A solas con CNCO: la convivencia puertas adentro, las fans, la fama y los sacrificios

CNCO, con Teleshow

A meses de su última visita a la Argentina a principio de año, CNCO regresa al país. Esta noche se presentará en el Hipódromo de Palermo.

Esta banda súper popular está integrada por el ecuatoriano Christopher Vélez, un estadounidense de ascendencia dominicana, Richard Camacho, otro norteamericano pero de ascendencia mexicana, Joel Pimentel, más el puertorriqueño Zabdiel de Jesús y el cubano Erick Colón. Tienen millones de fanáticas por todo el mundo y sus canciones son las más escuchadas. Sin embargo, no paran de agradecer a su público por el esfuerzo que hace al ir a verlos.

—¿Cómo se encuentran preparando el show del viernes?

Christopher Vélez: —Estamos súper felices de estar nuevamente en Argentina. Nos recibieron con mucho amor, con mucho fuego, como siempre; aquí, las fans son muy apasionadas. Y de hecho, estamos ya ansiosos de llegar.

—¿Les parece en algún momento natural o los sorprende como la primera vez?

Erick Colón: —De que nos esperaran en el bote fue otra cosa diferente, porque nosotros nunca hemos viajado en bote. Y no pensábamos que había como una entrada, algo así, donde puedan esperar. Pero saliendo había muchas fans en la agencia y todo eso, ya estaban.

—¿Se siguen poniendo nerviosos?

Zabdiel De Jesús: —En las primeras tres canciones estamos nerviosos: como que uno está pensando y dudando. Pero ya después de un rato…

"Se vuelve loca", CNCO

— ¿Qué es lo mejor que tiene CNCO?

Richard Camacho: —Las fans, las fans, las fans.

—¿Como definen este 2018?

Christopher Vélez: —Pues fue increíble, la verdad que vivimos un 2018 súper chévere. Estuvimos en Asia, conocimos muchos fans de CNCO alrededor de todo el mundo.

—¿Y cómo hacen para ver a sus familias, para dividirse el tiempo entre la carrera y la vida familiar?

Christopher Vélez: —Yo sigo viajando con mi mamá hasta ahora, hasta enero. Pero sí, se hace muy difícil: si este año vimos a la familia tres veces, creo que fue mucho. Nuestras últimas vacaciones fueron en junio.

Richard Camacho: —Cada vez que estamos con la familia siempre aprovechamos para disfrutarla bien, y estaremos con ellos, gracias a Dios, para Navidad. Y sí, estamos contentos por eso. Contando los días.

—¿Cuál es otro sacrificio?

Joel Pimentel: — Básicamente eso, porque lo demás lo disfrutamos tanto, tanto, tanto, que de verdad no hay mucho que sacrificamos. Somos afortunados, todo lo que hemos deseado hasta ahora se ha cumplido. Y nos sentimos agradecidos con todo: con nuestras fans, con Dios, con la vida.

Richard Camacho: —Sí hay veces que uno se cansa, tú sabes. Hay que darnos el espacio, pero ya nos conocemos tanto que sabemos cuándo darnos el espacio, cuándo no hablarle mucho (al otro). Pero siempre se disfruta, y eso es lo mejor de los cinco: que a cualquier momentito, a cualquier cosita le hacemos un chiste, le hacemos lo que sea, y entre todos lo disfrutamos.

Christopher Vélez: —Siempre que vamos a la casa es un poco raro ver que tus propios amigos o tu gente del barrio te pidan fotos o saludos para alguien.

—La fama, ¿cambia en algo?

Richard Camacho: —Claro, uno tiene que madurar y estar centrado en lo que uno está haciendo y no hacer un error. No cometer otra cosa, otra locura, que nosotros hubiéramos cometido hace tres años.

Joel Pimentel: — Es un cambio para mejor: uno cambia para ser una mejor persona. Maduras más rápido, como viajas mucho conoces muchas culturas, mucha gente, mucha comida; entonces, ves el mundo de diferente manera.

CNCO, en escena
CNCO, en escena

— Joel tu entraste con 14 años.

Joel Pimentel: —Pues sí, muy niño, casi acababa de cumplir 14 años. Y todo esto ha sido increíble. A veces nos ponemos a hablar entre nosotros de las cosas que me perdí, unas cuantas cosas. Pero esto era lo que yo quería y lo que siempre soñé, así que estoy contento, haciendo lo que me gusta.

Christopher Vélez: —Hicimos el mismo casting pero en diferentes sitios. Por ejemplo, yo lo hice en Puerto Rico, que era donde yo vivía. Miami, Nueva York. Entonces si no fuera por esto jamás en nuestras vidas nos hubiéramos conocido.

—Eso es impresionante, de tanta gente que hizo ese casting que hayan quedado solo cinco.

Joel Pimentel: —Más de 10.000 personas.

Christopher Vélez: —Es una oportunidad que la vida te pone y hay que aprovecharla al máximo. Y como te digo, todos los días hay que ser siempre positivo, para adelante, siempre pensando en un futuro mejor.

Richard Camacho: —Algo que nos ayudó mucho desde el principio fue nuestro equipo. Uno como artista siempre tiene que dar el 100%, pero también tiene que tener un equipo que esté ahí contigo y te apoye. Creo que Sony, Ricky (Martin), toda la gente que siempre trabajó con nosotros desde el principio nos ayudó a mantenernos y a darnos consistencia.

— ¿Quién es el más romántico?

Richard Camacho— Voy a decir la verdad: yo.

Chequea también

Según CAME, los productores de las economías regionales “apenas cubren los costos en tiempos de cosecha”

Desde CAME reclaman medidas al gobierno para mejorar la situación de las economías regionales.Directivos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) alertaron que se agravó la crisis por la que atraviesan los 32 complejos productivos de las economías regionales.La suba de costos, la elevada presión impositiva, la vuelta de las retenciones, el aumento de la energía, la dolarización de los insumos y el encarecimiento de los créditos ante un escenario de suba de tasas, condicionan la situación del sector.Incluso hay muchas producciones regionales que deben afrontar una fuerte caída del consumo interno que no solo afecta a la rentabilidad, sino que también aumenta los costos fijos de los establecimientos rurales.Entre los sectores que registran un nulo o escaso nivel de rentabilidad en plena etapa de cosecha aparecen las legumbres, leche, vino, tabaco, miel, yerba, cítricos, frutas finas y verduras.El productor recibe $4 por la pera.El sector de peras y manzanas, instalado en el Alto Valle de las provincias de Río Negro y Neuquén -que genera 28.000 empleos transitorios al momento de la cosecha-, enfrenta costos de producción que superan ampliamente los precios finales que reciben los productores.El costo de ambas frutas es de 12 pesos por kilo, y el productor recibe 6 pesos por kilo de manzana y 4 pesos por la peraOtro sector en crisis es el de las uvas, con productores que reciben unos 8 pesos, y en góndola el precio ronda los 80 pesos: una diferencia entre ambas puntas de la cadena que llega al 1.000%. En el caso de la oliva, el costo de producción de las aceitunas de ubica en 20 pesos, y el productor percibe apenas 22 pesos por kilo.Con el objetivo de mejorar la rentabilidad, desde CAME presentaron ante las autoridades del Ministerio de Producción y Trabajo una propuesta diferencial destinada a las producciones primarias de las economías regionales a través de la imposición del adelantamiento del mínimo no imponible.Con esto, se busca una reducción en el costo de contratación de mano de obra, lo que derivaría en una mejora en el registro formal de los trabajadores rurales. "Hay que tomar medidas acordes a la importancia que tenemos en términos económicos y sociales porque las pymes somos las principales generadoras de empleo", expresaron desde CAME.

A %d blogueros les gusta esto: