que un teléfono, tiene una pila recargable de litio y un chip de alguna de las compañías celulares que operan en México, para mandar el aviso en caso de ser secuestrado necesita tener datos móviles.El diseño de la plantilla es ergonómico y los componentes están encapsulados para que no se dañen con el agua o el sudor (Foto: Facebook SafeFoot)Jorge Alberto Mondragón, otro de los alumnos que participó en el desarrollo de SafeFoot, explicó que la batería se carga con un adaptador micro USB conectado a una computadora o directamente al enchufe de luz.Los creadores pensaron que un sistema de comunicación para dar aviso de la ubicación de una persona en caso de secuestro debía se imperceptible para los captores, por eso decidieron adaptarlo al pie. La plantilla se activa rascando tres veces con los dedos.Los estudiantes también pensaron en hacer el molde ergonómico para no incomodar a la persona cuando camina. El dispositivo se ve como una plantilla ordinaria hecha de silicón con un centímetro de grosor aproximadamente. Los componentes están encapsulados para evitar el daño por contacto con el agua o el sudor del pie.SafeFoot ya está en el mercado con un costo al público de 3.701 pesos.

A %d blogueros les gusta esto: