Tres menores demorados por falsas amenazas de bombas a las escuelas

Las amenazas de bombas en las escuelas, sobre todo secundarias, se han convertido en una pesadilla en las últimas semanas en el Gran Buenos Aires. Lo más sorprendenre es que las llamadas, en su mayor parte, son realizadas por alumnos para evitar tener clases.

En las últimas horas, tres chicos de 11, 13 y 17 años, junto con el padre de una menor, fueron demorados Policía de la provincia de Buenos Aires tras distintos operativos llevados a cabo en la zona oeste y sur del Conurbano por realizar falsas amenazas de bombas en escuelas.

Según fuentes policiales, en la zona de Moreno, Ituzaingó y Morón, a raíz de una investigación federal, se demoraron a los tres jóvenes por hacer al menos trece llamados.

Además, en los operativos realizados por efectivos de la DDI Morón, se secuestraron diez celulares, usados para cometer las amenazas.

El joven de 17 años está sospechado de hacer al menos cuatro falsas amenazas de bomba al colegio Jefferson de Ituzaingó Nº 562 de Moreno, aunque el chico va a otra escuela.

En tanto, el de 13, está imputado de hacer lo propio a los colegios J.B. Alberdi, de Santa Rosa (donde asiste), Arias de Castelar Norte y Colegio Americano.

“Tenemos verificado al menos siete amenazas”, dijo uno de los investigadores.

Por su parte, el chico de 11 habría llamado al menos dos veces a su propia escuela, que es la Escuela Técnica 2 de Moreno en esta causa que es llevada adelante por el Juzgado Federal N° 3 de Morón.

Los menores detenidos tras un allanamiento.

En la zona sur

En Quilmes, un hombre de 42 años, padre de una menor de 14 que habría usado el celular para realizar amenazas de bomba, fue demorado por la Policía de la provincia de Buenos Aires en el marco de una causa caratulada de “intimidación pública”.

El operativo fue llevado a cabo por efectivos de la Comisaría Quinta de Quilmes, junto con la Policía Local y el grupo GAD, en una casa de Barrio Parque, sita en la calle Avenida de la Plata al 4700 de esa ciudad.

En el lugar se demoró al padre de una chica, quien aparentemente es la que usa el celular utilizado para llamar al Colegio San Clemente, ubicado en San Mauro entre 390 y 391 de Quilmes.

Además, los uniformados secuestraron el teléfono celular marca Iphone modelo S5 de color celeste, que sería el usado para hacer las llamadas. Interviene la UFI N°7 del Departamento Judicial de Quilmes.

Chequea también

Charlotte y Lhoan, cansan: del “busca fama y maltratador” a “muy enamorados” otra vez

Para muchos, las constantes rupturas y reconciliaciones de Marian Farjat y Brian Lanzelotta no tenían comparación y estaban pronto a romper algún tipo de récord mundial. Sin embargo, hay una pareja que puede darles pelea a lo que refiere a segundas, terceras y hasta quintas oportunidades y, de seguir así, hasta de superarlos con el correr de las horas.Una vez más, a 15 meses del comienzo de la relación, Charlotte Caniggia volvió a manifestar que con Lhoan están otra vez juntos y más enamorados que nunca. Sí, la misma que hace tres días publicó en la opción de stories de Instagram –la cual se borra en un determinado lapso de tiempo– que el cantante era un “busca fama y maltratador”, ahora se muestra muy "enamorada".El mensaje de Charlotte de hace tres días. Para ser exactos, la hija de Mariana Nannis y Claudio Paul Caniggia colgó en su red social la siguiente frase confirmando la separación: “Mejor sola que con un busca fama, maltratador, mala persona, falso, pobre y convenido”. Sin embargo, 72 horas después le envió un audio al programa El tratamiento, donde dejó en claro que fue víctima de su enojo."Nos peleamos ese día y después lo borré. Me arrepentí de todo eso, porque yo lo dejé a él. ¡Estamos enamorados!", dijo exaltada. Acto seguido, Lhoan tomó la palabra y, en un intento por esclarecer la situación, disparó: "Yo la había dejado y ella me dijo 'ah, ¿vos me vas a dejar? Ahora vas a ver'. Y puso eso”, explicó el cantante de reggaetón.La pareja va y viene a cada hora. Días atrás, Mariana Nannis sorprendió a propios y extraños por su forma despectiva de referirse al novio de su hija, a quien sigue acusando de golpeador: "Si lo quiere villero, que al menos la quiera y la trate bien. Eso es lo que espero como madre para una hija. No me importa que sea villero, pero que no le pegue. La idea es que la trate bien".