Qué sucesión de hechos pudo haber causado la mayor extinción masiva de la Tierra

Los científicos piensan que han descubierto cómo fue la sucesión de acontecimientos que culminó con la mayor extinción masiva de la historia de la Tierra y temen que el cambio climático provocado por el hombre coloque al planeta en el mismo rumbo.

Hace unos 250 millones de años, el 90% de la vida marina y el 70% de la terrestre se extinguieron en el evento conocido como la Gran Mortandad. Los científicos conjeturaban desde hace tiempo que enormes erupciones volcánicas desencadenaron el cataclismo, pero no comprendían su mecanismo. La culpa no era de la lava en sí.

Un nuevo estudio publicado el jueves en la revista Science, basado en complejas simulaciones informáticas, pudo determinar qué sucedió después de las erupciones: las temperaturas de los océanos aumentaron unos 11 grados Celsius (20 Fahrenheit), lo cual privó al agua de oxígeno. El agua recalentada y pobre en oxígeno provocó la mortandad masiva de vida marina, sobre todo a mayores distancias del ecuador.

Después de las erupciones, el nivel de dióxido de carbono que atrapa el calor se elevó unas 12 veces lo que es hoy, dijo el autor principal del estudio, Justin Penn, investigador en ciencias geológicas en la Universidad de Washington.

El agua al calentarse pierde oxígeno, así como una bebida gaseosa al calentarse pierde efervescencia, dijo Penn. Los científicos estudiaron qué sucede a decenas de especies modernas en agua más caliente y pobre en oxígeno y así pudieron comprender la antigua extinción.

REUTERS/Marco Garcia TPX IMAGES OF THE DAY
REUTERS/Marco Garcia TPX IMAGES OF THE DAY

Una de las claves es que más especies se extinguieron a mayor distancia del ecuador porque las especies tropicales estaban mejor adaptadas a los bajos niveles de oxígeno, dijo Penn.

Si bien el calentamiento provocado por el ser humano no se acerca al que sucedió naturalmente hace 250 millones de años, "esto incluye nuestro futuro en la categoría de provocadores de una verdadera catástrofe", dijo el geólogo Curtis Deutsch, otro de los autores del estudio.

La mortandad masiva "muestra casi con exactitud lo que aguarda al final del camino en el que estamos embarcados. En verdad, le estamos haciendo lo mismo al clima y los océanos de la Tierra", dijo Deutsch. Según el estudio, si las emisiones de dióxido de carbono continúan a los niveles actuales, para el año 2300 el planeta habrá alcanzado entre el 35 y el 50% del nivel de extinción de la Gran Mortandad.

El paleontólogo Paul Wignall, de la Universidad de Leeds, dijo que ninguna hipótesis actual prevé 11 grados de calentamiento en los próximos siglos, así que el evento podría suceder dentro de milenios. "Sin embargo, incluso el 10% de la mortandad masiva sería algo espantoso", dijo Wignall, quien no participó del estudio, en un correo electrónico.

Otros científicos elogiaron el estudio por elevar el nivel de comprensión de la extinción y coincidieron en que permite vislumbrar un futuro aterrador para la Tierra.

"Lo bueno de este estudio es que contiene pruebas cómo reaccionaron los organismos oceánicos a un episodio de calentamiento global grave en el pasado, lo que incluyó extinciones", dijo el geólogo David Bottjer, de la Universidad del Sur de California, en un correo electrónico. "Dado que estamos calentando la Tierra rápidamente, los resultados de este estudio podrían ser muy útiles para comprender" que sucederá con la vida en los océanos del futuro.

Con información de AP

Chequea también

Según CAME, los productores de las economías regionales “apenas cubren los costos en tiempos de cosecha”

Desde CAME reclaman medidas al gobierno para mejorar la situación de las economías regionales.Directivos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) alertaron que se agravó la crisis por la que atraviesan los 32 complejos productivos de las economías regionales.La suba de costos, la elevada presión impositiva, la vuelta de las retenciones, el aumento de la energía, la dolarización de los insumos y el encarecimiento de los créditos ante un escenario de suba de tasas, condicionan la situación del sector.Incluso hay muchas producciones regionales que deben afrontar una fuerte caída del consumo interno que no solo afecta a la rentabilidad, sino que también aumenta los costos fijos de los establecimientos rurales.Entre los sectores que registran un nulo o escaso nivel de rentabilidad en plena etapa de cosecha aparecen las legumbres, leche, vino, tabaco, miel, yerba, cítricos, frutas finas y verduras.El productor recibe $4 por la pera.El sector de peras y manzanas, instalado en el Alto Valle de las provincias de Río Negro y Neuquén -que genera 28.000 empleos transitorios al momento de la cosecha-, enfrenta costos de producción que superan ampliamente los precios finales que reciben los productores.El costo de ambas frutas es de 12 pesos por kilo, y el productor recibe 6 pesos por kilo de manzana y 4 pesos por la peraOtro sector en crisis es el de las uvas, con productores que reciben unos 8 pesos, y en góndola el precio ronda los 80 pesos: una diferencia entre ambas puntas de la cadena que llega al 1.000%. En el caso de la oliva, el costo de producción de las aceitunas de ubica en 20 pesos, y el productor percibe apenas 22 pesos por kilo.Con el objetivo de mejorar la rentabilidad, desde CAME presentaron ante las autoridades del Ministerio de Producción y Trabajo una propuesta diferencial destinada a las producciones primarias de las economías regionales a través de la imposición del adelantamiento del mínimo no imponible.Con esto, se busca una reducción en el costo de contratación de mano de obra, lo que derivaría en una mejora en el registro formal de los trabajadores rurales. "Hay que tomar medidas acordes a la importancia que tenemos en términos económicos y sociales porque las pymes somos las principales generadoras de empleo", expresaron desde CAME.

A %d blogueros les gusta esto: