Parquet Courts milita por un consumo consciente

Desde su nacimiento en 2010, Parquet Courts se fue torneando a sí mismo como un elemento mutante y esquivo de la escena neoyorkina post 11-S. Cruzando el garage, el punk y el pop, con canciones algo desalineadas, siempre estridentes y vigorosas, la banda co-liderada por Andrew Savage y Austin Brown fue escapándole a los estándares para ubicarse como una rara avis, algo austera y anacrónica. "Nos interesa mucho el lenguaje de la época dorada del punk, con esa economía de recursos que hacía que el sentimiento de la canción pudiera viajar de una forma más pura y lineal", dice Savage, cantante y guitarrista, antes de su debut en Argentina, el 15 de diciembre en el festival BUE. "Por eso no nos enroscamos mucho con el sonido o el concepto. Simplemente nos gusta hacer discos y canciones que sean expresivas, capaces de estimular emocionalmente en la gente que las escucha."

Su quinto y último disco, Human Performance, editado el año pasado, es su trabajo más experimental, con canciones de estructuras difusas, atmósferas oscuras y voces bien al frente. "Estuvimos dos años grabando ese disco y yo estaba bastante deprimido por aquel entonces, así que supongo que ese clima se terminó filtrando", dice Savage, que también es artista plástico y se encargó de la pintura que ilustra la portada del álbum. "El optimismo justamente no es una de las principales características de nuestra música."

En octubre pasado, Parquet Courts también editó en colaboración junto al artista italiano Daniele Luppi, el disco Milano, un trabajo luminoso de tintes retro en el que también participa Karen O de Yeah Yeah Yeahs. "Daniele es un gran fan de la banda y se nos acercó con la idea de hacer un disco conceptualmente enfocado en los 70 y 80, él tiene una especie de fascinación con ese periodo y yo también pienso que es interesante", dice Savage. "Son canciones divertidas, con buenas letras. Fue bueno ayudar a alguien más a hacer lo que tiene montado en su cabeza."

En sintonía con su pulso anacrónico y esquivo, Parquet Courts no tiene cuentas oficiales en ninguna red social y sus integrantes dicen estar preocupados por el avance del capitalismo en tiempo de hiperconectividad, un tópico que se filtra de manera intermitente y solapada en toda su obra. "En Estados Unidos y el mundo entero nos están comiendo la cabeza para que pensemos lo que a ellos les conviene. Los poderosos quieren controlar nuestras mentes para tenernos bajo control, en relación al consumo y todo lo demás. El capitalismo nos utiliza y nos desecha. Vivimos en un mundo que todavía es sexista, racista, y de algún modo el capitalismo es funcional a ese modo de ver el mundo", dice Savage. "Personalmente no uso redes sociales porque creo que nuestros cerebros están cambiando por la tecnología. Las empresas de comunicación siguen desarrollando elementos que supuestamente nos ayudan para la vida diaria, pero desde mi punto de vista no hacen más que seguir controlándonos. Creo que necesitamos un consumo crítico, porque en definitiva sólo buscan vender; pero la gente toma lo que le dan sin demasiadas vueltas. Así se está desintegrando nuestra privacidad, y esto sigue avanzando y se vuelve cada vez más y más extremo. Es desesperante."

Chequea también

Seis décadas de estilo: del mod y el grunge al street style del hip hop

Con fotografías de Mark Seliger, repasá los looks que dominaron cada época

A %d blogueros les gusta esto: