La carta de disculpas que Lady Di le envió a su guardaespaldas antes de morir

La carta que Diana Spencer le envió a su guardaespaldas con el membrete del Palacio de Kensington

La carta que Diana Spencer le envió a su guardaespaldas con el membrete del Palacio de Kensington

Saint Tropez. 1997. Verano. Por primera vez en varios años esa mujer que conseguía todo con su mirada se sentía feliz. Plena. Diana Frances Spencer -Lady Di para el universo todo- experimentaba la sensación de tener que acomodar asuntos pendientes. Su vida amorosa por fin había hallado un oasis en los brazos de alguien tan inesperado como rico, Dodi Al-Fayed.

Pero aún, esa mujer de ojos tristes y rostro resplandeciente, ¿tenía cuentas pendientes? ¿Quería pagarlas? ¿Saldar deudas? Quizás sentía que no debía deber nada y de esa forma sí completar todos los casilleros de su antigua vida, de la que sólo quería atender a sus hijos, una devoción recíproca. ¿Una premonición de lo que sucedería tiempo después? Nadie nunca podrá responder esa pregunta.

Lo cierto es que el 23 de julio de ese año Diana caminó por su habitación de hotel. Pensó brevemente. Y dictó. En su cabeza ya rondaba lo que debían trazar. Dijo en voz alta a una asistente una serie de conceptos claros, concisos y sin lugar a otras interpretaciones. Una carta de perdón y gracias. Destinatario: Graham Cook. Profesión: guardaespaldas real.

Lady Di con sus hijos Harry y William. Épocas felices para los niños. La princesa recién sentía que dejaba atrás años de tormentos

Lady Di con sus hijos Harry y William. Épocas felices para los niños. La princesa recién sentía que dejaba atrás años de tormentos

Fue escrita por Lady Di cinco semanas antes de que un accidente -lleno de dudas- le presentara la muerte junto al hombre que amaba entonces, Dodi.

En la epístola, con el encabezado del Kesington Palace, donde la ex princesa vivía aún y a la cual representaba, Diana le agradecía los diez días que habían pasado junto con sus hijos, William y Harry y lo bien que Cook los había cuidado.

Era una despedida. Un adiós para lo que la mujer más fotografiada del mundo esperaba fuera una nueva vida, más alejada de la prensa y los escándalos que la Casa Real del Reino Unido le había inyectado a su vida.

La carta completa:

Querido Graham,

William, Harry y yo queríamos escribirte muchísimo para agradecerte por cuidarnos tan bien durante nuestra estadía en Saint Tropez.

Nos damos cuenta de que nuestra presencia, junto con la de los medios, hizo tu trabajo enormemente difícil, ¡y por eso nos disculpamos!

Sin embargo, todos tuvimos unos diez días mágicos, lo que no hubiera sido posible sin tu valiosa contribución y por eso, todos te enviamos nuestro más cálido agradecimiento posible.

Tuyos, sinceramente.

Diana, William y Harry.-

La carta saldrá a subasta en pocos días. Creen que por tratarse de una prueba escrita de los últimos días de Lady Di tiene un gran valor. "Esta correspondencia personal de Diana, Princesa de Gales y sus hijos con uno de sus guardaespaldas durante el verano de 1997 proviene de una época muy importante de la vida de la difunta princesa", dijo Mark Gilding, director de la Auction House.

Diana Frances Spencer, conocida universalmente como Lady Di, Princesa de Gales

Diana Frances Spencer, conocida universalmente como Lady Di, Princesa de Gales

"Puedes sentir la carga que los medios de comunicación le trajeron a Diana, y su simpatía y dificultad que trajo a las personas de confianza que estaban sirviendo para protegerla a ella y a sus hijos", concluyó el rematador.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

La explosiva carta de Lady Di en la que acusa al príncipe Carlos de planear un accidente

Murió el comerciante de arte Oliver Hoare, "la obsesión de Lady Di"

Chequea también

La OCDE rebajó sus previsiones de crecimiento mundial por la guerra comercial y la crisis de los países emergentes

El crecimiento de la economía global se está tambaleando ante las cada vez más intensas fricciones comerciales y las turbulencias que atraviesan los mercados emergentes, advirtió este jueves la OCDE en un reporte en el que recortó sus estimaciones de expansión.En su informe de perspectivas interinas, que revisa la previsiones semestrales lanzadas en mayo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico destacó que la nueva proyección, con un aumento del 3,7% para 2018 y 2019, es una y dos décimas inferior, respectivamente, a lo calculado hace menos de cuatro meses para este año y el próximo.Para el conjunto del G20, el grupo de grandes países desarrollados y emergentes, augura una subida del 3,9% en 2018 y del 3,8% en 2019, una y tres décimas menos, y en la zona euro recorta dos décimas, hasta el 2 y el 1,9 por ciento.Interim #EconomicOutlook: The global economic expansion appears to have peaked, with diverging #growth prospects worldwide and intensifying risks ➡️ https://t.co/0VqmpfIaLt pic.twitter.com/ibvFl8yayG — OECD ➡️ Better policies for better lives (@OECD) September 20, 2018La caída más destacada respecto a lo indicado en mayo afecta a Argentina: la OCDE prevé que su economía caerá un 1,9% este año. Hace cuatro meses, su pronóstico era que el PIB argentino iba a crecer un 2 por ciento.El informe sostuvo que las crecientes tasas de interés en EEUU y la apreciación del dólar estadounidense han contribuido a la depreciación de la moneda en muchas economías periféricas.Bajo este marco, la OCDE presentó su inquietud por la situación en los países emergentes, en particular aquellos cuyas divisas se derrumbaron en los últimos meses. Además de la caída argentina, la proyección fue rebajada para Turquía (3,2%, un retroceso de casi 2 puntos), Sudáfrica (0,9%, un punto menos que en mayo) y Brasil (1,2%, cuando en junio se proyectaba 2 por ciento).Lira turca, rand sudafricano, peso argentino y real brasileñoSegún explicó el organismo, la actividad se ha visto afectada por otros factores desde entonces. El crecimiento del comercio, el motor detrás del auge global de los últimos tiempos, se ha ralentizado este año a cerca de 3 por ciento, desde el 5 por ciento de 2017, puesto que las tensiones entre Estados Unidos y sus principales socios comerciales están deteriorando la confianza de los inversores.Sus recomendaciones generales instan a una normalización gradual de la política monetaria, a un ritmo adaptado al crecimiento y la previsiones de inflación de los distintos países, y aconsejan una política fiscal centrada en el medio plazo.El llamado "club de los países desarrollados" estimó además necesaria una política estructural más ambiciosa para mantener la senda del crecimiento y garantizar oportunidades para todos y un mejor reparto de los beneficios, tras considerar que, entre otros puntos, el aumento de los salarios todavía es "moderado".(Con información de EFE y Reuters)

A %d blogueros les gusta esto: